HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




jueves, 11 de mayo de 2017

LA DAMA DE LOS OJOS VIOLETA Y LOS PERROS (SPANISH & ENGLISH)


Dame Elizabeth Taylor es conocida por muchas cosas - ojos violeta, talento como actriz sin igual, y ocho matrimonios de alto perfil. Pero, ¿Sabias de su profundo amor por los animales, especialmente los perros? Como dice su famosa cita, "Algunos de mis mejores hombres han sido perros y caballos." (¡Nos encanta cómo lanza un poco de sombra a sus co-estrellas masculinas!)
Taylor vivió prácticamente toda su vida en el centro de atención, catapulda a la fama como una actriz infantil en la película de 1944 National Velvet, donde trabajó de cerca con caballos. De niña, Taylor interactuaba con muchos animales: ardillas, caballos, pollos, gatos y - por supuesto - perros.



Los perros fueron una constante a lo largo de su glamorosa pero tumultuosa vida. Aunque sus matrimonios a menudo caóticos, y con los paparazzi siempre acosándola, Taylor encontró consuelo de calidad al pasar tiempo con sus amigos peludos que significaban mucho para ella.
Su amor por los perros incluyó Cocker Spaniels, Pekineses, y malteses, pero es mejor conocida por su amor por este último. Originalmente procedentes de Malta, estos perros de juguete son famosos por sus capas blancas y sedosas. Con razón conocidos como "Roman Ladies Dog", los cachorros malteses son compañeros muy leales a los que no les gusta estar solos.


Taylor estaba tan dedicada a sus cachorros que ella no se separaba de ellos, sin importar las circunstancias o los costos. Cuando Taylor y su marido, Richard Burton, tuvieron que ir a Inglaterra para sus respectivos rodajes, ella se horrorizó cuando se enteró del duro trato que recibian los perros a su llegada. La práctica británica a fines de la década de 1960 fue la de poner en cuarentena a los perros que llegaban al país por seis meses por temor a la rabia.
Debido a que Taylor era muy inteligente y decidida, descubrió una manera de vencer al sistema. Decidió amarrar un yate, el ahora famoso Kalizma, en el río Támesis para que pudiera mantener a sus perros con ella durante su estancia en Inglaterra. Al mantener a sus perros en el yate, Taylor aseguró que nunca tocaron suelo inglés, por lo que nunca violó la estricta regulación de cuarentena. Su situación de vida en ese momento se conocia como una "perrera flotante" por los medios de comunicación. Ella supuestamente gastó $ 20,000 (el equivalente de hoy sería $ 138,000) para mantener a sus perros con ella durante unas semanas. ¿Qué se puede decir? ¡Liz se negó a separarse de sus perros! - ¡¿Y quien puede culparla?!



Desde el comienzo de su carrera hasta los años crepusculares de su vida, Liz se dedicó a muchas cosas importantes más allá de su oficio de actriz. Ella era una filántropo enorme en la investigación del VIH / SIDA y, como sabemos, siempre se dedicó enteramente a su amor por los animales. Como puedes recordar, incluso Charlotte (Kristin Davis) en "Sex and The City" nombró a su King Charles Spaniel después de la aclamada actriz!
Todo acerca de Elizabeth Taylor era más grande que la vida: sus romances, sus papeles en las películas, sus diamantes e incluso sus escándalos. A pesar de que falleció en 2011, su legado como la última amante del los perros sigue inspirándonos a ir más allá de nuestros queridos amigos peludos.


 


Dame Elizabeth Taylor is known for many things – violet eyes, unsurpassed acting talent, and eight high profile marriages. But were you aware of her deep love for animals — especially dogs? As her famous quote says, “Some of my best leading men have been dogs and horses.” (We love how she throws a bit of shade at her male co-stars!)
Taylor lived practically her entire life in the spotlight, catapulting to fame as a child actress in the 1944 film National Velvet, where she worked closely with horses. As a child, Taylor interacted with many animals: chipmunks, horses, chickens, cats, and — of course — dogs.
Dogs were a constant throughout her glamorous yet tumultuous life. Although her marriages oftentimes chaotic, and with the paparazzi always hounding her, Taylor found solace by spending quality time with the furry friends that meant so much to her.
Her love for dogs included Cocker Spaniels, Pekingese, and Maltese, but she is best known for her love of the latter. Originally hailing from Malta, these toy dogs are famous for their silky white manes. Aptly known as a “Roman Ladies Dog,” Maltese pups are very loyal companions and do not like being left alone.
Taylor was so dedicated to her pups that she would not be separated from them regardless of the circumstances or costs. When Taylor and husband, Richard Burton, had to go to England for their respective film shoots she was aghast when she learned of the harsh procedure that occurred to dogs upon arrival. The British practice in the late 1960s was to quarantine dogs coming into the country for six months for fear of rabies.
Because Taylor was very clever and determined, she figured out a way to beat the system. She decided to moor a yacht, the now famous Kalizma, on the River Thames so that she could keep her dogs with her during their stay in England. By keeping her dogs on the yacht, Taylor ensured they never touched English soil, therefore she never violated the stringent quarantine regulation. Her living situation at that time was referred to as a “floating dog kennel” by the media. She allegedly spent $20,000 (today’s equivalent would be $138,000) to keep her dogs with her for a few weeks. What could anyone say? Liz refused to be separated from her dogs! — And who can blame her?!
From the beginning of her career to the twilight years of her life, Liz dedicated herself to many important things beyond her acting craft. She was a huge philanthropist to HIV/AIDS research and, as we know, she always dedicated herself fully to her love of animals. As you may recall, even Charlotte (Kristin Davis) on “Sex and The City” named her King Charles Spaniel after the acclaimed actress!
Everything about Elizabeth Taylor was larger than life – her romances, her movie roles, her diamonds, even her scandals. Although she passed away in 2011, her legacy as the ultimate dog lover continues to inspire us to go above and beyond for our dear fur friends.


















Texto publicado en BarkPost.Stories

No hay comentarios:

Publicar un comentario