HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




jueves, 30 de marzo de 2017

LOS BURROS BOMBERO DE ALLARIZ; POR FERNANDO ONEGA



Puedo confesar y confieso que la noticia que más me interesó de la actualidad es la de los burros de Allariz. Todo lo demás me produce hastío.
Los burros del concello de Allariz son otra cosa. Nos reconcilian con la naturaleza y la tradición. Como cuenta este diario, la encomiable asociación Andrea, después de salvarlos del maltrato y el abandono, los va a soltar por los montes como agentes contra incendios. Irán dotados de GPS, que la modernidad no está reñida con el mundo animal, y tendrán la función que hemos dejado de hacer los humanos: limpiar el monte y dejarlo libre de maleza. Ya lo hacen, dice la crónica de Fina Ulloa, los rebaños de cabras y las vacas de pastoreo intensivo. Pero el burro puede llegar adonde otros animales no llegan.


«¿Qué pensará la burra, si es que tienen las burras pensamientos?», preguntaba un viejo cantar español. Vayan ustedes a saber. A mí me gustaría que pensasen que son útiles, que dejan de ser una especie menospreciada, que el ser humano les encontró una finalidad en la vida. Y, sobre todo, que, si son capaces de salvar el monte gallego, habrán prestado el gran servicio a una comunidad que estos mismos días, con estos sorprendentes calores de marzo, sufrió un incendio que quemó 80 hectáreas en Valdeorras.
El burro, como agente forestal, tiene otras ventajas: no enciende barbacoas ni quema rastrojos, no plantea conflictos salariales, no usa carrocetas, ni gasta gasolina. Si, además, tuviera un mecanismo para avisar del comienzo de un fuego o de fotografiar a los pirómanos criminales, su servicio sería perfecto. Será cuestión de pedir asesoramiento a la CIA que, si graba desde un televisor apagado, seguro que graba un fuego encendido.



Gracias, asociación Andrea. Espero que encontréis apoyo parecido en otros concellos. Volvemos a los orígenes. Con que una manada de burros evite un solo incendio en la Galicia que se seca, ya merecerían una medalla Castelao. Y ahora que escribo esto como homenaje al burro y a quien lo hace útil, no puedo evitar un lamento: ¡ya pudieron los ingenieros del trazado del AVE echar un burro por delante como se hizo siempre con el trazado de los caminos! ¡Cuántos túneles se hubieran evitado! ¡A cuánta más gente se hubiera servido!


Escrito por Fernando Onega en La Voz de Galicia

No hay comentarios:

Publicar un comentario