HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




martes, 13 de septiembre de 2016

COMO ELEGIR UN ADIESTRADOR PARA TU PERRO POR CESAR MILLÁN

 
1. Primero, pregúntate qué es lo que quieres que aprenda tu perro. ¿Tu perro es un caso extremo como los que salen en mi programa? Entonces puede que aprender a sentarse, a venir cuando lo llaman o a quedarse quieto no sea lo que más necesite. Hay educadores caninos que no se dedican a la rehabilitación y otros no se dedican a trabajar la obediencia, pero algunos pueden ayudarte con las dos cosas. Elige la herramienta adecuada para el trabajo que quieras hacer. 


2. Piensa en tu propia filosofía y en tus propios principios. Por ejemplo, hay gente que se opone firmemente a los collares que provocan la asfixia del perro. Yo los veo útiles en algunos casos, siempre que se utilicen correctamente. Pero nunca utilizaría ninguna herramienta con la que no estuviera de acuerdo el dueño del perro porque, si el dueño no se siente seguro con algún objeto en concreto, puedo garantizar que el perro tendrá una mala experiencia con él. Hay muchas razones por las que es posible que yo no sea el entrenador idóneo para ti. Existen mil posibilidades a la hora de elegir educador canino. Asegúrate de que el entrenador que elijas esté de acuerdo con tus propios valores y de que los respete, porque tú eres el que va a vivir y a trabajar con tu perro cada día. 


3. Comprueba que el entrenador canino está titulado. Hay muchos profesionales de este mundo que no están titulados -yo antes era uno de ellos- y la verdad es que el mero hecho de que un entrenador de perros esté titulado no significa que sea un experto. Pero lo que sí te asegura la titulación es que la persona a la que contrates ha tenido que cumplir con unos requisitos mínimos, ha tenido que pasar horas trabajando con perros y ha tenido que estudiar. El título también garantiza que el entrenador canino cuenta con ciertos estándares y directrices. 


4. Busca referencias. Puede que parezca obvio, pero si encuentras a un entrenador de perros en las páginas amarillas, por ejemplo, puedes preguntarle si sería posible que te pusiera en contacto con clientes con los que haya trabajado antes. De esta manera, podrás tener una noción de cuáles son los métodos que sigue el entrenador, de su trato con los clientes, de su fiabilidad y de su disposición para seguir adelante con un caso. 


5. Asegúrate de que el entrenador te incluye en el proceso de entrenamiento. No hay nada malo en que el entrenador te pida que le dejes al perro para trabajar con él. Yo mismo lo hago, porque a veces el dueño es el causante de los malos hábitos del perro y, por eso, lo alejo de su dueño para enseñarle hábitos nuevos. Pero siempre dejo claro a mis clientes que yo no puedo arreglar perros rotos. Trabajo con los dueños para identificar los problemas y las conductas para que las puedan cambiar tanto como cambie el perro. Si has visto mi programa alguna vez, ya sabrás que a menudo es el dueño el que más necesita entrenamiento






Extracto del libro Cesar's Rules: Your Way to Train a Well-Behaved Dog. Copyright @ 2010 Cesar Millan traducido del inglés por Lara Eleno Romero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario