HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




martes, 17 de enero de 2017

LA NOBLE HISTORIA DE LOS ANIMALES AL SERVICIO BRITÁNICO (SPANISH & ENGLISH)



En la sala de reuniones del hospital de animales Blue Cross de Victoria, en Londres, cuelga una pintura que cuenta una historia trágica. Fue pintado en 1916 por el artista Fortunino Matania, conocido por sus crudos retratos de la guerra de trincheras.
La pintura muestra un hermoso caballo castaño, con las patas dobladas y tendido en un camino de tierra  alcanzado por los proyectiles de la artillería. Un soldado se agacha al lado del caballo, acunando su cabeza en sus manos y con pena en su cara. Sus camaradas a lo lejos gritan al soldado para que deje atrás al animal herido. Matania llamó a su pintura, Good Bye, Old Man.


La Primera Guerra Mundial fue el último gran conflicto que involucró a animales en los combates y donde murieron a una escala terrible. Más de un millón de caballos sirvieron en el ejército británico entre 1914 y 1918, utilizados para el transporte o en cargas inutiles de caballería a través del fango que terminaron en ráfaga de balas de ametralladora; una reliquia de un teatro de guerra muy diferente. Al final de las hostilidades, medio millón de caballos habían muerto, y menos de 100.000 regresaban a casa.


Unos 20.000 perros también sirvieron junto a las tropas británicas. Cada uno estaba obligado a someterse a seis semanas de entrenamiento intensivo y fueron a convertirse en héroes con los soldados con los que lucharon. En 1918, por ejemplo, un Airedale llamado Jack salvó a un destacamento entero del Sherwood Foresters atrapados detrás de las líneas enemigas. Jack se lanzó a través de la tierra de nadie con un mensaje pidiendo ayuda urgente atado a su cuello. Le dispararon dos veces, pero milagrosamente pudo volver a la base antes de sucumbir a sus heridas.


Incluso en medio del incesante horror de la Primera Guerra Mundial, la muerte y destrucción de estos inocentes animales tocó una tecla al regreso a casa. El Blue Cross Fund, que fue creado por primera vez en 1912 por la Our Dumb Friends League’ para apoyar a los caballos heridos en los combates en los Balcanes, fue relanzado para proporcionar ayuda médica en el Frente Occidental. La idea era que Blue Cross tratara a los animales; Mientras que la Cruz Roja se ocupaba de los combatientes humanos.



La apelación fue tomada por el público británico y levantó un total de £ 170,000 - más de £ 6,5 millones en dinero de hoy. Al final de la guerra, Blue Cross había tratado a más de 50.000 caballos enfermos y heridos y 18.000 perros en 19 hospitales establecidos en la línea de frente. El fondo también había enviado suministros veterinarios a más de 3.500 unidades de los ejércitos británicos y aliados en todo el mundo.
"La relación entre los seres humanos y los animales es obviamente muy cercana", dice Steven Broomfield, gerente del hospital Blue Cross de Victoria, donde cuelga la pintura de Matania.


Hoy en día los 80 o más empleados del hospital que trabajan para la caridad, realizan más de 30.000 consultas y alrededor de 8.000 operaciones al año, desde extracciones dentales hasta cirugía ortopédica. Ocasionalmente, dice Broomfield, siguen tratando animales que han caído en nombre del servicio público en forma de caballos y perros heridos de la policía. Pero el recuerdo de los animales que vinieron antes de ellos, que sirvieron  y murieron por este país, sigue siendo grande.
"La mayoría de los hombres al comienzo de la Primera Guerra Mundial se habían ofrecido voluntariamente para ir, mientras que los caballos no tenían realmente esta opción," dice. "Debido a que el caballo era todavía común en el Reino Unido eduardiano, casi todos tenían conexiones con ellos. Los británicos son una nación de amantes de los animales y probablemente no es una gran sorpresa cómo la gente respondió a la petición ".


De hecho, una sorprendente diversidad de animales se vio envuelta en el conflicto. Luciérnagas se utilizaron para iluminar mapas de batalla en la oscuridad, mientras que las palomas mensajeras eran una línea esencial de comunicación. Más de 100.000 palomas sirvieron con las fuerzas británicas en la Gran Guerra con una tasa de éxito de 95 por ciento en conseguir llevar sus mensajes. Cuando los británicos lanzaron los primeros tanques en 1916, cada uno estaba equipado con una paloma dentro de la cabina.


