HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




martes, 24 de julio de 2018

EN EL COCHE...UN VIAJERO MÁS, PERO BAJO CONTROL


El verano ya está aquí y con él las vacaciones. Son uno de los momentos más deseados por todos. Para los que tienen una mascota, en contra de lo que muchos se creen, no suponen ningún problema si se planifica todo con antelación. Hoy vamos a hablar de los viajes en coche. Se trata del medio más cómodo, ya que permite hacer paradas para que su animal descanse, estire las patas y haga sus necesidades. 


Para que vaya bien se le tiene que acostumbrar desde una edad muy temprana. Antes del viaje debe acudir al veterinario para que le haga una revisión completa al animal (que puede incluir la desparasitación y la administración de sus vacunas anuales). También debe informarse -como precaución- que tipo de pastillas puede administrar al perro o gato, para llegado el caso, evitar mareos o para tranquilizarlos si nuestra mascota es más inquieta o nerviosa. Debe tener en cuenta que un animal suelto en el vehículo puede aumentar el riesgo de sufrir un accidente ya que puede: aumentar la distracción del conductor, interferir en la conducción al subirse encima del que maneja el volante, si el perro va asomando la cabeza por la ventanilla (además del riesgo de caída del animal) puede afectar a los que vayan por la calle, así como provocar daños al resto de ocupantes en el caso de un frenazo brusco. 


Según podemos ver hay unos datos en los que se revelan que, año tras año, se producen miles de accidentes de tráfico con víctimas o daños materiales relacionados con animales domésticos, que a su vez provocan, desgraciadamente, la pérdida de vidas humanas. Por ello, resulta vital controlar a nuestra mascota cuando paseemos con ella, en las paradas de descanso en nuestros viajes y cuando viaja con nosotros en el interior del vehículo como un pasajero más. Por otra parte y según un informe del RACE (www.race.es/-/transporte-mascotas-en-el-vehiculo) los casos en los que se relacionan directamente mascotas y seguridad vial se concentran en tres situaciones: el animal es atropellado tras un abandono o pérdida (sin control), el animal circula como peatón con su dueño (con control) y tercero, cuando este es ocupante de un vehículo, por lo que recibe y, en su caso, provoca lesiones a otros ocupantes en el accidente.



Un pasajero más

Según el Reglamento General de Circulación, el conductor del vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente en la conducción. Además de que deberá cuidar especialmente de mantener la adecuada colocación de los objetos o animales transportados. Además, la Ley sobre Tráfico, Circulación de vehículos a Motor y Seguridad Vial asegura que en el caso de llevar mascotas en el coche (son un pasajero más), los agentes de tráficos pueden inmovilizar todo aquel vehículo en el que se puede detectar posibilidades de movimiento y campo de visión; así como posición de los pasajeros o por la colocación de los «objetos» transportados (esos «objetos» pueden ser maletas, bultos o nuestro perro). Por ese motivo lo más recomendable es que nuestra mascota no vaya suelta por el vehículo. Según la DGT cuando viajamos con perros en el interior de un vehículo, se colocará un separador que impide que ocasione molestias o pueda ser causa de distracciones. 


Sistemas de sujeción y protección

Como todo en esta vida lo barato resulta caro a la larga y en el caso de seguridad no hay que escatimar; pero tampoco hay que dejarse avasallar. En la actualidad en el mercado existen sistemas sencillos para llevar de viaje a nuestra mascota y que todo resulte placentero para ella y para nosotros. A la hora de elegir un sistema de sujeción seguro, hay que optar por los que han demostrado su eficacia mediante ensayos de choque o que están homologados mediante normas europeas. Según la talla o el peso del animal, se pueden establecer diferentes sistemas de sujeción o retención.

 

Redes: Las más corrientes y económicas. Suelen ser de nylon y se enganchan a cuatro puntos fijos del coche. Hay que comprobar si su tamaño es adecuado al coche (que cubra del techo al suelo). Tenga cuidado si la red es elástica, impide que el animal se mueva, pero, en caso de impacto, no retiene a la mascota.



Barras separadoras: Es un entramado de barras horizontales y verticales que se adaptan a la altura y anchura del coche, impidiendo que el animal pase a la zona de los pasajeros. Son fáciles de instalar (quedan fijas por presión) y retienen mejor al animal, pero en muchas ocasiones no aguantan el empuje de un perro grande.


Arnés de seguridad: Es una correa que por un lado se engancha al arnés del perro y, por otro, tiene una lengüeta que encaja en el broche del cinturón de seguridad. En colisiones a poca velocidad son eficaces.
 

Barreras a medida: Son unas rejillas, normalmente metálicas, hechas a medida para cada modelo de vehículo. Generalmente, se realizan para retener cualquier tipo de carga, pero actúan perfectamente en el caso de los animale. Algunas empresas fabrican barreras para distintos modelos de vehículo.


Transportines: Son una buena opción, reducen la movilidad del animal y se pueden colocar en el lugar adecuado. Es conveniente colocarlo junto a la barrera o elemento de retención, si no en la zona de carga, pegado al respaldo del asiento trasero. Muchos llevan unas ranuras que permiten sujetarlo con el cinturón de seguridad.


Antes de iniciar el viaje...

- Asegúrese de que el animal ha hecho sus necesidades. En viaje largos hay que parar cada cierto tiempo y sacarlo a dar una vuelta.
-Existen pastillas para evitar mareos y también tranquilizantes. No le de cualquiera, consulte con su veterinario.
-Se recomienda que el animal este en ayunas durante las 12 horas anteriores al viaje.
- No lleve al animal en brazos ni coloque el transportín en el asiento del copiloto si el coche lleva airbag.


- Si hace una parada nunca deje al animal en el interior del coche al sol, déjelo a la sombra y siempre con una rendija abierta de la ventanilla abierta para favorecer la ventilación; pero que no se escape el animal.
-Cuando lleguen a su destino, un pequeño paseo, un buen cuenco con agua y déjelo descansar...



Publicado en ABC


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario