HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL FUE MALTRATADO




martes, 29 de octubre de 2019

PERROS QUE DAN VIDA



Entonces Walsh dejó entrar a Kolya, un hirsuto pastor de los Pirineos blanco, que trepó a la cama de la mujer y se acurrucó contra su cuerpo. Transcurrieron cinco minutos en silencio. Luego la mano de la paciente se movió hacia el perro, y comenzó a acariciar su suave y abundante pelaje. Pasaron cinco minutos más. La mujer, sonriendo, murmuró: Tan divino... .
Lo acarició durante media hora, llamándolo mi amigo, continúa Walsh. Durante ese tiempo vi como el monitor de presión sanguínea bajaba y bajaba.


Desde luego, Kolya no es el único terapeuta que cumple con sus rondas en el enorme complejo clínico de la universidad UCLA. También hay un perro de caza llamado Platinum, un Pug llamado Egor y un galgo de nombre Aladino, por no hablar de los ocho setter irlandés, cuatro Labradores negros, dos pastores alemanes y muchos otros perros de razas mezcladas.



Los mimos caninos e iniciaron durante los años 80 como una actividad recreativa más para los pacientes, como las visitas de payasos a las alas pediátricas y las presentaciones de cantantes en los asilos. Pero últimamente han evolucionado hasta convertirse en un importante y creciente componente de la atención médica moderna.
Y no sólo en UCLA.


En el hospital Mount Sinai en Nueva York e incorporaron perros a los tratamientos de rehabilitación de pacientes con lesiones cerebrales y espinales. En el Colegio Médico de Virginia en Richmond, Sandra Barker trae consigo a su propio perro de raza lhasa Apso para tranquilizar a los pacientes de terapias de electroshock que tiemblan antes del tratamiento. En Texas se usan perros para motivar a los niños que se recuperan de quemaduras, y para calmar a los pacientes en los pabellones de Alzheimer.


Un paciente casi arrancaba la manija de la puerta, exigiendo que lo ataran, cuenta Mara Baun, profesora de enfermería de la Universidad de Texas que ha escrito 13 estudios acerca de los beneficios médicos que producen las mascotas. El personal no podía alejarlo de la puerta. Pero entonces intervino un setter irlandés, aunque no había sido entrenado para hacerlo. Tomó de la manga al paciente, y éste lo siguió con toda calma. Los animales han funcionado tan bien, que tal vez ea cuestión de tiempo hasta que convenzan completamente a las organizaciones de administración médica (HMO por us siglas en inglés), quienes llevan la batuta en las instituciones clínicas.


Las aseguradoras deberán reconocer los beneficios de las terapias asistidas por animales, y reembolsar sus costos , predice Barker. Ella es autora de un estudio aparecido en la publicación Psychiatric Services, que se realizó con 230 pacientes a quienes e trató con (o sin) perros. Las sesiones asistidas con perro redujeron claramente la angustia en pacientes depresivos o con demencia, y redujeron a la mitad el nivel de angustia en pacientes psicóticos.La mayor parte de los perros que se desempeñan en hospitales están certificados por la Therapy Dogs International, una organización con sede en Nueva Jersey, o la Delta Society de Seattle, entidad no comercial que acepta perros en base a su personalidad, obediencia y entrenamiento en protocolos hospitalarios. Delta estima que sus 4.500 mascotas han prestado servicios a más de 350.000 pacientes en 45 estados.


El programa de UCLA se inició en 1994, por iniciativa de Kathie Cole, enfermera de terapia cardiovascular y amante de los perros. Logró convencer a los directivos de su hospital que los animales podrían alegrar a pacientes de transplante de corazón, durante los meses que pasan en el hospital esperando un órgano. Si se inicia un ciclo depresivo, la fisiología del individuo se desploma , asegura. Tanto éxito tuvieron los perros en su unidad que el programa se extendió a 26 de las 34 unidades de pacientes internos del hospital, y los beneficios de la compañía canina llegaron a más de 17.000 pacientes. 


Los 40 perros que se tienen ahora como voluntarios pasan por una evaluación de una hora en que deben permanecer inmutables ante sillas de ruedas tambaleantes, desconocidos que gritan y atemorizantes marañas de tubos. Se asesora al personal médico para que aprenda como poner a los animales en las camas, para alentar el contacto visual entre perros y enfermos y lavar las manos de los pacientes antes y después de las visitas. Cada perro tiene una identificación con fotografía y una cinta en la cabeza con un diseño de huellas.


