HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




miércoles, 18 de julio de 2018

EL REFUERZO SOCIAL: TÚ COMO RECOMPENSA DE TU PERRO


Los perros son animales sociales. Eso es incuestionable. Y como animal social, la integración y pertenencia a un grupo es un gran motivador. Los perros dan un gran valor al refuerzo social que obtienen de las personas a través de las emociones. Este refuerzo social, la pertenencia a un grupo con sus emociones sociales, es la raíz del vínculo que puedes crear con tu perro. ¿Por qué no usar más frecuentemente estas motivaciones sociales para generar conductas en el perro? ¿Qué tipos de refuerzo social existen?

 
Lo que comúnmente se hace para generar nuevas conductas en el perro es utilizar un reforzador primario, por ejemplo la comida a través de premios (aunque se está empezando a considerar al refuerzo social también como un refuerzo primario), recompensando las conductas que queremos que se repitan, puede ser guiando al perro o por medio del moldeado con aproximaciones a la conducta deseada.
Pero, ¿qué sucede cuando desaparece ese reforzador primario? Que la conducta también desaparece. Dependes de ese reforzador para que tu perro haga lo que le pides. Puede estar bien para ejercitar mentalmente al perro  enseñándole diversas habilidades caninas o trucos, pero si te conviertes tú como persona en su principal recompensa, no tendrás que depender de otros reforzadores, estarás fortaleciendo su capacidad social y llevarás el vínculo con tu perro a un mayor nivel. 


Incluir los refuerzos sociales que a continuación te expondré dentro del esquema de aprendizaje de tu perro es fundamental para que las conductas aprendidas se perpetúen en el tiempo, ya que estos motivadores hacen que dichas conductas sean consistentes y que se fijen fuertemente en el perro por su carácter social.


Refuerzos Sociales

El contacto físico: los perros se consuelan, se muestran afecto y emociones a través del contacto físico directo. Por lo tanto, ¡fuera tabús! Toca durante el juego, acaricia, masajea...a tu perro. Es una de las mejores formas de reforzarle. Pero también deja que tu perro te toque y acaricie de forma socialmente correcta como recompensa, de esta manera sabrás si el estado emocional del perro durante los ejercicios es el óptimo y, por otro lado, la intensidad y duración de los contactos mutuos te darán una idea de su estado social.


El juego: el juego es muy importante para los perros, es un refuerzo social muy fuerte, los cachorros aprenden sus primeras conductas sociales a través del juego. Jugando con tu perro se fortalece el vínculo. Para que el juego sea un reforzador social no tiene que estar monopolizado por una de las partes (normalmente la parte humana): si siempre ganas y cambias las normas a tu antojo, tu perro no se implicará en los ejercicios. El juego debe tener unas reglas sencillas a través de señales verbales o gestuales que tu perro entienda. Por ejemplo, se puede construir un juego con un mordedor para reforzar socialmente la llamada: en un principio se juega con el perro pero pidiéndole que lo suelte, luego se le llama y se juega con él, pero en esta ocasión se deja que él gane y se lleve el mordedor. En este ejemplo el juego social con el perro tiene unas reglas: si te llamo, te acercas, jugamos y ganas el juego.


La aceptación: la permanencia dentro de un grupo es un gran motivador. Si tienes varios perros y quieres practicar el manejo conjunto pero dejas fuera a uno de ellos, verás que lo pasará mal, se agobiará porque querrá estar con el grupo. Puedes usar como reforzador y castigo el sacar y luego introducir dentro del recinto de trabajo al perro que no haya atendido a las indicaciones mientras practicas con los demás (¡cuidado! Si no atiende. NO si se equivoca, para ello se debe tener una señal que le indique que se está equivocando y que tiene que pensar y probar otra conducta. Y como ves, la palabra castigo no tiene que implicar pegar o maltratar al perro, no nos auto censuremos en el lenguaje, las cosas claras y sin eufemismos).


La atención: también prestar atención a tu perro, aunque sea sólo mirándole, es un reforzador social. Es más, muchos perros prefieren una atención negativa, como el enfado del dueño, a una absoluta desatención (esto es lo que pasa cuando un perro llama la atención ladrando su dueño le regaña: está reforzando esa conducta). Los diferentes niveles de atención y desatención permitirán influir de forma precisa en la conducta del perro.


La cercanía: lo natural en los perros es que su grupo social esté junto (no es natural que un perro viva aislado de su grupo de convivencia, como muchos perros de jardín) y que cada miembro esté pendiente de dónde están los demás (a que esto te suena, a que tu perro sabe en todo momento dónde estás dentro de casa). Por lo tanto, hay que dejar que el perro se mantenga cerca reforzando y potenciando el vínculo haciendo que la comunicación se afine y sea más sencillo practicar nuevos ejercicios (no lo lleves al extremo de tener al perro encima todo el día, también es necesario que sepa estar solo en una sala para no tener problemas de comportamiento).


Como acabas de leer, existen más reforzadores sociales a parte de las caricias. Usa estos motivadores y tu vínculo con el perro se incrementará enormemente y dejarás de depender de reforzadores extras porque TÚ SERÁS LA RECOMPENSA DE TU PERRO.



Publicado en Educando a tu Mascota
(Modificado del libro 'Tu perro piensa y te quiere. Entrenar perros no es como te lo habían contado' de Carlos Alfonso López García)



No hay comentarios:

Publicar un comentario