La presencia de animales en la línea de frente fue también una fuente vital de consuelo para las tropas envueltas en lo peor de la humanidad, como lo describió el libro de Michael Morpurgo, War Horse (que inspiró una película de Steven Spielberg y la dramatización del Teatro Nacional).
"El vínculo entre el jinete y su caballo era muy fuerte", dice Broomfield. "Un terrible ejemplo ocurrió en la batalla de Arras en 1917, donde dos regimientos de caballería quedaron atrapados en la aldea bajo pesados ​​bombardeos durante varios días. Algo así como 600 caballos fueron asesinados. El efecto que tuvo en estos hombres que habían estado cuidando de estos caballos durante varios años fue devastador. "


Broomfield dice igual que los perros cumplen un valioso papel en tiempos de guerra también fueron adoptados por los regimientos como mascotas. "Si estás ausente y en condiciones bastante horribles, si tienes un cachorro que depende de ti, lo mantendrás como tu compañero. Proporciona el mismo alivio que la amistad ante el estrés que para los trabajadores de hoy ".


Al final de la guerra, la Blue Cross transformó un refugio de mascotas en Charlton, en el sur de Londres, para ser utilizado como estación de cuarentena, ofreciendo alojamiento gratis para los perros adoptados que regresan a este país. Los animales eran devueltos a los soldados en seis meses después. Un soldado de infantería de Glasgow registró este regreso a casa en un diario.
"Estaba esperando a Queenie en la estación, y tan pronto como pude, abrí la caja para echarla un vistazo, pensando que estaria asustada, pero tan pronto como la caja se abrió salió y cuando me olfateo pensé que se había vuelto loca ... Puedo asegurarte que la nuestra era una casa feliz anoche.


El Blue Cross Fund también rescató más de 4.000 viejos caballos de guerra que habían sido vendidos en el extranjero como caballos de trabajo y, a menudo, maltratados. Esta iniciativa estaba respondiendo a una protesta masiva del público británico porque los animales que habían servido a este país tan valientemente en la guerra estaban siendo enviados al extranjero para ser explotados hasta la muerte.
El ritmo desenfrenado de la industrialización significó que para la Segunda Guerra Mundial había poca necesidad de que Blue Cross funcionara en primera línea. Pero a medida que las bombas llovieron sobre Londres, su hospital (que abrió por primera vez el 15 de mayo de 1906) permaneció en acción en todo momento. En total, dice Broomfield, se atendió de más de 350.000 animales heridos durante las incursiones y también se aseguraron hogares de crianza para ellos fuera de Londres.



Blue Cross, que también dirige un programa de educación para escuelas y posibles dueños y una línea de apoyo para el duelo de mascotas, actualmente ayuda a 40,000 mascotas vulnerables al año. Para el año 2020 espera aumentar esa cifra a 70.000.
Puede parecer extraño concentrarse en la difícil situación de los animales durante las épocas más desesperadas, pero Broomfield dice que hay una razón obvia para eso. "Al cuidar de sus mascotas estamos haciendo la vida de las personas mejor. Tenemos muchos propietarios que son ancianos o marginados de la sociedad. Muy a menudo su mascota es la única cosa que realmente tienen que les da estabilidad y afecto y de la que son responsables".



Desde un jinete y su caballo en el frente occidental hasta una anciana y su gato que viven solos en un piso en la ciudad moderna, ambos encuentran la misma tranquilidad en los animales que cuidan. "Muy a menudo encontramos que en realidad no terminamos tratando a la mascota", dice Broomfield, "sino al dueño".







In the meeting room of the Blue Cross animal hospital in London's Victoria there hangs a painting that tells a tragic story. It was painted in 1916 by the artist Fortunino Matania, known for his stark portrayal of trench warfare. 
The painting shows a handsome chestnut horse, its legs buckled and lying on a dirt track being pounded by artillery shells. A soldier is crouched down next to the horse, cradling its head in his hands and with grief etched across his face. His comrades in the distance are shouting at the soldier to leave the stricken animal behind. Matania called his painting, Good Bye, Old Man.
The First World War was the last great conflict to involve animals in the fighting and they died on a terrible scale. More than a million horses served in the British Army between 1914 and 1918, used for transport or in futile cavalry charges across the mud that ended in a hail of machine gun bullets; a relic from a very different theatre of war. By the end of hostilities half a million horses had died, with fewer than 100,000 returning home.
Some 20,000 dogs also served alongside British troops. Each was required to undergo six weeks of intensive training and went on to become heroes to the soldiers they fought with. In 1918, for example, an Airedale called Jack saved an entire detachment of Sherwood Foresters trapped behind enemy lines. Jack charged across No Man’s Land with a message requesting urgent help tied to his collar. He was shot twice, but miraculously made it back to base before succumbing to his injuries.
Even amid the unrelenting horror of the First World War, the death and destruction of these innocent animals struck a chord back home. The Blue Cross Fund, which was first established in 1912 by the Our Dumb Friends League’ animal charity to support horses injured in fighting in the Balkans, was re-launched to provide medical help in the Western Front. The idea was Blue Cross would treat the animals; while the Red Cross dealt with human combatants.
The appeal was seized upon by the British public and raised a total of £170,000 – more than £6.5m in today’s money. By the end of the war, Blue Cross had treated more than 50,000 sick and injured horses and 18,000 dogs in 19 hospitals established on the front line. The fund had also sent veterinary supplies to more than 3,500 units of the British and allied armies all over the world.
“The relationship between humans and animals is obviously an incredibly close one,” says Steven Broomfield the manager at the Blue Cross hospital in Victoria where Matania’s painting hangs.
Nowadays the 80 or so hospital staff working for the charity undertake 30,000 consultations and around 8,000 operations a year ranging from dental extractions to orthopaedic surgery.  Occasionally, Broomfield says, they still treat animals that have fallen in the name of public service in the form of injured police horses and dogs. But the memory of the animals that came before them who served and died for this country still looms large.
“Most of the men at the start of the First World War had volunteered to go while the horses didn’t really have a choice,” he says. “Because the horse was still so common in Edwardian Britain pretty much everybody had connections with them. The British are a nation of animal lovers and it probably isn’t a massive surprise how people responded to the appeal.”
In fact, a surprising diversity of animals found themselves embroiled in the conflict. Glow worms were used to illuminate battle maps in the dark, while carrier pigeons were an essential line of communication. More than 100,000 pigeons served with British forces in the Great War with a success ratio of 95 per cent in getting their messages through. When the British trundled out the first ever tanks in 1916 each was equipped with a pigeon inside the cabin.
As portrayed by Michael Morpurgo’s book War Horse (which inspired a Steven Spielberg film and the National Theatre’s record-breaking stage dramatisation) the presence of animals on the front line was also a vital source of solace for troops embroiled in the very worst of humanity.
“The bond between the cavalryman and his horse was very close,” Broomfield says. “A dreadful example occurred in the Battle of Arras in 1917 where two regiments of cavalry became trapped in village under heavy shelling for several days. Something like 600 horses were killed. The effect it had on these men who had been looking after these horses for several years was profound.”
Broomfield says that as well as dogs serving a valuable wartime role they were also adopted by regiments as mascots. “If you are away and in pretty horrible conditions then if you have a puppy that attaches itself you will keep it on as your companion. It provides the same friendship and stress relief as for working people today.”
At the end of the war Blue Cross transformed a pet boarding kennels in Charlton, South London, to be used as a quarantine station offering free board for adopted dogs returning to this country. The animals were returned to soldiers in hampers six months later. One infantryman in Glasgow recorded this homecoming in a diary.
 “I was waiting for Queenie at the station, and as soon as I could I opened the box to have a look at her, thinking she would be stiff but as soon as the box was opened she sprang out and when she smelt me – well I thought she would have gone mad… I can assure you ours was a happy house last night.”
The Blue Cross Fund also rescued more than 4,000 old war horses that had been sold abroad as working horses and often mistreated. The charity was responding to a mass outcry from the British public that animals who had served this country so bravely in the war were being dispatched overseas to be worked to death.
The rampant pace of industrialisation meant that by the Second World War there was little need for Blue Cross to operate on the front line. But as bombs rained down on London its hospital (which first opened on May 15, 1906) remained in action throughout. In total, Broomfield says, the charity cared for more than 350,000 animals injured during the raids and also secured foster homes for them outside of London.
Blue Cross, which also runs an education programme for schools and prospective owners and a pet bereavement support line, currently helps 40,000 vulnerable pets a year. By 2020 it hopes to increase that to 70,000.
It may seem strange to focus on the plight of animals during the most desperate of times, but Broomfield says there is an obvious reason for that. “By looking after their pets we are making people’s lives better. We have a lot of owners who are elderly or separated from society. Very often their pet is the only thing they actually have that gives them stability and affection and they have responsibility for."
From a cavalryman and his horse on the Western Front to an elderly woman and her cat living alone in a flat in the modern day city, both find the same reassurance in the animals they care for. “Very often we find that we don’t actually end up treating the pet,” Broomfield says, “but the owner.”



Publicado en The Telegraph






1 comentario:

  1. Los animales siempre nos responden de la mejor forma. Su fidelidad es superior a todo y por supuesto, a la de los humanos. Todos ellos unos héroes y me ha impactado Jack.
    Beso grandìiiiiiiisimo. TQ.
    Mariona

    ResponderEliminar