HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




lunes, 28 de mayo de 2018

¿COMO SABER SI MI PERRO TIENE DIABETES?


La diabetes en perros es una alteración endocrina frecuente, sobre todo en canes mayores y de mediana edad. Es importante detectar la enfermedad a tiempo para pautar un tratamiento. En este post te ayudamos a responder a la duda “cómo saber si mi perro tiene diabetes” y te explicamos todo lo que necesitas conocer sobre la diabetes canina.

¿Qué es la diabetes en perros?

La diabetes canina (igual que la diabetes en personas) es una alteración del sistema endocrino del perro. Este sistema es el encargado de segregar las hormonas que regulan algunas de las funciones del cuerpo.
La diabetes es una enfermedad que ocurre cuando el organismo del perro no es capaz de producir insulina o bien de usarla correctamente. Esto hace que el can tenga niveles de azúcar en sangre demasiado altos, algo muy peligroso para la salud.


¿Qué es la insulina y por qué es tan importante para el cuerpo?

La insulina es una hormona que se produce en el páncreas y que permite que las células del organismo de un animal puedan aprovechar la glucosa (el azúcar) de la sangre y utilizarla para funcionar.
La glucosa es “la gasolina” del cuerpo, es lo que permite al organismo producir energía, que luego las células utilizan para llevar a cabo procesos vitales como la digestión, la reparación de tejidos, la multiplicación celular, etc.
Es decir, las células necesitan glucosa porque ésta es su “combustible”, pero a su vez necesitan la insulina para captar esa glucosa presente en la sangre. Por lo tanto, sin insulina las células no pueden detectar la glucosa, interpretan que no hay, y envían señales para que el cuerpo produzca más. Este es el origen de la diabetes en perros, e personas y en otros animales. 


Como explican los veterinarios del equipo de Barkibu, el problema es que esas señales que las células envían al no detectar la insulina hacen que el cuerpo queme más grasas y proteínas para producir más glucosa. El organismo va acumulando esa glucosa, pero las células no son capaces de detectarla debido a la falta de insulina. Al final, la sobreproducción de glucosa comienza a generar graves problemas de salud, presentes en todos los casos de diabetes en perros:
  • El perro bebe mucho más de lo normal y orina muy frecuentemente, pudiendo  llegar a deshidratarse: porque la glucosa se filtra en la orina, previo paso por los riñones, y arrastra con ella gran cantidad de agua.
La quema continuada de grasas y proteínas (cuerpos cetónicos) hace que se acumulen un montón de sustancias tóxicas en la sangre.

Tipos de diabetes canina

Existen dos tipos de la enfermedad:
  1. Diabetes tipo 1 o insulino-dependiente: se da cuando el páncreas del perro no produce suficiente insulina. En este tipo, la administración de insulina de por vida es necesaria como tratamiento para la enfermedad.
  2. Diabetes tipo 2 o no insulino-dependiente: ocurre cuando hay suficiente insulina pero el cuerpo no es capaz de usarla adecuadamente o bien cuando el páncreas produce insulina pero no toda la que el organismo necesita.
La gran mayoría de perros que sufren diabetes son del tipo 1. La diabetes en perros de tipo 2 está muy ligada a problemas de sobrepeso y obesidad. Este segundo tipo es más frecuente en gatos, y también en personas. 


Cómo saber si tu perro tiene diabetes

Los síntomas de la diabetes canina están directamente ligados a la sobreproducción de glucosa. Algunos de ellos son muy visibles.
Un perro diabético puede perder peso a pesar de comer más de lo habitual, debido a la pérdida de glucosa, una importante fuente de energía.
Los signos clínicos de la diabetes en perros son:
  • El perro orina mucho y con mucha frecuencia (poliuria)
  • El perro bebe más agua de la normal (polidipsia)
  • El perro come mucho más que antes, pero no engorda (polifagia)
  • Letargia: el can se muestra cansado y poco activo
  • Formación de cataratas en los ojos y pérdida de visión: las cataratas son la complicación más frecuente, y una de las más importantes, asociada a la diabetes en perros. Son irreversibles y pueden evolucionar con bastante rapidez. En la mayoría de los perros diabéticos, las cataratas aparecen en los 5 o 6 meses después de haberse diagnosticado la diabetes.
  • Otros problemas: abdomen hinchado, vómitos y diarrea, crisis convulsivas, etc. 


Tratamiento de la diabetes canina

Como ya hemos visto, la mayoría de veces la diabetes en perros es del tipo I o insulino-dependiente. Eso quiere decir que, para mantener a raya la enfermedad, es necesario administrar insulina por vía intravenosa al perro diariamente. Igual que ocurre con las personas, hay que regular artificialmente los niveles de insulina del cuerpo ya que el organismo, por sí mismo, no es capaz de hacerlo. 


En general, el tratamiento para la diabetes canina comprende tres grandes ejes:
  1. Administración de insulina: se suele pautar la administración de insulina de manera que es el mismo propietario quien la inyecta diariamente a su perro.
  2. Dieta adaptada: por comodidad, se suele elegir una dieta de pienso para perros diabéticos aunque también es posible ofrecer dietas naturales adaptadas.
  3. Aumento del ejercicio moderado: el ejercicio es bueno y necesario para los perros diabéticos.
En perras hembras, se recomienda la esterilización para evitar desajustes hormonales que puedan interferir con la diabetes.
Publicado en Nutroexpertos
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario