HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




miércoles, 21 de septiembre de 2016

SAN ROQUE, SAN ROQUE...




“San Roque, San Roque, que este perro no me toque” ... fue la invocación mágica que me acompañó durante la infancia y la adolescencia para exorcizar los peligros en los encuentros con los perros. Sucedía que los miedos, profundos y ajenos, se filtraron por las palabras de los adultos y penetraron la piel de mi ánimo hasta casi destruir mi esperanza. Esa esperanza que asomaba cada vez que en mi camino encontraba un perro y él, con esa mirada tan particular sólo de su especie, me invitaba a compartir.


Así fue como a los seis años tuve mi primer encontronazo con la especie canina representada por una miniatura blanca y con rulos. Envuelta en los miedos ajenos, yo repetía en voz muy baja “San Roque, San Roque ...” mientras apuraba el paso y regaba de adrenalina el aire. Fue entonces cuando la miniatura canina me alcanzó, saltó y me mordió en una pierna. La magia de la invocación había perdido su poder. Apenas fue un intento de tarascón pero funcionó como una prueba irrefutable de las oscuras intenciones que, según mis mayores, anidaban en los perros. El mordisco me dolió pero más me dolió creer que ellos tenían razón. ¿Los sentimientos que despertaban en mí las miradas caninas eran tan sólo una fantasía? ...


 
La ausencia de información sumada a una cultura inhóspita para los perros y a los miedos ajenos, me llevaron a seguir repitiendo “San Roque, San Roque, que este perro no me toque” hasta mi juventud. En esa etapa de mi vida pasé por el filtro de la verdad todo lo aprendido hasta entonces y descubrí lo equivocado de muchas afirmaciones hechas sobre la vida. Desculturizarme en ese sentido no fue fácil y en ese contexto es que , por primera vez en mi vida “San Roque, San Roque...” tomó su verdadera dimensión: conocí la historia del joven francés rico que dejó todo para ayudar a los apestados, que casi muere de hambre y a quien un perro le salvó la vida llevándole todos los días un pedazo de pan y lamiéndoles heridas hasta curarlo. A partir de conocer la historia, decidí que debía transformar de negativa en positiva a la invocación popular y despojarla de supersticiones ya que había sido un perro el salvador de la vida de quien después sería transformado en San Roque.



A partir de entonces, cada vez que un perro cruza su camino con el mío, repito con voz cálida y tono amoroso “San Roque, San Roque, que este perro me toque”, como saldando una vieja deuda heredada. Y la historia de San Roque avaló mi intuición infantil y adolescente respecto de las intenciones caninas y de esas miradas tan especiales que dejaban su huella en mi ánimo prisionero de miedos ajenos.
“¡San Roque, San Roque, que los perros nos toquen!”.





Graciela Isabel Torrent Bione.



No hay comentarios:

Publicar un comentario