HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




martes, 1 de agosto de 2017

UNA LLAMADA A LA SUPERVIVENCIA; POR CARLOS DE HITA


“El lobo es un símbolo de la ruta que debe seguir un país sensible con su patrimonio natural”.  
Luis Miguel Domínguez, presidente de Lobo Marley


En algún lugar de la Meseta. Aúlla un lobo y la noche se vuelve más negra. El macho alfa, solemne, convoca a los suyos. Y a su llamada estos responden alegres y juguetones. Cuatro o cinco jóvenes, los cachorros de la pasada primavera, y quizá alguna loba adulta ladran, gimen y gruñen en su aulladero. Seguramente llega la comida. 


Pero los lobatos ya son grandes, casi tanto como los adultos, aunque por la voz no lo parezca. En unos días serán capaces de seguir a los cazadores en sus correrías nocturnas. Sin llegar a dispersarse la manada ya no se reunirá cada tarde en un punto de encuentro. En el aulladero se hará el silencio.
Nadie escucha igual estos aullidos. Los ganaderos perciben al lobo como una amenaza; muchos cazadores querrían silenciarlo con un disparo; los zoólogos de campo hacen cuentas para saber cuántos hay; alcaldes y consejeros de medio ambiente buscan el equilibrio –no precisamente ecológico- entre el número de lobos vivos y con cuántos muertos se conformarían unos y otros. Esta campaña van a morir, legalmente abatidos, ciento noventa lobos, aproximadamente el diez por ciento de la población ibérica; de los que caigan en los puntos de mira de los furtivos no tenemos ni idea.


Subvenciones a la ganadería de las que nadie tiene que responder, indemnizaciones por ataques que no se cobran, o se pagan tarde y mal. Ganaderos a la desesperada, consumidores despreocupados que preferimos pagar carne barata, venga de donde venga, en lugar de consumir productos de zonas loberas. La responsabilidad repartida. Y los últimos lobos del sur de Europa aullando, marcando el camino a seguir para la convivencia entre la civilización y la naturaleza salvaje.


Escrito por Carlos de Hita en El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario