HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




martes, 23 de junio de 2015

¿QUE ES LA TORSIÓN DE ESTOMAGO?





 La Torsión de Estómago es una distensión aguda del estómago en la que éste puede llegar a torcerse sobre sí mismo. El estómago del perro está sujeto por dos ligamentos que, dependiendo de su talla y del volumen de la cavidad abdominal, pueden no ser suficientemente fuertes como para sostenerlo. El estómago puede bascular más de la cuenta por diferentes motivos: por el movimiento, los saltos, los cambios de postura, pero también como consecuencia de la Dilatación Gástrica, una acumulación de gases producidos por la fermentación que tiene lugar durante la digestión de los alimentos.
El problema es que, si estos ligamentos no son lo suficientemente resistentes como para asumir esa basculación y controlarla, el estómago puede que acabe torciéndose sobre sí mismo.
Cuando esto ocurre (dilatación y/o torsión), el perro no puede descargar el contenido del estómago debido a que éste se encuentra retorcido en ambos extremos. Así pues, la presión aumenta hasta el punto de provocar cambios en otros órganos que ponen en riesgo la vida del animal, ya que cuando el estómago gira sobre sí mismo, se interrumpe la circulación sanguínea en ambos sentidos (de entrada y retorno al estómago).




Indicios preocupantes
La Dilatación-Torsión de Estómago es fácil de identificar, se nota enseguida que algo raro le está pasando a nuestro perro.
Se muestra inquieto, no para de moverse y se queja.
Eructa o sufre espasmos abdominales.
Intenta vomitar pero no lo consigue y sólo arroja saliva espumosa en abundancia.
Su abdomen se hincha y se pone tenso, duro y timpánico (suena como un tambor).
Si hemos detectado estos síntomas en nuestro perro, debemos actuar rápidamente y llevarlo de inmediato al veterinario. Cada segundo que pase puede agravar su estado general y en un par o tres de horas el perro puede entrar en un coma irreversible y morir.




Tratamiento
Cuando nuestro perro llegue a urgencias, lo primero que tiene que hacer el veterinario es estabilizar al animal: debe colocarle inmediatamente un catéter intravenoso para administrarle líquidos a gran velocidad. Si aún es posible, debe hacerse un lavado de estómago con una sonda a través del esófago para descomprimir el estómago. Si esta opción no es viable, puede hacerse una punción con una aguja a través de la pared del abdomen y llegar así hasta el estómago.
Una vez superada esta fase, se debe operar. La intervención, que consiste en unir el estómago al colon limitando su movilidad, permite reducir de manera significativa el porcentaje de recaídas.

Si el perro no puede soportar la anestesia prolongada que requiere la operación, se deberá practicar una gastronomía (abrir el estómago para vaciarlo). De este modo se puede posponer la intervención quirúrgica.
Una vez haya salido todo bien, debemos seguir cuidando a nuestro perro para intentar que no haya complicaciones postoperatorias (peritonitis, arritmia cardíaca y posibles necrosis del tubo digestivo).


Prevenir la Torsión de Estómago
Desgraciadamente, a día de hoy todavía no se conocen las causas de forma concluyente de la Dilatación-Torsión de Estómago. Lo que está claro es que los dueños debemos poner de nuestra parte y favorecer las condiciones para que nuestro perro no se vea afectado.



Tenemos que evitar que el perro haga grandes ingestas de comida, es recomendable fraccionar la toma de alimentos en dos comidas diarias mínimo, sobre todo para los perros de gran tamaño (si el perro no come una de las raciones, no se debe duplicar la siguiente).
Si sólo se le puede dar una comida, utilizar preferentemente una ración rehidratada (el lavado gástrico es más rápido con alimentos húmedos).
No se debe alimentar al animal a última hora de la noche.
Se debe evitar cualquier ejercicio violento durante las tres horas posteriores a la comida y en la hora anterior a la comida o a la bebida.
Si el perro bebe desmesuradamente es importante limitarle la cantidad de agua que tenga a su alcance.
No se debe alimentar al perro si parece estresado o excitado. Si ha de viajar en coche es recomendable que lo haga en ayunas.
Vigilar en especial al perro que vomita frecuentemente o que ya ha sufrido la Torsión de Estómago.


Texto extraído de MundoAnimalia


No hay comentarios:

Publicar un comentario