HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




jueves, 11 de mayo de 2017

EL PELIGRO DE SOBREPREMIAR AL PERRO


El Efecto Sobrejustificación

Nos puede parecer intuitivo y lógico que cuanto más se premie con todo tipo de recompensas una conducta del perro, más fácil será que en el futuro la realice. Esto es lo que siempre se ha dicho. Me parece uno de los mayores errores que se puede cometer en el adiestramiento: en ocasiones podemos tener el efecto contrario, que el perro deje de realizar la conducta que queremos. ¿Cómo es posible?...
Para ilustrar y que se entienda lo que quiero exponer en este artículo, voy a describir y poner como ejemplo un estudio que hicieron con unos niños y sus ganas de leer: a estos niños el simple hecho de leer les gustaba, empezaron a darles una taza de chocolate cada vez que se ponían a leer, al cabo de un tiempo les dejaron de proporcionar la taza de chocolate...y los niños dejaron de leer ¡ya no les gustaba!


¿Qué ocurrió? Lo que se llama Efecto Sobrejustificación: premiar con un refuerzo extra y de mayor valor una conducta ya de por sí placentera hará que cuando ese refuerzo extra desaparezca la conducta deje de realizarse.
Con los perros sucede lo mismo. Un error es sobrepremiar conductas que el perro realiza porque le son placenteras o por un simple MUY BIEN y una caricia: al aumentar el valor de esa conducta con un premio extra, se le da al perro un motivo egoísta para realizarla, lo que conlleva a que si desaparece esa motivación externa, la conducta desaparezca.


Este es el porqué de la dificultad que tienen muchas personas para eliminar los premios de comida en el día a día con sus perros y más concretamente en el ejercicio de la llamada: una vez que se construye el vínculo y se asocia una señal a la acción de acercarse al dueño, ¿por qué seguir con los refuerzos extras? Se ha demostrado que el perro segrega oxitocina, hormona relacionada con procesos afectivos, cuando ve a su dueño y/o es acariciado ¿no es suficiente que el perro sienta esta felicidad al acercarse a su dueño? Desde su punto de vista se le está sobrejustificando.


El perro es un animal social, lo lleva en su ADN, es innato en él, en su adiestramiento o educación se debería aumentar y potenciar esta función social a través de refuerzos sociales que hagan al perro mejor adaptado para la convivencia. La creación de nuevas conductas con premios individuales será más rápida pero inconsistente a largo plazo dependiendo de un constante refuerzo premiando funciones egoístas del perro (comer). Por otro lado, usar recompensas sociales (caricias, alagos, retozar por el suelo con el perro...) podrá llevar más tiempo pero facilita la asimilación a largo plazo de la nueva conducta ya que estará cimentada en funciones del perro basadas en la cooperación.


Por lo tanto, es un error sobrepremiar al perro conductas que le gusta hacerlas con recompensas individuales si no se quiere depender de ellas para que las conductas no cesen.
Esto lleva a una pregunta interesante, ¿es posible eliminar una conducta inadecuada para nosotros pero gratificante para el perro a través de la sobrejustificación?
Tema para un próximo artículo...





Escrito por Ricardo Antón en Educando a mi perro

No hay comentarios:

Publicar un comentario