HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




viernes, 20 de abril de 2018

VIVIR CON UN PERRO; POR EDUARDO CASAS HERRER


Desde hace unos años, el número de perros en los hogares españoles está aumentando. Según las estadísticas, hay en torno a seis millones censados en España —a los que hay que sumar una gran cantidad de ilegales cuyos dueños muestran su falta de civismo al no inscribirlos en los registros correspondientes—. He visto cómo en mi barrio cada vez se ven más por la calle y también puedo ver cómo muchos no reciben una calidad de vida suficiente.
Un perro no necesita vivir en una finca ni pasar el día al aire libre. Se adaptan, desde los más grandes a los diminutos, muy bien a un piso. Así pues, esa no es excusa para privarse de uno, pero hay otras preguntas que un futuro propietario se debe plantear. Las dos principales son qué presupuesto tengo y de qué tiempo libre puedo disponer.


Un can no es barato. Entre alimento y veterinario, el gasto ronda los mil euros anuales por cada uno. Si no dispones de ello, mejor plantéate otro tipo de compañero.
Lo que más exigen, por su salud y por la tuya, es ejercicio. Si no dispones de un mínimo de dos horas —mejor tres— que dedicarle, tu familia no debería tenerlo. Si no salen a la calle, a juntarse con otros semejantes y a cansarse, serán infelices. La mayoría de problemas de comportamiento están derivados de una socialización y ejercicio insuficientes. El viejo adagio de los especialistas es «un perro cansado es un perro feliz».


No le valen excusas. No le sirve que lleguemos cansados de trabajar. No es un condicionante que llueva, haga frío o calor. Necesitan salir y relacionarse. Nosotros tenemos que estar preparados para ello. Pasear bajo la lluvia es agradable si uno está bien preparado. Es buena idea tener ropa —vieja o fuerte... o ambas— solo para sus paseos, porque se va a ensuciar de barro, babas y marcas de patas, calzado cómodo y una mochilita con agua, un bebedero y algunos elementos de higiene y primeros auxilios.
Piensa que te necesitan todo el año. También en vacaciones. Tendrás que adaptar tus viajes o conseguir alguien que los cuide mientras tanto. Unos días en la playa —donde acepten perros— puede ser una experiencia muy enriquecedora, sobre todo si a tu mascota le gusta bañarse.


Si estás decidido a adquirir uno, tendrás que predisponerte a entenderle. No es un humano pero tampoco un juguete ni un autómata. Tiene su voluntad y necesita comprender su lugar en la vida y en la familia. Si no sabes, busca la ayuda de un especialista y hazlo pronto, porque las malas costumbres se corrigen mejor cuando no estén demasiado asentadas.
Ten en cuenta que tu perro te dará buenos y malos momentos. Que los cachorros son juguetones y destrozones. Que les cuesta unos meses aprender dónde tienen que evacuar —y que vas a tener que recoger sus excrementos siempre y en todo lugar, que por unos pocos incívicos, el conjunto de propietarios cogen fama inmerecida—. Que puede tener enfrentamientos con otros chuchos —hasta que esté bien educado— o se puede escapar durante el celo de las hembras —si no lo castras, lo que es un seguro de vida para ambos sexos—. Que se puede poner enfermo o tener algún problema psicológico, como el trastorno de ansiedad por separación. Si no estás dispuesto a aguantar sus problemas, entonces no quieras incorporar uno a tu familia.


Para un perro, sobre todo si ha estado contigo desde cachorro, tú lo eres todo. No comprende otra cosa que estar junto a su familia, protegerla y jugar con ella. Un abandono o renuncia es destructivo para su psique y el primero, además, le condena a una muerte casi segura y es un delito. Si no lo quieres para siempre a tu lado, búscate otra cosa, a poder ser, inerte, para adornar tu casa.
Debes comprender también que el perro tiene un lugar en el hogar y que no está destinado a ser el jefe ni a imponer su voluntad. Subirá a los sitios que tú le permitas, comerá a las horas y en los sitios señalados, y, en resumen, deberá cumplir las normas que se decidan. Enseñarle sin violencia es fácil. Si no sabes, busca ayuda.


Solo si se cumplen todas las condiciones enumeradas estarás capacitado para tener uno. Elige al que puedas manejar y, sea grande o pequeño, déjale ser perro. Me encuentro con muchos de raza pequeña —Yorkshire terrier sobre todo— cuyos dueños los tratan como si fueran un peluche, cogiéndolos en brazos cada vez que se cruzan con otro animal y brindándoles una sobreprotección que no necesitan. No selecciones un animal tozudo o de carácter difícil si es tu primer perro —aquí entran desde los pitbull a los nórdicos, en general— y adecúalo a tus necesidades —un pastor belga malinois necesita mucho más actividad, física y mental, que un golden retriever, si bien el mínimo son dos horas diarias hasta para el más tranquilo de todos—.


Y, por supuesto, considera adoptar a un mestizo abandonado en vez de comprar uno de raza. Las mezclas tienen una salud mucho mejor que los pura raza, dado que tienen una mayor variedad de genes —las razas se mantienen a base de cruzar un número de familias muy pequeño, lo que trae una muy dañina endogamia—.


Yo he tenido muchas mascotas desde niño —peces, canarios, hamsters, tortugas, y hasta un loro y un gato— y no hay ninguna con la que se logre la afinidad, compenetración e intercambio de amor que hay con un perro. Entienden gran cantidad de lo que decimos hasta extremos sorprendentes y son capaces de cualquier cosa por protegernos y hasta solo por alegrarnos si nos ven tristes. Saben detectar las variaciones de nuestro ánimo y tratar de compensar para llegar al equilibrio que un perro socializado siempre mostrará.


Cada perro tiene su carácter. Incluso dos hermanos de camada pueden mostrar comportamientos muy diferentes. A algunos les gusta bañarse en ríos y otros odian el agua. Los hay que prefieren tumbarse a tus pies —o a tu lado, si les dejas— y otros prefieren verte a una cómoda distancia. Lo más importante de todo, unos son sumisos y otros dominantes y cada uno necesita su trato particular.
Por eso, piensa muy bien si estás dispuesto a modificar tu vida para aceptar a uno a tu lado. Yo, durante diez años no pude, porque mi trabajo me lo impedía. Ahora, que vivo en pareja, entre los dos nos apañamos para darle a nuestras dos chicas la atención que necesitan.

 
 Dualla y Asli, las perras del autor

Si, después de todo, adquieres uno y no eres capaz, has cometido un error que puede condenar a una vida miserable a alguien para quien lo eras todo. Si, además, lo abandonas o no le das los cuidados que necesita, eres un miserable además de un delincuente.


 

Publicado en The Huffington Post por Eduardo Casas Herrer
Policía especializado en Delitos Tecnológicos, profesor univesitario y escritor.




No hay comentarios:

Publicar un comentario