HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




viernes, 17 de julio de 2015

LARA, POR MANUEL VICENT




Bajo el membrillero del jardín, que el otoño comienza a dorar, acabo de enterrar con lágrimas en los ojos a mi perra Lara, una cocker de color miel, compañera mía durante 13 años. He abierto un hoyo en la pradera, he depositado allí su cuerpo delicadamente con el hocico orientado hacia la salida del sol y en su tumba he plantado pensamientos y prímulas amarillas cuyas raíces irán en busca de su corazón para convertirlo en una flor hasta la primavera. No necesito decir que era una perra hermosa. Había nacido en el barrio londinense de Kensington, hija de padres campeones; tomaba té con pastas a las cinco, estaba al corriente, en secreto de mis miserias, y no obstante me admiraba. Desde la mesa de trabajo, a través del ventanal, contemplo la leve tierra hinchada donde ella reposa, pero nunca podré olvidar la última mirada de amor que me dirigió cuando agonizaba.Siento escalofríos al comprobar cuánto he querido a esta criatura y la lección recibida de su ternura, de su belleza. Nadie puede amar a las personas si no tiene cariño a los animales, nadie puede acariciar a los animales si no ama a las personas. La entrega del ser humano a la naturaleza es un acto indivisible. Cualquiera que dispara contra un ciervo podría abatir a un hombre en un caso determinado. Los hombres no son tan inocentes ni poseen unos ojos de terciopelo. Por lo demás, en este mundo hay paisajes admirables y gente despreciable, perros rabiosos y niños dulces sometidos a un dolor inconcebible, hechos heroicos y violentas injusticias. Uno debe buscar la bondad de la creación allí donde la encuentre. Personalmente prefiero un simple geranio a un fanático con pistola. Yo amaba a mi perra Lara y nunca olvidaré aquella última mirada de despedida en que me expresó llorando su sentido de la naturaleza.

Muy pronto las hojas moradas del pruno cubrirán su tumba y los membrillos maduros se encenderán como lámparas en el aire sobre ella. Atrás quedarán 13 años en los que yo fui rey de unas caricias, intérprete de una pasión al universo expresada en un animal que no falló nunca en el amor. Lara ha muerto. Era una perra hermosa. Gran parte de mi memoria se ha ido con ella.


Escrito por Manuel Vicent en El País

No hay comentarios:

Publicar un comentario