HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




martes, 8 de septiembre de 2015

LOS PERROS FUERON COMPAÑEROS DE LOS PRIMEROS INDIOS EN CALIFORNIA (SPANISH & ENGLISH)


Nuevas evidencias arqueológicas muestran que las primeras tribus indias en el Central Valley de California tenían estrechos vínculos personales con sus perros.
Aunque los perros indios se utilizaban como animales de trabajo, para la defensa de los poblados y en la búsqueda de alimentos, la evidencia muestra que también eran mascotas familiares.
Investigaciones recientes en los enterramientos de los condados de Calaveras y Merced muestran que a menudo los perros y las personas estaban enterrados junto con gran respeto y ceremonia, acurrucados uno  al lado del otro.
Paul Langenwalter, profesor de arqueología y antropología en la Universidad de Biola en La Mirada, California, examinó esqueletos de perros que datan de la década de 1700.



"No existe ninguna zona de cementerio de mascotas, y no se encuentran enterramientos de perros en campamentos o en cualquier lugar donde no hay entierros humanos", dijo Langenwalter, que se especializa en las relaciones humanas y del perro entre las tribus de California. "Fueron enterrados con las personas."
Los perros fueron enterrados acurrucados en la posición de dormir como una forma de transportarlos al mundo espiritual.
"Algunas personas tenían relaciones muy cordiales con sus animales", dice Langenwalter.
Las tribus mantenían perros grandes y pequeños para la caza de diversos tamaños de presas. Jefes y curanderos a menudo mantuvieron sus propios perros lejos de los demás y los entrenaron para encontrar plantas medicinales por siguiendo su olor.



Los hallazgos de Langenwalter contradicen una teoría anterior del antropólogo Alfred Kroeber de la Universidad de Berkeley que proponía que los perros eran algo de lo que las tribus trataron de deshacerse. (Y eso, por supuesto, no tiene sentido.)





Dogs were companions in life and death of early California Indians

New archeological evidence shows that early Indian tribes in the Central Valley of California had close personal ties with their dogs.
Although Indian dogs were working animals, defending the villages and joining in the hunt for food, evidence shows that they were also family pets.
Recent research at burial sites in Calaveras and Merced Counties show that dogs and people were often buried together with great respect and ceremony, curled up side by side.
Paul Langenwalter, a professor of archaeology and anthropology at Biola University in La Mirada, California, examined dog skeletons dating back to the 1700s.
“There are no pet cemetery areas, and we don't find the dog burials on campsites or any place where there aren't human burials," said Langenwalter, who specializes in human and dog relationships among California tribes. "They were buried with the people."
Dogs were buried curled up in the sleeping position as a way of transporting them to the spirit world.
"Some people had very warm relationships with their animals," Langenwalter said.
The tribes kept both large and small dogs for hunting various sizes of game. Chiefs and medicine men often kept their own dogs away from others and trained them to find medicinal plants by smell.

Langenwalter’s findings contradict an earlier theory by UC Berkeley anthropologist Alfred Kroeber that dogs were something the tribes tried to get rid of. (And that, of course, makes no sense.)


No hay comentarios:

Publicar un comentario