HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




miércoles, 19 de octubre de 2016

ACOGER UN PERRO, POR ANTONIO PÉREZ HENARES



Nunca ha habido más perros en el mundo que ahora. Es lógico. Tampoco ha habido tantos seres humanos sobre la Tierra. Y las dos especies llevan caminándola junta desde hace quizás 30.000 años. El perro, antes lobo, fue primero el compañero de caza en el Paleolítico, luego el guardián de sus ganados en el Neolítico y hoy, sin dejar de serlo, lo ha seguido en su éxodo hacia la ciudad.  


Pero la relación no es siempre un camino de rosas para los cánidos. A veces se les da un trato que queda bien definido en la expresión «vida de perros» (aunque algunos vivan mejor que las personas). Uno de los más crueles es el abandono. Y se abandonan al año cientos de miles en España. Se adquieren como caprichos y cuando estorban se tiran. Muchos mueren de la forma más terrible. Otros llegan a centros de acogida, a la espera de un nuevo dueño o del sacrificio.




Es por ello que cuando alguno de ustedes quiera tener uno primero piénsenlo bien, es un ser vivo con sus necesidades e inconvenientes. Luego piensen en la adopción de un «abandonado». Les devolverán ciento por uno sus cuidados y afectos. Conozco muchos casos y bien cercanos. Alguno, tras un primer período de desconfianza –no le debió ir muy bien al pobre– es hoy el animal más cariñoso y atento que he visto en mi vida. Así que como mejor opción adopten un perro abandonado. De algún modo restaurarán el daño, la canallada infligida a ese compañero de la humanidad por alguien de nuestra propia especie. Ya verán lo que es gratitud. 



Publicado en La Razón






 


1 comentario: