HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




viernes, 2 de diciembre de 2016

EL PERRO DE CAROLINA ¿TESTIGO DEL PASADO? (SPANISH & ENGLISH)


El perro de Carolina, o American Dingo, fue originalmente una raza o tipo seleccionado naturalmente que fue descubierta viviendo como un perro salvaje o perro paria por el Dr. I. Lehr Brisbin. Los perros de Carolina actualmente son criados y mantenidos en jaurias o manadas en cautividad, y como mascotas. Un estándar de la raza ha sido desarrollado por el United Kennel Club que ahora reconoce la aparición de estos perros. Los perros de Carolina fueron descubiertos durante la década de 1970 vivendo en tramos aislados de pinos de hoja larga y pantanos de cipreses en el sureste de Estados Unidos. Los perros de Carolina son de tamaño mediano, pelo de varios tonos de jengibre rojo, ante, cervato, negro, negro y fuego o pinto con o sin pequeñas manchas blancas en los pies, el pecho, punta de la cola y el hocico. Con frecuencia los cachorros tienen una máscara que usualmente se desvanece cuando el pelo adulto crece.



Descubierto por el Dr. I. Lehr Brisbin Jr., un ecologista de Investigación Senior en la Universidad de Georgia Savannah River Site, fue el primero que se encontró con un perro de Carolina mientras trabajaba en el Savannah River Site. Horacio, un perro callejero blanco con manchas marrones, vagaba por las cercanias cuando llamó la atención de Brisbin. Brisbin, que había visto muchos perros rurales encadenados a la parte posterior de porches y casetas de perro, supuso que era sólo un perro callejero normal. Muchos de estos perros vagaban por el bosque y se caian en trampas humanas y Brisbin comenzó a preguntarse cuántos de ellos estaban en el medio silvestre. Por una corazonada, se fue a la libra y se mostró sorprendido por el parecido que el perro tenía que dingos.


Evidencia de raíces antiguas

Aspecto: Algunas pinturas antiguas y arte rupestre de los nativos americanos representan perros que tienen características físicas similares a las de el perros de Carolina. También tiene una capa de color jengibre que se encuentra en otros perros salvajes, incluidos los dingos australianos y el perro nativo de Corea, el Jindo. Además, los fósiles de los perros de los nativos americanos presentan estructuras óseas similares a los perros de Carolina. Brisbin encontró un parecido entre cráneos de 2.000 años de antigüedad y los de estos perros, y concluyó que no era demasiado grande la diferencia para demostrar cualquier conexión. Junto con esto, las pruebas de ADN apuntan una conexion. Altura: 17 a 24 pulgadas (45-61 cm.) Peso: 30-65 libras (15-20 kg) 


Comportamiento: En la década de 1980, la mayoría de los perros de Carolina fueron trasladados a cautividad para su estudio. Las perras tenían tres ciclos de estro en rápida sucesión, que se asentaron en los ciclos reproductivos estacionales cuando había una gran cantidad de cachorros. Brisbin señaló que esto era más probable para asegurar la reproducción rápida antes de que enfermedades, como el gusano del corazón, cobraran victimas. Algunas perras preñadas también cavaron madrigueras para dar a luz. Después de dar a luz o durante la preñez, empuja con cuidado la arena con su hocico para cubrir sus excrementos. Eran excelentes en la localización y captura de pequeños mamíferos por ejemplo, musarañas y ratones, utilizando una técnica similar a un zorro. Los perros también cavaron  cientos de pequeños agujeros en el suelo que se ajustaban perfectamente a sus bocas durante este tiempo. Las perras cavaron más que los machos.


En la naturaleza, los perros de Carolina viven en tierras escasamente abitadas en lugar de las zonas altamente pobladas y comúnmente ocupadas por perros callejeros. Durante la caza, los perros de Carolina utilizan una formación de manada eficaz . Matan serpientes utilizando un movimiento de látigo, y se aprovechaban de los pequeñas y medianas mamíferos como mapaches. Los perros de Carolina se observaron por primera vez en el río Savannah Site que  se despobló y aseguró de toda intervención del tráfico durante décadas a partir de 1950. El río Savannah Site era también uno de los dos sitios donde se recluye la población de ciervos de Carolina del Sur en el momento del descubrimiento de el perro de Carolina.
Temperamento: Los perros de Carolina son corredores naturales. Tienen excelente olfato que les ayudan a cazar animales salvajes, cuando viven en la naturaleza. Cuando se mantienen como mascotas, la raza requiere ejercicio moderado y suficiente espacio. Necesitan estar expuestos a una gran cantidad de actividad social desde una edad temprana. Una vez que se han formado lo suficiente, se dice que son excelentes perros de la familia.


Pruebas de ADN: La prueba de ADN preliminar puede proporcionar un vínculo entre los perros primitivos y los de Carolina. Brisbin declaró: "Les situé dentro del arbol (genealógico) sobre la base de lo que parecen, y si no eran más que perros sus patrones de ADN deberian estar bien distribuidos en todo el árbol genealógico canino. Pero no lo estan. Todos están en la base del árbol, donde se encuentran perros muy primitivos". Esto no fue concluyente, pero le hizo despertar el interés en más extensas pruebas de ADN. El antiguo origen asiático del perro de Carolina fue confirmado en 2012. El ADN mitocondrial realizado a los perros de Carolina  tenia haplotipos (37%) que eran únicos y más cercanos a los perros de Asia oriental. Otros eran compartidos con los perros sin raza chinos  perros de razas japonesas y el resto eran haplotipos europeos, pero universales no específicos. Como en un estudio dirigido por Peter Savolainen, en el Instituto Real de Tecnología de Suecia, publicado en 2013, varias razas de perros en las Américas - entre ellos el peruano sin pelo, el chihuahua y el perro de Carolina - carecen de algunos marcadores genéticos indicativos de origen europeo, lo que sugiere que llegaron a una migración anterior de Asia.

 

Reconocimiento como raza y domesticación

Loa perros de Carolina se pueden registrar con la American Rare Breed Asociation y en el United Kennel Club. ARBA incluye la raza en su "Grupo primitivo y Spitz", que incluye las razas primitivas tales como el dingo y del perro de Canaan. El UKC los ha clasificado como un perro paria, una clase que incluye otras razas primitivas, como el Basenji de África y el Ridgeback tailandés. La palabra paria se deriva de una palabra tamil, utilizado por primera vez en Inglés en 1613, para referirse al nivel más bajo del sistema de castas de la India tradicional; en Inglés, se utiliza para significar "un marginado social". El perro salvaje indio es considerado un paria también. El término "paria" al referirse a los perros asilvestrados o salvajes de la India a veces se reemplaza por primitivo, en el sentido de "relativa a una etapa más temprana o estatal u original" o "está poco evolucionado a partir de un tipo ancestral temprano" . Se supone que los perros colocados como "parias" o grupos "primitivos" son de un tipo más antiguo que otras razas modernas de perros.



Carolina Dog

The Carolina Dog, or American Dingo, was originally a landrace or naturally selected type of dog which was discovered living as a wild dog or free roaming dog by Dr. I. Lehr Brisbin. Carolina Dogs are now bred and kept in captive collections or packs, and as pets. A breed standard has been developed by the United Kennel Club that now specifies the appearance of these dogs. Carolina Dogs were discovered during the 1970s living in isolated stretches of longleaf pines and cypress swamps in the Southeastern United States. Carolina Dogs are a medium sized dog, that comes in varying shades of red ginger, buff, fawn, black, black and tan or piebald with or without small white markings on toes, chest, tail tip and muzzle. Frequently puppies have a melanistic mask that usually fades as the adult coat comes in.
Discovery Dr. I. Lehr Brisbin Jr., a Senior Research Ecologist at the University of Georgia's Savannah River Ecology Lab, first came across a Carolina Dog while working at the Savannah River Site. Horace, a stray white dog with brown markings, was wandering the site's boundary when he caught Brisbin’s attention. Brisbin, who had seen many rural dogs chained to the back of porches and doghouses, assumed this was just a normal stray. Many of these dogs roamed the woods and would turn up in humane traps, and Brisbin began to wonder how many more of these were in the wild. On a hunch, he went to the pound and was surprised by the resemblance the dog had to dingos.

Evidence of ancient roots

Physical Some ancient paintings and rock art of Native Americans depict dogs that have physical traits similar to those of Carolina Dogs. Carolina Dogs also have a ginger-colored coat that is found on other wild dogs, including Australian Dingoes and Korea’s native dog, the Jindo. Also, fossils of the dogs of Native Americans exhibit similar bone structures to Carolina Dogs. Brisbin found a resemblance between 2,000-year-old skulls and those of the Carolina Dogs, but concluded that there was too large a difference to prove any connection. Along with this, DNA testing has pointed to a link. Height: 17-24 inches (45–61 cm.) Weight: 30-65 pounds (15–20 kg.)
Behavior In the 1980s, most Carolina Dogs were moved to captivity for study. Female dogs had three estrus cycles in quick succession, which settled into seasonal reproductive cycles when there was an abundance of puppies. Brisbin noted that this was most likely to ensure quick breeding before diseases, like heartworm, take their toll. Some pregnant dogs also dug dens in which to give birth. After they gave birth or while pregnant, the dog would carefully push sand with her snout to cover her excrement. They were excellent at locating and catching small mammals e.g. shrews and mice, using a pouncing technique similar to a fox. The dogs also dug “snout pits”, or hundreds of tiny holes in the dirt that perfectly fit their muzzles during this time. More female dogs dug them than males.
In the wild, Carolina Dogs lived in sparsely settled land instead of the highly populated areas stray dogs commonly occupied. When hunting, Carolina Dogs used an effective pack formation. They killed snakes using a whip-like motion, and preyed on small and medium-sized mammals such as raccoons. Carolina Dogs were first noted on the Savannah River Site which by design was depopulated and secured of all trespass and traffic for decades beginning in 1950. The Savannah River Site was also one of two sites secluding South Carolina's deer population at the time of the discovery of the Carolina dog.
Temperament Carolina Dogs are natural runners. They have excellent noses that help them hunt wild animals, when in the wild. When kept as pets, the breed requires moderate exercise and sufficient space. They need to be exposed to a lot of social activity from a young age. Once they are trained enough, they are said to make excellent family dogs.
DNA testing The preliminary DNA testing may provide a link between primitive dogs and Carolina Dogs. Brisbin stated, “We grabbed them out of the woods based on what they look like, and if they were just dogs their DNA patterns should be well distributed throughout the canine family tree. But they aren't. They're all at the base of the tree, where you would find very primitive dogs.” This wasn’t conclusive, but it did spark interest into more extensive DNA testing. The ancient Asian origin of the Carolina Dog was confirmed in 2012. Carolina dogs mitochondrial DNA carried mainly haplotypes (37%) that were unique and closest to East Asian dogs. Others were shared with Chinese non-breed dogs or a Japanese breed dog and the rest were non-specific European but universal haplotypes. As a team led by Peter Savolainen, at the Royal Institute of Technology in Sweden, reported in 2013, several dog breeds in the Americas — among them the Peruvian hairless, the Chihuahua and the Carolina dog — are without some genetic markers indicative of European origin, suggesting they arrived in an earlier migration from Asia.

Breed recognition and domestication

Carolina Dogs can be registered with the American Rare Breed Association and the United Kennel Club. ARBA includes the breed in its "Spitz and Primitive Group", which includes primitives such as the dingo and Canaan Dog. The UKC has classified them as a pariah dog, a class which includes other primitive breeds such as the Basenji of Africa and the Thai Ridgeback. The word pariah is derived from a Tamil word, first used in English in 1613, to refer to the lowest level of the traditional Indian caste system; in English, it is used to mean "a social outcast". The Indian feral dog was considered an outcast as well. The term "pariah" when referring to feral or wild dogs of the Indian feral dog type is sometimes replaced with primitive, in the sense of "relating to an earliest or original stage or state" or "being little evolved from an early ancestral type". It is assumed that dogs placed in "pariah" or "primitive" groups are of an older type than other modern dog breeds.

No hay comentarios:

Publicar un comentario