HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




miércoles, 14 de marzo de 2018

LA NOCHE QUE LLORARON LOS LOBOS; POR TICO MEDINA


El  14 de marzo del 1980, o sea hace ahora 38 años, moría trágicamente en las nieves eternas de Alaska, intentando contar en imágenes, brillantes como siempre, una carrera de perros con trineo.
– “¡Más cerca, más cerca!”
Era su lema, a pesar del riesgo. Cuando el rigor de lo que se quiere contar se convierte en una crónica mortal, el investigador, como él era, fundamentalmente se convierte en protagonista de una gran aventura que, en muchas ocasiones, lleva consigo el juego de la vida y de la muerte.


Se llamaba Félix Rodríguez de la Fuente, y se había convertido en muy poco tiempo en un  héroe a escala mundial. Sí, a escala mundial. Felix, que lo reunía todo para ser lo que fue, incluyendo su propio adiós. Y con sus compañeros de viaje de Televisión Española se nos iba tan lejos que no había más que mirar el mapa, pero a la vez tan cerca, sobre todo en el pueblo español.
Lo cierto es que Félix fue amigo y compañero mío incluso en la discrepancia. Yo defendí a los pastores de las sierras del norte de España frente a los lobos que habían de ser cazados con trampas o cercados de piedra cuando en un tiempo del hambre arriba, bajaban hasta las últimas esquinas de los pueblos de la piedra y de la hiedra, dispuestos a cazar lo que fuera.


Aparecían los animales: vacas, ovejas, caballos… muertos en las últimas esquinas de las aldeas de la nieve, y también el miedo. Sin embargo, Félix defendía de una forma eficaz y brillante la defensa de un animal, hermoso, de ojos amarillos, que estaba en peligro de extinción.
Tanto es así que Félix y yo, él desde la tele y yo desde las páginas del diario ABC en el que era jefe de reporteros, fuimos adversarios dialécticos, aunque cuando nos veíamos nos abrazábamos. No en vano, yo había sido aquel que le llevó un día a Televisión Española, a poco de nacer “La ventana de plata”.


Ocurrió así, en el programa que hacíamos a diario Yale y yo de noticias de todo tipo, a la una de la tarde, en aquel gran garaje que era la avenida de la Habana de Madrid. Recibimos la noticia de que había un médico dentista que estaba preparando un viaje a Groenlandia, donde quería encontrar la huella, la presencia, de un halcón de los pueblos helados, al que llamaban el Príncipe de las Nieves. Así que me acerqué a la consulta de aquel doctor llamado Félix, y allí estaba, junto al doctor Sol, en el barrio de Chamberí de Madrid, donde le encontré y hablé con él por vez primera.
– “En efecto, ese es mi proyecto, nada fácil, pero que vamos a realizar si Dios quiere.”
Así me dijo y allí se inició la historia.


Era un hombre guapo, de aspecto fuerte, un burgalés de Poza de la Sal, enamorado de la naturaleza desde su nacimiento en el corazón de la vieja Castilla. Le entrevisté en nuestro programa de mediodía y estuvo como siempre, brillante, directo, apasionado, y sobre todo haciendo creíble la enorme aventura de los animales, hermanos del ser humano.
Al dia siguiente recibimos la orden. La orden, sí, de que “aquel Rodríguez de la Fuente” había que repetirlo cuanto antes. No existía entonces aquello de las audiencias, la gente aún creía que una antena de televisión -había muy pocas-, era un pararrayos en los tejados de muy pocas casas de España. Pero la recomendación decisiva venía del primer espectador, del Palacio del Pardo, di-rec-tí-si-ma-men-te.


Tuvo, por suerte para todos, su programa propio semanal. Hasta que se convirtió en una leyenda. Arrasó -con acento en la ‘o’- tanto y de tal forma que “hizo que el español en general y en masa terminara, primero conociendo, y después amando a los animales de todo tipo y condición, desde la humilde raposa hasta la inmensa boa, a la que abrazó en su viaje a la llanura venezolana.
Hizo libros, películas, series, fascículos, conferencias… y convirtió al hermano animal en un  excepcional compañero de viaje por el planeta tierra. Hasta que se nos fue aquel día de marzo en el norte helador de los Estados Unidos.
Cuando se fue, el llanto fue unánime y el canto general. Siempre le recuerdo, y ahora que se le multiplica en su serie fascinante de televisión, en La 2, “El hombre y la tierra”, quiero en esta página levantar su figura, tan hecha ya en bronce en tantos lugares, parques y jardines, plazas y bosques de España, en este bloc del recuerdo.


Es hermoso el poder comprobar que su memoria, y sobre todo su enseñanza, es inolvidable, constante, irrepetible. Murió  joven, como los héroes y los dioses. Había nacido el 14 de marzo de 1928. Murió un 14 de marzo también, al cumplir los cincuenta y dos años. Esa noche, bajo las estrellas de los montes de Zarzalejo, cerca del Escorial de Madrid, en un pueblo cercano, escuché el aullido del lobo. Estaba llorando.




Publicado en el Blog de Tico Medina

2 comentarios:

  1. Perdóneme que le corrija, pero Félix murió con 52 años, buenas tardes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu corrección, lo había leído, pero no se me ocurrió hacer las cuentas.
      Un abrazo y gracias

      Eliminar