HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




martes, 30 de mayo de 2017

TODO SOBRE LAS PROTEINAS


Las proteínas son nutrientes imprescindibles para el organismo de nuestro perro. Una de sus funciones principales es la estructural o plástica, es decir ayudan a fabricar y regenerar los tejidos (músculos, tendones, ligamentos, hueso, cartílago, pelo, etc.), pero también intervienen o regulan la mayoría de los procesos vitales del perro como el transporte de oxígeno, la fortaleza del sistema inmunológico, el crecimiento o la reproducción de células, por ejemplo. Por tanto el correcto aporte de proteínas en la alimentación de nuestro perro es un asunto de suma importancia, ya que no se trata solo de cantidad sino, fundamentalmente, de la calidad de las mismas. 



1. El papel de las proteínas: esenciales para la vida
A grandes rasgos, se puede decir que son dos las funciones principales que desempeñan las proteínas en el organismo de nuestro perro:


– La función estructural: las proteínas son esenciales para conformar y mantener el tejido muscular, los componentes estructurales de tendones y ligamentos y el tejido óseo, así como para formar la piel, el pelo y las uñas.



-La función metabólica: en este grupo se encuentran las enzimas, que actúan como catalizadores de procesos biológicos (biocatalizadores), y la mayoría de las hormonas, y las proteínas que ejercen una función de transporte, como la hemoglobina de la sangre. Asimismo el sistema inmunológico está basado en proteínas, porque los anticuerpos, responsables de las reacciones de defensa del organismo, son grandes moléculas proteicas.


El correcto aporte de proteínas mediante una alimentación de excelente calidad es esencial durante todas las etapas de la vida de nuestro perro: un cachorro o un perro joven las necesita para formar nuevos tejidos (si el pienso que consume es deficitario en proteínas o estas son de baja calidad, presentará un menor aumento de peso y alteración en su desarrollo) y un adulto las precisa para mantener piel, pelo, masa muscular y enzimas digestivas, además de otras reacciones metabólicas en las que intervienen las proteínas.



2. Digestibilidad y valor biológico: la clave

El organismo del perro puede utilizar las proteínas dependiendo de su digestibilidad y de su valor biológico, esto es lo más importante. No todas las proteínas son iguales.

Las proteínas más digestibles son las que se convierten fácilmente en nutrientes “útiles” para el perro y además, dado que contienen todos los aminoácidos esenciales para cubrir las necesidades nutricionales del animal, se les conoce como “proteínas de alta calidad”.

Por el contrario, las que son poco digestibles o deficitarias en aminoácidos esenciales se consideran de “baja calidad”. Se ha demostrado científicamente que cuanto mayor es la calidad de la proteína, menor cantidad necesita el perro para cubrir de forma óptima sus requerimientos nutricionales.


Las proteínas están formadas por una serie de “unidades básicas” que son los aminoácidos: los no esenciales (que el cuerpo del perro puede producir por sí mismo) y los esenciales (indispensables para la salud y que deben ser obtenidos a través de la alimentación).  



Así, cuando hablamos del “valor biológico” o “biodisponibilidad” de una proteína se hace referencia a la proporción de aminoácidos esenciales contenidos en esa proteína y a su facilidad de asimilación o “aprovechamiento” por el organismo. Mide la capacidad del organismo para convertir los aminoácidos absorbidos de esa proteína en tejidos. Si ese aporte es óptimo calificaremos a la proteína como de alto valor biológico.

Las fuentes de proteína animal de alta calidad proporcionan a perros y gatos aminoácidos en una proporción más equilibrada que la proteína de origen vegetal, pero hay que tener en cuenta que la calidad de la proteína animal puede oscilar desde excelente hasta muy baja, como cuando incorporan una gran cantidad de harinas de hueso, con muy baja digestibilidad y que suelen contener minerales en exceso.



Puesto que las proteínas no se almacenan en el organismo (aunque este tenga la capacidad de movilizarlas a partir de ciertos tejidos corporales en situaciones de especial necesidad), es fundamental cuidar que la calidad proteica en el pienso de nuestros perros sea excelente. El excedente de proteínas en la dieta se utiliza para obtener energía o se convierte en glucógeno o grasa para su almacenamiento. Por ello la dieta debe contener carbohidratos y grasas suficientes para garantizar que no se metabolizan las proteínas para obtener energía.



Publicado en El Blog de Arion

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario