HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




miércoles, 18 de enero de 2017

SAN ANTÓN; LA BENDICIÓN ES LA ADOPCIÓN; POR CARLOS PINA


Puppy lleva dos horas, por capricho de su dueña, haciendo cola en el frío invernal de Madrid. Pero no importa, porque es un perro con abrigo y botas. Cerca, Ceilán empieza a agitarse por la espera; él no tiene abrigo, pero se ovilla como buen gato en el abrigo del humano que lo sostiene y espera a que pase el trago. Lo mismo que Perú, un loro con vocabulario pero sin idea de qué hace en la calle a esas horas. Son tres de las decenas de animales que se apiñan este sábado ante la Iglesia de San Antón de Madrid, a la espera de la bendición del patrón de los animales.
A unos pocos kilómetros de allí, en el Centro de Protección de Animales (CPA) de la capital, otros tantos animales aguardan una bendición muy diferente: la de ser adoptados. Son Montaña, una simpática dálmata que llegó con una leve cojera después de un atropello; o Gelito, un grandullón de seis meses que fue encontrado en Hortaleza; o Suco, entrenado para encontrar chinches, listo y cariñoso, pero tan nervioso que ha entrado y salido varias veces del centro, de las manos de adoptantes cansados de su hiperactividad.


Son perros, gatos, patos, caballos, cerdos, incluso un poni que llegó “fino, fino y ahora está como una mesa camilla”, cuenta Sofía Ochoa, responsable de Participación Ciudadana del centro. Más de 6.000 pasan al año por estas instalaciones, que ahora se encuentran al 130% de ocupación. Algunos las abandonan en unos pocos días; otros pasan años aquí. El tiempo les cae encima y miran cada vez con más tristeza. Pero la mayoría sigue alborotándose cuando ve pasar un chaleco naranja: el que llevan los voluntarios, casi 200 a lo largo de 2016, que se encargan de darles cariño, de pasearlos y jugar con ellos. Los sacan durante un rato de ese espacio en el que hay comida, agua y calefacción, pero que no deja de ser una jaula.


Ha sido idea de Voluntarios por Madrid celebrar unas jornadas de puertas abiertas en el Centro con motivo de las fiestas de San Antón, los días 14 y 15 de enero. ¿Una manera de crear conciencia? “Sobre todo, una manera de darnos a conocer”, explica Ochoa. “Llevamos once años abiertos y mucha gente, incluso dentro del propio Ayuntamiento, no sabe que existimos y lo que hacemos aquí”.
Son un equipo de cuarenta personas, incluidos nueve veterinarios, y lo que hacen es, visto de cerca, un esfuerzo titánico. Por mejorar la vida de los animales que quedan a su cargo; por encontrarles un hogar e impedir que el encierro los consuma. Todos pensamos en el perrito comprado como juguete del que la familia acaba cansándose. Y eso ocurre, pero las cosas son mucho más complicadas. Al CPA, además de abandonados, llegan mascotas perdidas, animales decomisados por la Policía y otros que han quedado en situación de desamparo. “Una mujer mayor que se cae en la calle; el animal de un detenido, personas con síndrome de Diógenes”...


“Durante estos años”, relata Ochoa, “las circunstancias por las que los animales llegaban aquí eran un fiel reflejo de la crisis económica. Inmigrantes que volvían a sus países y tenían que desprenderse de su mascota, jóvenes españoles que emigraban o que se habían independizado pero se veían obligados a volver a casa de los padres, familias desahuciadas para las que la mascota se convertía en la menor de las preocupaciones”. Ese tipo de casos ha descendido, reconoce la responsable del centro mientras muestra las instalaciones y presenta a algunos de sus habitantes, “pero las previsiones, para nosotros, son un poco negras”.


La razón es la nueva Ley de Protección Animal, que recoge la política de Eutanasia Cero. Sofía Ochoa lo lamenta: “Supongo que es una cuestión de filosofía de vida, pero creo que se va a condenar a muchos animales a una cadena perpetua. Es muy duro, porque intentamos tenerlos en las mejores condiciones posibles, pero no dejan de estar aquí. Ves que lo pasan mal, ves cómo se deterioran psicológicamente. Y ves que no saldrán ya nunca”.


Pero queda la esperanza de que ése no sea el final de la historia de los perros Mulán, Cocó y Viola, de los gatos Boo y Pimiento, del conejo Candanchú, del caballo blanco que ha vivido meses atado a un palo por un dueño que lo recibió como regalo indeseado. “La mayor parte de las veces, cuando nos preguntáis por la historia de uno de ellos, nos la tendríamos que inventar. Casi siempre, lo único que sabemos es dónde se encontró y cómo estaba. Cuando llegan aquí no nos cuentan su vida”. Pero basta un poco de cariño, casi siempre, para que dejen atrás el pasado en saltos y lametones de alegría. 


Escrito por Carlos Pina en El Huffington Post


1 comentario:

  1. No hagas esto!!!!. Juegas con fuego porque me voy y me traigo al refugio enterito. Me entra mucha penita por ellos.
    Un beso. TQ.
    Mariona

    ResponderEliminar