HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




jueves, 1 de junio de 2017

UN "PERRABUELO" ES LA MEJOR COMPAÑIA


Los perros, como podrás deducir, si me conoces un poco, son el centro de mi vida, los amo, me duelen, me sacan lágrimas y un perro viejo es algo muy especial para mí, sobre todo, si lo tuve desde pequeño, porque conmigo fue un bebé, viví sus años de total fortaleza y lo vi llegar al ocaso de su vida, siempre dependiente de mí, y en esta última etapa, mucho más.

Veo cómo su mirada se va apagando y, sin embargo, aún hay emoción por esa salida diaria a la calle, al parque y sigue pegado a mí, casi todo el tiempo dormido. Mi viej@, mi querid@ viej@.


Si has tenido, o tienes, la enorme fortuna de compartir tu vida con un perro desde que era un cachorro hasta que se ha convertido en un “venerable” anciano, habrás sentido una energía especial que te une a él o a ella. Habéis convivido juntos tantos años, que os conocéis perfectamente. Habéis llegado a un nivel de compenetración y comunión entre vosotros que difícilmente volverás a sentir.
Son tantas las cosas que habéis vivido juntos que, probablemente, no las hubieras experimentado de otra manera. Te ha dado tanto que, cuando se convierte en un “perrabuelo”, no podrías tener a tu lado mejor compañía.


¿Sabes cual es una de las cosas que más me tocan el corazón? Que no dejan de ser unos cachorros, unos viejitos, pero unos cachorros, su corazón sigue siendo todo para ti. Nunca abandones a un perro, por favor.
He tenido muchos perros a lo largo de mi vida y, prácticamente, en todos los casos, estuvieron conmigo hasta el final y te puedo asegurar que no cambiaría la experiencia de convivir con un perro “anciano” por nada del mundo. Te voy a decir por qué:

  1. Un abuelo de cuatro patas, te va a comprender mejor que nadie ¿quién mejor que él/ella que lleva contigo tanto tiempo?
  2. Cuando le miras a los ojos, compartes con tu perro un nivel de verdad con el que muy difícilmente podrán rivalizar las personas que te rodean.
  3. Sabe cómo te sientes. Existe una relación tan especial entre los dos que, con sólo mirarte, sabe cómo te encuentras: triste, alegre, nervioso, enfadado…
  4. Con la edad, los perros consiguen calma, una dignidad tranquila que pocas personas consiguen tener.
  5. No hay mejor compañía para un cachorro que un perrabuelo. Además de estar dotados de una enorme paciencia para tratar con ellos, pueden ser unos magníficos maestros, les pueden enseñar a subir escaleras, a abrir las puertas, a esconder comida en el jardín…


Además, los perros ancianos, en la mayoría de los casos, todavía son “cachorros de corazón” y a veces juegan y se comportan como si aún lo fueran, de una forma más tranquila, eso sí.

En tu corazón, sigue siendo aquél cachorro que un día llegó a tu vida, aunque ya tenga limitaciones físicas típicas de la edad, como pérdida de visión, oído, dificultad para correr, para subir o bajar escaleras…
Pero lo más importante de todo esto es que, cuando miras atrás y ves todo lo que has vivido junto a él/ella, tu agradecimiento es infinito. Si no hubiera llegado a tu casa aquel día, en el que era un cachorro juguetón y travieso, hoy no tendrías a tu lado a un perrabuelo lleno de verdad y dignidad.


Los perros ancianos traen más vida a tu vida, no lo olvides. Por favor, nunca los abandones, ellos jamás lo harían.


Saludogs


No hay comentarios:

Publicar un comentario