HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




lunes, 21 de septiembre de 2015

UN POCO DE HISTORIA: PERROS PARACAIDISTAS EN EL DÍA D (SPANISH & ENGLISH)


No puedo dejar de hacer referencia a los desembarcos del Día D en Normandía y el papel desempeñado por los perros en el teatro de la guerra en ese extraordinario día hace mas de 70 años.
  En la víspera de la invasión de Normandía, tres aviones con los miembros del 13 Batallón británico despegaron hacia Francia. A bordo de cada aeronave iban 60 hombres y un perro.
  Los perros fueron entrenados para localizar explosivos y minas, a la vez de excelentes guardianes, también tenían que estar bien entrenados para las duras condiciones que se dan en combate. Fueron expuestos a ruidos fuertes, a la sensación de excitación y temor de los hombres que se mueven en la lucha y, por supuesto, todas las sensaciones de volar y saltar en paracaidas. Los paracaídas de los perros en realidad fueron diseñados para bicicletas; sus entrenadores tenían que llevar no sólo sus propias raciones y equipos sino también las raciones para los Paradogs.



  El soldado de primera clase Ken Bailey ha descrito en su cuaderno el primer salto de entrenamiento que emprendió con Ranee, su perra pastor alemán. Los perros se morían de inanición antes de saltar, por lo que era imprescindible conseguir que comieran tan pronto como fuera posible después de aterrizar, no solo para dar energía y reducir el impacto, sino también para restablecer el vínculo de perro y el guía. Dice: "Después de que mi paracaídas se desplegase, me giré hacia la línea de vuelo, la perra iba a unas 30 yardas de distancia y ligeramente por encima. Su paracaídas se había abierto y oscilaba ligeramente. (Ranee) Parecía un poco desconcertada, pero no mostró ninguna señal de miedo... llamé y ella inmediatamente se volvió en mi dirección y meneó la cola vigorosamente. Aterrizó 80 pies antes que yo. Estaba completamente relajada, sin hacer ningún intento de anticiparse o resistirse al aterrizaje, se dio la vuelta una vez, se puso de pie y permaneció mirando a su alrededor. Aterricé a 40 pies de ella y de inmediato corrí hacia ella, la solté y le dí de comer. 



Con entrenamientos constantes como estos, los perros comenzaron a mirar hacia adelante para saltar, pero por sí mismo en el Día D habría una ola masiva de energía emocional que la gran sensibilidad de los perros podría notar la diferencia. Un perro, un cruce de pastor aleman/collie llamado Bing, había sido donado a los militares por su propietario Betty Fletch y fue originalmente llamado 'Brian'. Había pasado por todos los condicionamientos y la formación, pero el día en que llegó la orden de saltar Bing se arrojó a la parte trasera del avión y se encogió. El jefe de salto tuvo que desenganchar su propio equipo, trepó a la parte trasera del avión y lanzó Bing por la salida!
  Bing tuvo un aterrizaje bastante incómodo también, fue encontrado colgado en un árbol y tuvo que ser cortado, pero una vez que él y su entrenador se reunieron, como tantos otros, estoicamente asumió la tarea en cuestión. Bing sobrevivió a la guerra y fue galardonado con la medalla PDSA Dicken por " Valentía probada o devoción al deber en el servicio en cualquier rama de las Fuerzas Armadas o de las Unidades de Protección Civil".



  A los otros dos perros no les fue tan bien, Monty fue gravemente herido el 6 de junio y Ranee se separó de su batallón, poco después del aterrizaje y no se le volvió a ver. Los adiestradores encontraron un par de pastores alemanes vagabundeando que habían estado en el lado enemigo y continuaron poniendo al día su excelente formación en contra de sus antiguos amos. Por suerte los perros no tienen el concepto de la política y su lealtad viene de un lugar diferente de la lógica pura.



