HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




martes, 17 de enero de 2017

SAN ANTÓN; PATRON DE LOS ANIMALES

Una curiosa celebración medieval de alimentar colectivamente a un cerdo se transformó en la festividad de San Antonio Abad, una tradición ligada a Madrid desde tiempos inmemoriales 

Hubo un tiempo en Madrid en que no era extraño ver piaras de cerdos caminando por la villa. Estos animales tenían un día señalado en el calendario que ha dado origen a la fiesta de San Antón (San Antonio Abad), patrón de los animales y las mascotas. Su origen se remonta a la Edad Media madrileña cuando, esta primera fiesta tras el año nuevo, divertía a los campesinos bajo el nombre del «Cerdo del Concejo» o «Rey de los Cochinos». Una tradicción popular que consistía en cuidar colectivamente un cerdo que se ponía a disposición del concejo de la villa y que, según algunos historiadores, coincidía en el tiempo con otras citas populares como la «de los asnos» y «los locos». 



La transformación en fiesta religiosa se produjo durante el Siglo de Oro, cuando estas congregaciones populares se reunían en la desaparecida ermita de San Blas en Atocha (donde se ubica el Observatorio Astronómico Nacional de España). Los porqueros llevaban sus cerdos y se premiaba al más engalanado. Además, se organizaba una carrera entre los cerdos selecionados y el primero en llegar a un abrevadero repleto de comida era nombrado «Rey de los Cochinos».
Además del galardonado cerdo se elegía también a un porquero mediante un sorteo y, según cuenta la tradición, se le disfrazaba de san Antonio Abad y se le subía a un burro. Adornado con productos del campo, el ganadero se dirigía desde Atocha a la ermita de San Antonio. Le seguían los cerdos, con su «rey» a la cabeza. Allí les esperaban los monjes antonianos para bendecir la paja y la cebada con la que se alimentarían los animales y el pan de sus dueños.



La iglesia de San Antón
Con el paso del tiempo, esta costumbre se fue refinando hasta convertirse en las famosas vueltas vueltas de San Antón. Se llamaron así porque, el 17 de enero, día de San Antonio Abad, los alrededores de la parroquia de San Antón se llenaban de romerias –entre Hortaleza y Fuencarral– a las que acudían los campesinos con sus mulas y caballos. Con ellos traían la cebada y el centeno para ser bendecidos por los padres escolapios. Se continuó con la tradición de repartir los panecillos del Santo entre los asistentes. La fiesta era tan importante que los reyes hacían acto de presencia.
La fiesta de las «vueltas» fue desapareciendo paulatinamente –al mismo tiempo que el urbanismo fue ganando espacio al campo en la capital– hasta dejarse de celebrar en el siglo XIX. Tras años sin celebrarse, la fiesta de San Antón volvió a celebrarse después de la Guerra Civil y el Ayuntamiento decidió suprimir las «vueltas» en 1967. Sin embargo, volvieron a llevarse a cabo en 1983 por deseo expreso del alcalde Enrique Tierno Galván para «rescatar las antiguas tradiciones madrileñas».


Todo ello ha derivado en el desfile que se realiza cada año por Hortaleza, San Mateo y Fuencarral. Una «procesión» en la que participan los caballos y las unidades caninas policiales o los perros guía de la ONCE. Los madrileños se acercan hasta el templo para recibir, junto a sus respectivas mascotas, la bendición del Santo.

1 comentario:

  1. .......Y que viva San Antón y todos los animalitos!!!!!.
    Un beso.
    Mariona. TQ.
    Mariona

    ResponderEliminar