HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




martes, 28 de febrero de 2017

EL PERRO DE PASTOR EN LA INGLATERRA MEDIEVAL


Durante un período alrededor del siglo X, del medioevo, a los campesinos, únicamente les era permitido poseer pequeños perros para la destrucción de alimañas dañinas. A cuidadores contratados, pastores y de rebaños, les era también permitido mantener sus perros, pero todos eran requeridos de ser mutilados de alguna manera para prevenir furtivar animales de la fauna silvestre de caza, en tierras feudales. Algunas de estas mutilaciones eran bastante severas, pero a los pastores de ganado, a sus perros, solamente el corte de cola o que tuvieran la cola enrulada. Se pensaba que ello era suficiente para disminuirle la velocidad a la carrera de persecución de animales de caza. 


Esta aseveración y consecuente resolución, perece insólita y de increíble afirmación. Proviene de la información de la especialista y experta inglesa en el tema Stephanie Seabrook  Heghepath. Sin embargo esta afirmación no resulta tan insólita, cuando los alemanes exigen de sus perros guardianes de la raza Spitz gigante de pelaje gris lobo, de no torear ni correr a sus ganados. Para ello seleccionaron a perros sin angulación quitándole casi tolo el empuje, produciéndole un andar varado. Esto se consigue con un lomo corto y grupa corta alta y recta. Ello produce una encoladura alta y enrulada. Los señores ingleses estaban acertados en su exigencia de los perros de los campesinos. Pero se equivocaron al pensar, que todo perro con la cola cortada tenía una grupa de ese tipo. La gente trataba de evitar estas medidas legislativas. Pero las penas eran muy altas y el dinero de estas multas proveniente de estas fuentes resultaban una bienvenida renta para la corona. Cuando estas leyes resultaron inaplicables, entonces la corona decidió cargar un impuesto a los perros. Comprobando, que los campesinos no podían pagar estos impuestos ni vivir sin la ayuda de un perro para ciertos objetivos, se aplicó una excepción a la ley para los perros con una función determinada. 



Para el pastor o cuidadores de rebaño se mantenía la excepción del impuesto, si el perro tenía la cola cortada. Debe tomarse en cuenta, que en aquella nefasta época del medioevo feudal era penado con la muerte el cazar en bosques feudales asi como plantar verdura en esas tierras. Consecuencia insólita, valía más un ciervo que un labriego.







Escrito por Werner F. Kirschbaum en Orbicanes










 

No hay comentarios:

Publicar un comentario