  Este año se celebra no sólo el 70º aniversario del desembarco del Día D, sino también los cien años que han pasado desde que el mundo fue a la guerra y ya la vida nunca ha sido la misma. Los animales se utilizaron mucho más en el primer conflicto y el número de caballos, mulas y perros que murieron en servicio nunca han sido contados realmente. Ellos nunca serán olvidados junto con todos los que soportaron la dureza del teatro de guerra. El hombre es el animal más agresivo de este planeta. Me avergüenzo de decir que; a diferencia de los animales, nuestra capacidad de aprender de nuestros errores parece fallar en algo.

Articulo extraído de Dog World






D-DAY DOGS

I cannot blog today without calling reference to the D-Day landings in Normandy and the part dogs played in the theatre of war on that extraordinary day 70 years ago.
  On the eve of the Normandy invasion, three planes carrying the members of Britain's 13th Battalion took off for France. On board each aircraft were 60 men and one dog.
  The dogs had been trained to locate explosives and mines as well as being excellent guards, they also had to be well used to the conditions of warfare. They were exposed to loud noises, the feel of excitement and dread of men moving into action and of course all of the sensations of flying and parachuting. The parachutes the dogs were strapped into were actually designed for bicycles; their handlers had to carry not just their own rations and equipment but rations for the paradogs as well.
  Lance Cpl Ken Bailey has described in his notebook the first training jump he undertook with Ranee, his German Shepherd Dog. The dogs were starved before jumping and so it was imperative to get them to eat as soon as possible after landing to give energy and reduce the shock but also to re-establish the bond of dog and handler. He says, "After my chute developed, I turned to face the line of flight; the dog was 30 yards away and slightly above. The chute had opened and was oscillating slightly. (Ranee) looked somewhat bewildered but showed no sign of fear. I called out and she immediately turned in my direction and wagged her tail vigorously. The dog touched down 80 feet before I landed. She was completely relaxed, making no attempt to anticipate or resist the landing, rolled over once, scrambled to her feet and stood looking round. I landed 40 feet from her and immediately ran to her, released her and gave her the feed."
  With consistent training like this the dogs actually began to look forward to jump days but on D-Day itself would the massive wave of emotional energy that dogs are so sensitive to make the difference? One dog, a GSD/Collie cross called Bing, had been given to the military by his owner Betty Fletch and was originally called ‘Brian’. He had gone through all of the conditioning and training but on the day when the order came to jump Bing threw himself to the back of the plane and cowered. The jump master had to unplug himself form his equipment, scrambled to the rear of the plane and tossed Bing out of the exit!
  Bing had a pretty uncomfortable landing too, he was found stranded in a tree and had to be cut down but once he and his handler had been reunited they, like so many, stoically took up the task in hand. Bing survived the war and was awarded the PDSA Dicken medal for "conspicuous gallantry or devotion to duty while serving with any branch of the Armed Forces or Civil Defence Units”.
  The other two dogs didn’t fare so well, Monty was severely wounded on the sixth of June and Ranee was separated from her battalion shortly after landing and was not seen again. The handlers found a couple of stray GSDs that had been on the enemy side and continued to put their excellent training to good use against their former masters. Luckily dogs have no concept of politics and their loyalty comes from a different place of pure logic.

  This year marks not just the 70th anniversary of the D-Day landings but of the hundred years that have passed since the world went to war and life was never the same again. Animals were used far more in the first conflict and the numbers of horses, mules and dogs that died in service has never truly been counted. They will never be forgotten alongside all those who endured the theatre of war, because they were told to. Man is the most aggressive animal on this planet I am ashamed to say; unlike animals our capacity to learn from our mistakes appears to be missing in action


1 comentario:

  1. Madre mía, no tenia ni idea de que hubiese perros paracaidistas... Creo que aquí voy a ir aprendiendo muchas cosas sobre nuestros amigos. Muchas gracias por toda la información que nos aportas
    Besos

    ResponderEliminar