Los investigadores ya comenzaron a distinguir entre actividades asistidas por animales, que se practican en unos 600 hospitales de EE.UU., y la terapia formal asistida por perros, una disciplina más reciente donde los édicos los utilizan para lograr un objetivo terapéutico específico. Hace poco sonaban ruidosas carcajadas en la sala pediátrica del Centro Médico UCLA cuando Corky, un terrier, comenzó a bailar para un paciente de transplante de dos años de edad. ¡Quiero que venga a mi cama!, insistió el paciente de al lado, de seis años. Mientras tanto, a dos pisos de ahí se llevó a cabo una intervención más especializada. Un terapeuta recreativo utilizaba a Ginger, un pastor australiano, para ayudar a un paciente de cirugía cerebral a recuperar el equilibrio. Chris Pereira, de 26 años, tenía suero por vía intravenosa y estaba sujeto con un arnés. Con su brazo débil, se inclinaba para acariciar a la perra y lanzarle una pelota para que la atrapara. No puedo dar vuelta la cabeza y mi vista no es muy buena, dice Pereira. La mascota me infunde coraje. 


Aunque ya hay fundaciones y compañías de alimentos para animales que financian los estudios, la investigación clínica de animales y humanos aún lucha por obtener el apoyo económico y el respeto que cree merecer. Muchas veces se deja de lado la atención médica de baja tecnología , se queja Nancy Dapper, integrante de Delta y ex funcionaria de la Administración Federal de Financiamiento de la Atención Médica. Pero creo que hemos llegado a un punto en el que los consumidores mismos exigirán servicios asistidos por animales.


De ser así, la demanda provendrá de pacientes como Daniel Uribe, de 78 años y que recibe tratamiento cardiovascular. Está atrapado en un hospital de UCLA, rodeado de jeringas, monitores y otras máquinas de alta tecnología. Pero también recibe los mimos de un pastor alemán llamada SisKa. Ella es la vida misma , dice con una tierna sonrisa. Es como el aire y el sol.



domingo, 27 de octubre de 2019

LA AMÉRICA SALVAJE DE DANIEL SMITH (SPANISH & ENGLISH)


Daniel Smith, uno de los artistas de vida salvaje más importantes de Estados Unidos, goza de gran reconocimiento por sus representaciones del mundo natural. Está inspirado en su entorno en el suroeste de Montana y pinta a partir de su experiencia personal. También ha tenido una fascinación de por vida con África y viaja con frecuencia buscando inspiración artística. Daniel ha estado pintando a tiempo completo durante más de veinte años. Sus obras se encuentran en la colección permanente del Museo de Arte Hiram Blauvelt, el Museo de Arte Leigh Yawkey Woodson y The Wildlife Experience. Daniel participa anualmente en la exhibición Masters of the American West en el Centro Nacional Autry y en la exhibición Western Visions en el Museo Nacional de Arte de la Vida Silvestre. Ha ganado numerosos premios de la Sociedad de Artistas Animales, además de haber sido elegido como "Artista del Año" por varias organizaciones de conservación. A lo largo de su carrera, Smith ha utilizado su arte para ayudar y respaldar muchos esfuerzos de conservación. Se siente en deuda con el mundo natural que ha sido la única inspiración para su carrera premiada. 



Daniel Smith, one of America’s foremost wildlife artists, enjoys wide acclaim for his depictions of the natural world. He is inspired by his surroundings in southwest Montana and paints from personal experience. He also has had a lifetime fascination with Africa and travels there frequently seeking artistic inspiration. Daniel has been painting fulltime for over twenty years. His works are in the permanent collection of The Hiram Blauvelt Art Museum, Leigh Yawkey Woodson Art Museum and The Wildlife Experience. Daniel participates annually in the Masters of the American West exhibit at the Autry National Center and the Western Visions exhibit at the National Museum of Wildlife Art. He has won numerous awards from The Society of Animal Artists as well as being chosen as “Artist of the Year” for several conservation organizations. Throughout his career Smith has used his art to aid and endorse many conservation efforts. He feels indebted to the natural world that has been the sole inspiration for his award winning career.


















viernes, 25 de octubre de 2019

¿PORQUÉ LOS GATOS SON MÁS INDEPENDIENTES QUE LOS PERROS?


