HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL FUE MALTRATADO




lunes, 30 de septiembre de 2019

¿ES POSIBLE QUE HAYA SECUESTRADO A DOS GATOS?


Hoy transcribo la respuesta realizada en el consultorio ICON sobre la pregunta que hace un lector sobre cuál es la línea que separa el rescate de animales callejeros y su encierro en contra de su voluntad. Me pareció interesante.



Vivo con dos gatos rescatados de la calle. A menudo, intentan escaparse cuando abro la puerta y debo perseguirlos un rato por las escaleras y devolverlos a casa. Me da miedo abrir las ventanas para que salgan a pasear por el tejado, aunque imagino que les gustaría, como los animales curiosos que son. Quiero protegerlos de caídas, de que se pierdan o de que sean atacados por otro animal. Por otro lado, sé que los gatos son exploradores y libres y siento que estoy de alguna manera “secuestrando" a estos dos animales en casa para disfrutar de su compañía. ¿Qué sería lo correcto? ¿Debo abrirles la ventana para que paseen por el tejado y afrontar el miedo a que algo les ocurra? ¿Es mejor que se queden en casa a salvo? ¿Hay alguna manera de darles libertad y permitirles saciar su afán explorador sin exponerlos a peligros? (Alfredo)


En 2011 se hizo mundialmente famosa una mujer llamada Debbie que subió a la web de ligoteo eHarmony un vídeo presentándose al mundo; a los 30 segundos, empezó a llorar por todos los gatos callejeros del mundo, a los que quería acoger, cuidar y abrazar. El vídeo se volvió viral, se convirtió en una canción de éxito y resultó después ser la performance de una actriz. Pero mientras la mitad del mundo se reía, la otra mitad nos sentíamos extrañamente conmovidos e identificados: rescatar a un animal callejero para darle alimento, casa y amor es uno de los actos que más nos acercan a la sensación de estar arreglando el mundo. Es un acto de amor con consecuencias que vemos de inmediato y que además nos devuelve compañía y cariño por su parte. La vida media de un gato callejero es de dos años, la de un perro de entre tres y cuatro. En el caso de perros y gatos domésticos, cuidados y alimentados, la esperanza de vida se multiplica hasta unos 15 o 16.


"Es difícil escoger una respuesta correcta –apunta Mármol– ya que entran en juego muchos factores, como la ética de cada cuidador de gatos. Hay personas que por nada del mundo dejarán a sus gatos hacer algo que pueda ser potencialmente peligroso para ellos y otras que prefieren que disfruten de la vida y hagan lo que deseen, aunque esto suponga algún riesgo. Ambos son dos puntos de vista respetables, ya que cada uno tiene argumentaciones válidas".


En el caso de los gatos, tras llevarlos a un apartamento, darles comida y calefacción y ver cómo devuelven todo ese amor con indiferencia, belleza y ronroneo, llega a menudo una sensación que, como a ti, querido Alfredo, embarga a sus compañeros de morada: ¿los he salvado o los he secuestrado? "Los gatos son animales curiosos por naturaleza, esto implica que siempre tengan ganas de explorar lo que les rodea, aunque a veces esto entrañe peligros para ellos", explica Adriana Mármol, veterinaria etóloga de la clínica Triavet de Barcelona. Esto nos pone en un brete: ¿debemos dejar que nuestros gatos salgan de nuestra casa, exploren mundo y vivan aventuras o por lo contrario es mejor protegerlos?


En resumen: no, Alfredo, no has secuestrado a dos gatos, exactamente. En tu afán de que no se escapen de casa estás también previniendo que puedan ser atropellados, atacados por otros gatos o puedan coger infecciones, causa habitual de enfermedad y muerte entre felinos. Lo que sí debes hacer es darles un hogar que les garantice que pueden saciar ese instinto curioso y cazador que tienen, por mucho que sean domésticos. Adriana Mármol recomienda que "nuestro gato tenga muchas cosas que hacer en casa, y sobre todo, que pueda llevar a cabo dentro de la misma todos los comportamientos que son naturales para ellos como especie: respetar su privacidad y darles un lugar seguro y privado donde esconderse cuando no quiera ser molestado, facilitar que puedan saltar y subir a lugares elevados y estables (les gustan para descansar), tener superficies que puedan rascar (es una necesidad biológica para ellos) y darles una dieta adecuada que a veces incluya raciones de comida fuera de su plato donde puedan poner en práctica su instinto por la búsqueda de alimento".


Teniendo en cuenta todo esto, querido Alfredo, no deberías temer que esos gatos a los que has dado cobijo, cariño y alimento te vean como un secuestrador. Al fin y al cabo la vida se basa en elegir y ellos tal vez se han perdido aventuras por la gran ciudad, pero también han perdido riesgos, enfermedades y frío. Esto es como el que lamenta no vivir excitantes noches de soltería desde la cálida y apacible seguridad de su hogar de casado. ¿Tú estás casado, Alfredo? Ese tema mejor lo dejamos para otro consultorio.


Escrito por Guillermo Alonso en El País




jueves, 26 de septiembre de 2019

EL TAMAÑO Y FORMA DE TU PERRO INFLUYEN EN SU COMPORTAMIENTO


Un estudio publicado en 2013 por investigadores de la Universidad de Sydney sugiere que el tamaño y la forma del cráneo de un perro juegan un papel importante en su comportamiento.

Al utilizar el Cuestionario de Evaluación e Investigación del Comportamiento Canino (C-BARQ) como herramienta de recolección de datos, el equipo de investigación analizó información sobre más de 8 300 perros de 80 razas diferentes y los comparó con el aspecto de 960 perros de esas razas.


Sus resultados revelaron una fuerte relación entre la altura, peso corporal, proporciones del cráneo (ancho y largo) y comportamiento; por lo tanto, concluyeron que los perros más pequeños muestran más agresión que los más grandes.
"[En] el estudio más completo realizado hasta la fecha, nuestra investigación demuestra que ciertas características físicas en los perros están constantemente relacionadas con ciertos tipos de comportamiento", dijo para Phys.org el autor principal del estudio, el Dr. Paul McGreevy, de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Sydney.
"En esencia, mientras más pequeños sean los perros, menos controlable es su comportamiento para sus dueños".
33 de los 36 comportamientos indeseables estuvieron relacionados con el tamaño del perro.


Los investigadores descubrieron que conforme los perros eran de menor tamaño, había una mayor incidencia de comportamientos indeseables, agresión hacia el dueño, mendicidad por comida y búsqueda de atención. En contraste, una mayor altura se relacionó con la capacidad de entrenamiento.
Otro hallazgo indicó que, cuando el peso corporal promedio era menor, presentaban una mayor excitabilidad e hiperactividad.
El estudio reveló que 33 de los 36 comportamientos indeseables estaban relacionados con la altura, peso corporal y forma del cráneo. 



Algunos de estos incluyen:

   Mendicidad por la comida 

   Marcar con la orina

   Miedo a otros perros 

   Orinar o defecar cuando se queda solo

   Miedo sin relación con cuestiones sociales 

   Ansiedad por separación

   Búsqueda de atención 

   Sensibilidad al contacto

   Montar personas u objetos 

   Agresión hacia el dueño



Revelaciones adicionales sobre el tamaño y tendencias en el comportamiento del perro

Otra idea interesante del estudio fue que, si bien los perros grandes (por ejemplo, afganos, salukis y whippets), se destacan en los comportamientos de caza y persecución, también tienden a mostrar ciertos comportamientos negativos, como el miedo a los extraños, ladridos persistentes y robo de comida.
"Dado a que históricamente, los perros de caza no suelen ser animales de compañía muy apegados a sus dueños", dijo McGreevy, "este hallazgo no nos sorprende".


Los perros de cráneo corto, como el pug y el boxer, razas que se han sometido y, en muchos casos, han sufrido la cría selectiva para "modificar" aún más sus rostros planos, tienden a mostrar comportamientos más parecidos a los cachorros cuando son adultos. También, parecen haber abandonado por completo muchos de sus instintos de caza.

Algunas observaciones adicionales del estudio:

Los comportamientos indeseables son mayores conforme el tamaño y la altura de un perro es mayor.

Los perros con hocicos cortos se enfocan más en el aseo y fijación de la mirada compulsiva.


Las razas más pequeñas, especialmente los terriers, demostraron una agresión más dirigida hacia los extraños. Los investigadores se preguntan si los terriers eran elegidos por su agresividad porque su trabajo era perseguir y cazar presas subterráneas. Podría ser que las razas más pequeñas con patas cortas hayan heredado la agresión.

Los perros más pequeños se involucran en comportamientos de búsqueda de atención, que están relacionados con los celos y territorialismo, durante los momentos en que su dueño presta atención a otra persona.


Las razas más grandes que descienden de razas más pequeñas y que son vistas como perros de compañía pueden tener comportamientos que no son acordes con el tamaño de su cuerpo.

Las razas de peso ligero son más propensas a ser hiperactivas y enérgicas, en comparación con las razas con cuerpos pesados.

Los comportamientos de afrontamiento en respuesta al estrés, como morder al aire, se relacionan más con el peso del perro que con la altura. Cuanto más pequeño y fornido es el perro, mayor es la tendencia a mostrar comportamientos de afrontamiento.


La persecución obsesiva de la cola, coprofagia (consumir heces) y masticar o jalar la correa, no son comportamientos que estén relacionados con el tamaño o raza del perro.

Los dueños tienden a tolerar e incluso fomentar el mal comportamiento de los perros pequeños

Al sacar conclusiones de su investigación, el equipo de la Universidad de Sydney consideró el hecho de que los dueños pueden ser más tolerantes con el comportamiento indeseable de los perros más pequeños, lo que a su vez puede fomentar comportamientos indeseables como ladridos excesivos, mordidas, eliminaciones en interiores, mendicidad, ansiedad por separación y búsqueda de atención.


Los investigadores especulan que los dueños de perros pequeños pueden fomentar comportamientos indeseables y predisponer a sus mascotas a la ansiedad por separación, comportamientos similares a los cachorros, montar y mendigar. La tendencia a mantener a los perros pequeños en interiores, sin hacer mucho ejercicio, también puede ser un factor importante.
"Los comportamientos indeseables, como la agresión hacia el dueño o montar todo lo que encuentre, ocurren con mayor frecuencia entre los perros pequeños. Esto sugiere que, en los perros pequeños, estos comportamientos se toleran más, en comparación con perros más grandes, en los cuales dichos comportamientos son más desagradables e incluso peligrosos.


"Del mismo modo, tales comportamientos en perros pequeños pueden ser el resultado del grado de permisividad y que estén demasiado protegidos", explicó McGreevy.
Otra consideración es que, se sabe que las razas más pequeñas reaccionan más, neurológicamente, a los estímulos en su entorno que los perros más grandes, que tienden a ser más relajados.
"Estos hallazgos... nos recuerdan que los perros domésticos son un modelo extremadamente útil para explorar las fuerzas biológicas que producen diversas estructuras animales y sus comportamientos relacionados", dice McGreevy.


"La interacción de la naturaleza y crianza en el desarrollo de las relaciones que hemos descrito en este estudio crea una serie de preguntas fascinantes que otros estudios abordarán".




Publicado en Mascotas Mercola



martes, 24 de septiembre de 2019

NUEVAS RAZAS RECONOCIDAS (PROVISIONALMENTE) POR LA FCI 4ª PARTE


Cada cierto tiempo, la FCI (Federación Cinólogica Internacional) reconoce nuevas razas, razas que han tenido que pasar ciertos requisitos para poder ser reconocidas como tales de forma oficial. Tengo que aclarar que no han nacido de la noche a la mañana, como las modernas "razas de diseño" hijas de la moda de turno,  sino que son perros que han estado colaborando con el hombre toda la vida, de origen muy antiguo, pero que por no poseer un patrón racial definido anteriormente, no habían podido ser admitidas hasta ahora como tal.

En un principio la FCI lo hace de forma provisional, pero este es el primer paso para su reconocimiento definitivo.
En esta publicación vamos a conocer las ultimas novedades perrunas.



AUSTRALIAN STUMPY TAIL CATTLE DOG (PASTOR AUSTRALIANO STUMPY TAIL)


Origen e historia 


El pastor australiano Stumpy Tail nace hacia 1830 y al igual que kelpie surge de la necesidad de los propietarios de ganado australianos de disponer de perros resistentes al duro clima árido australiano, que fuesen además capaces de recorrer enormes distancias y aptitud para reunir y conducir rebaños de cientos y miles de ovejas dispersas en fincas enormes de Nueva Gales del Sur, Victoria y Australia Meridional. Para crear el Stumpy tail se usaron Smithfields británicos cruzados con dingos australianos. El resultado fue un perro demasiado brusco con el ganado pero muy resistente por lo que se cruzaron también con collies diferentes dando a la raza su característico color azul y rojo y su perfección como perro de trabajo resistente. Generalmente los Stumpy Tail fueron criados en las vastas áreas rurales del Outback australiano por lo que históricamente solo un pequeño número de ellos fueron registrados en el libro de registros. En 2001 esta antigua raza fue rebautizada como Perro pastor australiano Stumpy Tail.


Temperamento y comportamiento

El pastor australiano Stumpy Tail es un inteligente e infatigable perro de trabajo de pastoreo acostumbrado al trabajo de agrupar, cuidar y conducir al ganado ovino y bovino. Hoy en día sigue cumpliendo esta función y participa además en pruebas de campo. Por sus características requiere actividad intensa y necesita mucho ejercicio, paseos, actividad, ocupación, correr y jugar. Son sólo aptos para entornos rurales prefiriendo familias activas amantes de la vida al aire libre. Como perro de trabajo suele estar siempre alerta, es tenaz, infatigable y resistente al frío y al calor, intrépido, ladrador y tiene grandes aptitudes como guía y pastor y hará lo que sea para alcanzar su objetivo. Además, es relativamente fácil de entrenar. 


Es un perro rústico pero en familia son compañeros afables y afectuosos aunque demasiado activos. Se les debe educar, eso sí, desde pequeños con firmeza y perseverancia. Por último, si se aburren o permanecen tiempo inactivos o solos pueden llegar a volverse muy destructivos, compulsivos, nerviosos y ladradores.




SEGUGIO MAREMMANO (SABUESO MAREMMANO)

Origen, y breve resumen histórico

El Sabueso Maremmano es una raza originaria de la Maremma, seleccionada probablemente a partir de finales de 1800, no tanto por sus características morfológicas, sino por su buen hacer, sobre todo al ladrar estando parado. Muy indicado para la caza al jabalí, no abandona ni siquiera en presencia de grupos numerosos o de jabalíes particularmente agresivos. También sabe adaptarse a la caza de la liebre y de otros mamíferos. La raza ha sido reconocida recientemente por el ENCI y es moderadamente común. Más pequeño que el Sabueso Italiano, del que se distingue también por la cabeza, mucho menos noble, por el color, que puede ser leonado, negro con rojo tostado, o incluso atigrado, así como por la cola, que a menudo se corta. De pelo coto y de pelo duro.



Apariencia general

Perro de mediano tamaño. No es un perro que destaque por su belleza: destaca por sus capacidades. De aspecto rústico, mesomorfo con tronco en rectángulo, cabeza con cráneo bastante ancho.



Carácter

Perro rastreador particularmente idóneo para la caza del jabalí. Temperamento fuerte, voz timbrada y agradable, bien diferenciada en las distintas fases de la caza. Caza tanto solo como en jauría.



domingo, 22 de septiembre de 2019

AVENTURAS DE VERANO, POR NICOLÁS AMIARD


Nicolás Amiard es un director de arte y diseñador francés, que sensibilizado por la enorme cantidad de perros abandonados, sobre todo en verano, ha unido la concienciación sobre esta problemática junto con las mascotas de comics y dibujos de nuestra infancia para crear este fabuloso proyecto. Lo llamó "Summer Adventures" (Aventuras de verano). Os dejo una muestra:












viernes, 20 de septiembre de 2019

COWGIRLS, POR DOREMAN BURNS (SPANISH & ENGLISH)



Las composiciones en acuarela de Doreman Burns de American Cowgirl son una fusión de luces y sombras, así como su propia imaginación y realidad, tanto del pasado como del presente. Su uso inusual de la acuarela produce imágenes limpias y nítidas, y da vida a su temas con colores y diseños vibrantes.

“Intento pintar una figura que retrate el fuerte espíritu independiente de las vaqueras, mientras trato de captar un reflejo preciso de la cultura occidental de las vaqueras. Estilizo, y doy un toque emotivo y romántico a mis vaqueras ".
En cuanto a los ojos difuminados, Burns dice: "Esto crea una mística intrigante que te atrae, pero protege la ventana al alma". Las pinturas son penetrantes y personales, la gente se identifica con ellas. Tienen una actitud
Vivir en el histórico Corrales, cerca de las montañas Sandia de Nuevo México, le da a Burns una fuente continua de inspiración para su serie actual, a la que llama "Bailando con vaqueras".
Nativo de Lubbock, Texas, Burns asistió a Texas Tech. Universidad. Ha recibido reconocimientos y premios de numerosas organizaciones. El trabajo de Burns se exhibe ampliamente en colecciones públicas y privadas.


Doreman Burns’ watercolor compositions of the American Cowgirl are a fusion of light and shadow, as well as his own imagination and reality, both past and present. His unusual use of the watercolor medium produces clean, sharp images, and brings his subject matter to life with vibrant color and design.
“I try to paint a figure that portrays the strong independent cowgirl spirit, while trying to grasp an accurate reflection of the western cowgirl culture. I stylize, emotionalize, and romanticize my cowgirls.”
As for the shaded eyes, Burns says, “This creates an intriguing mystique that draws you in, but protects the window to the soul.” The paintings are penetrating and personal, people identify with them. They have an attitude.
Living in historic Corrales, near the Sandia mountains of New Mexico, gives Burns a continuous source of inspiration for his present series, which he calls “Dancing with Cowgirls.”
A native of Lubbock, Texas, Burns attended Texas Tech. University. He has received recognition and awards from numerous organizations. Burns’ work is widely exhibited in public and private collections.