Es un tópico bien conocido por los dueños de mascotas: los gatos son animales domésticos, pero se comportan más como un compañero de piso casual que como un animal de compañía, y en la comparación muestran mucho mayor desapego hacia la mano humana que le da de comer que los perros. Ahora, un estudio realizado por especialistas en comportamiento animal en la Universidad de Lincoln (Reino Unido) muestra que el factor diferencial en la relación de perros y gatos con sus dueños es la protección y la seguridad. Sencillamente, su gato no te necesita para sentirse seguro como sí lo hace un perro.


Así, generalmente los gatos domésticos no ven a sus propietarios como foco de protección y seguridad de la misma manera que lo hacen los perros, según una nueva investigación.
Si bien la investigación ha ido quitando fama de ariscos a los felinos domésticos y les reconoce más capaces de relaciones compartidas de lo que se pensaba tradicionalmente, esta última investigación muestra que los gatos adultos parecen ser más autónomos y no necesariamente dependientes de otros para obtener un sentido de la protección.


La investigación, publicada en la revista científica PLoS ONE, la ha dirigido el profesor Daniel Mills, profesor de veterinaria conductual de la Escuela de Ciencias de la Vida de Lincoln.
"El gato doméstico ha superado recientemente al perro como animal de compañía más popular de Europa, ya que muchos ven al gato como mascota ideal para los propietarios que trabajan largas horas", apunta el profesor Mills.
"Investigaciones anteriores han sugerido que algunos gatos muestran signos de ansiedad por la separación cuando se quedan solos, de la misma manera que lo hacen los perros, pero los resultados de nuestro estudio muestran que en realidad los gatos son mucho más independientes que los compañeros caninos. Parece que lo que interpretamos como ansiedad de separación en realidad podría ser signos de frustración".


El vínculo de "apego seguro"


Los investigadores de Lincoln adaptaron cuidadosamente la prueba Ainsworth Strange Situation(SST), que ha sido ampliamente utilizada para demostrar que el vínculo entre los niños pequeños o los perros con su cuidador primario puede ser categorizado como un "apego seguro", donde se ve el cuidador como un enfoque de seguridad y protección en entornos potencialmente amenazantes (o desconocidos).
El estudio observó la relación entre un número de gatos y sus dueños, la colocación de los animales domésticos en un ambiente desconocido, junto con su propietario, con un extraño, y también por su cuenta. En diferentes escenarios, evaluó tres características diferentes de apego; la cantidad de contactos que persigue el gato, el nivel de comportamiento pasivo y signos de sufrimiento causado por la ausencia del propietario.


"A pesar de que nuestros gatos eran más vocales con el dueño que con el extraño al dejarles con la otra persona, no vimos ninguna evidencia adicional que sugiera que la unión entre un gato y su dueño era la de un apego seguro. Esta vocalización podría simplemente ser un signo de frustración o la respuesta aprendida, ya que no se observaron otros signos de apego de forma fiable. En situaciones extrañas, algunos individuos buscan estar cerca de su cuidador, muestran signos de angustia cuando están separados y demuestran placer cuando se produce el apego, pero estas tendencias no fueron evidentes durante nuestra investigación", ha explicado el profesor Mills.


Los gatos no dependen de sus dueños para tranquilizarse


"Para los perros, sus propietarios a menudo representan un refugio seguro específico. Sin embargo, está claro que los gatos domésticos son mucho más autónomos a la hora de hacer frente a situaciones inusuales. Nuestros hallazgos no están de acuerdo con la idea de que los gatos desarrollan preferencias sociales", dijo.


Los resultados del estudio revelan que si bien los gatos pueden preferir interactuar con su dueño, no dependen de ellos para tranquilizarse cuando están en un ambiente desconocido, y los investigadores creen que esto se debe a la naturaleza de la especie, en gran parte caracterizado como un cazador independiente y solitario.



Publicado en RTVE



martes, 22 de octubre de 2019

¿CONOCES A VIVIAN, EL TECKEL?



Tengo a Vivian desde que era una cachorrita recién nacida. Mi hermana tiene una perrita llamada Gogo y tuvo una camada. La noche en que nacieron, mi madre se quedó despierta, ayudando a los cachorros, como si fuera una comadrona. Yo fui a visitarles el día siguiente y me enamoré de Vivian al momento.

Desde entonces, hemos vivido juntos en Estados Unidos. Hemos vivido en 4 estados, 5 ciudades y 10 casas y apartamentos distintos. Nos hemos asentado en Brooklyn y nos encanta. Vivian cree que es tan grande como la ciudad en la que vivimos, lo que ha inspirado el libro infantil en el que estamos trabajando: “Vivian el perro se muda a Brooklyn.”
















Publicado en BoredPanda





lunes, 14 de octubre de 2019

MOMENTOS TIERNOS, POR JOHN WEISS (SPANISH & ENGLISH)


"Mi carrera es una historia de amor", dice John Weiss. "El amor de Dios y el talento que me ha dado, el amor de la vida, el amor de mi tema. Y el amor de compartir todos estos regalos con otros a través de pinturas y las historias que cuentan”. Weiss desarrolló su aprecio por el mejor amigo del hombre durante su infancia en Akron, Ohio. "Siempre me han encantado los perros", dice John. "Cuando era niño, mi tía Marian me compró un libro de National Geographic sobre perros y me sumergí en él". Su padre era dibujante a quien John acredita su enfoque disciplinado del arte. Dibujó durante su infancia y desarrolló su habilidad en las clases de arte de la escuela secundaria. En un viaje a Maine, vio una exhibición del trabajo de Andrew Wyeth, que lo inspiró a dedicarse al arte mientras asistía a la Universidad Estatal de Kent. Después de la universidad, Weiss entró en el negocio del paisaje. Con el apoyo de su esposa, Tammy, comenzó a pintar a tiempo completo. "Soy esencialmente autodidacta", dice, "después de haber estudiado el trabajo de artistas que admiro y aprendo de sus métodos y técnicas. La experiencia es el mejor maestro ”. John ha pintado algunos de los perros más importantes de nuestro tiempo, teniendo la alegría y el privilegio de conocer y hacer muchos amigos de cuatro patas en todo el mundo, y sus ávidos y leales coleccionistas incluyen muchas familias prominentes. Lady Barlow le encargó a John que pintara un retrato de un perro que posteriormente se presentó a la reina Isabel. Otros coleccionistas notables incluyen a Jane Firestone, y el boceto de John de su Shepard alemán, Hatter, (el perro más ganador en la historia del perro de exhibición), es parte de la colección permanente del Museo AKC del Perro en St. Louis. Weiss ha recibido numerosos premios y reconocimientos, incluido el Premio de la portada del año de la Asociación Nacional de Escritores de Perros, el Artista para Ver de la revista de arte de los EE. UU., Así como los honores de la impresión principal del año. Las ilustraciones de John se reproducen como calendarios, tazas, blocs de notas, tarjetas de Navidad y tarjetas de notas. “Pinto por amor a los perros las muchas emociones que comparten. Algunas pinturas son metáforas emocionales más profundas que otras, pero espero que cada una capture la alegría y el aliento de sus fieles sujetos. Estoy realmente bendecido de poder pintar todos los días, y estoy encantado de compartir mi disfrute con los demás a través de mi trabajo ".



“My career is a love affair,” says John Weiss. “The love of God and the talent He’s given me, the love of life, the love of my subject matter. And the love of sharing all of these gifts with others through paintings and the stories they tell.” Weiss developed his appreciation for man’s best friend during his childhood in Akron, Ohio. “I’ve always loved dogs,” John says. “When I was a little boy my aunt Marian bought me a National Geographic book on dogs and I dove into it.” His father was a draftsman to whom John credits his disciplined approach to art. He drew throughout his childhood and developed his skill in high school art classes. On a trip to Maine, he saw an exhibit of Andrew Wyeth’s work, which inspired him to pursue art while attending Kent State University. After college, Weiss went into the landscape business. With the support of his wife, Tammy, he began painting full time. “I’m essentially self-taught,” he says, “having studied the work of artists I admire and learn from their methods and techniques. Experience is the best teacher.” John has painted some of the most important dogs of our time, having the joy and privilege of meeting and making many four-legged friends worldwide, and his avid and loyal collectors include many prominent families. John was commissioned by Lady Barlow to paint a portrait of a dog that was subsequently presented to Queen Elizabeth. Other notable collectors include as Jane Firestone, and John’s sketch of her German Shepard, Hatter, (the winningest dog in show dog history), is part of the AKC Museum of the Dog in St. Louis’ permanent collection. Weiss is recipient of numerous awards and accolades, including the Cover of the Year award from the National Dog Writers Association, U.S. Art magazine’s Artist to Watch as well as the top print of the year honors. John’s artwork is reproduced as calendars, mugs, notepads, Christmas cards and notecards. “I paint for the love of dogs the many emotions they share. Some paintings are deeper emotional metaphors than other, but my hope is that they each capture the joy and encouragement of their faithful subjects. I’m truly blessed to be able to paint every day, and am thrilled to share my enjoyment with others through my work.”