HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




miércoles, 20 de mayo de 2015

¿POR QUÉ SE PONEN DE MODA ALGUNAS RAZAS DE PERROS?


¿Cuánto hace que no ve por la calle un perro Husky o un Collie? ¿También se sorprendió hace años con la repentina proliferación de carlinos y bulldogs franceses? ¿Últimamente no deja de cruzarse con galgos? Intentamos desentrañar las razones que mueven las modas caninas y todo lo que estas generan a su alrededor.
En primer lugar, ¿existen de verdad las modas caninas? Hemos consultado con veterinarios y criadores y todos coinciden en que rotundamente sí, hay razas de perros que se ponen son tendencia y proliferan por todas partes y otras que prácticamente desaparecen.
Las causas son variadas y complejas, pero todos citan la influencia del cine y la televisión. Se achaca a películas como Colmillo blanco la pasión por los Husky que se vivió en España en los noventa, algo muy parecido a lo que sucedió con los Collies con las sucesivas películas y la serie de televisión de LassieBeethoven hizo algo parecido con los San Bernardos y sin duda no se verían tantos Golden retriever ni Labradores si el papel higiénico Scottex no hubiera elegido a un adorable cachorrillo como imagen. Uno de los mejores ejemplos de los peligros de encapricharse por un animal de una raza concreta a raíz de una ficción es lo que ocurrió con los Dálmatas a raíz del estreno de la versión de 101 Dálmatas protagonizada por Glenn Close. El público se enamoró de esta estética y llamativa raza y el aumento de su demanda se elevó hasta límites estratosféricos, tanto como sus abandonos en años posteriores porque –oh, sorpresa- los graciosos cachorros se convertían en grandes animales, nerviosos y necesitados de mucho ejercicio.

La influencia de los famosos tampoco es desdeñable. Los criadores citan a Tinkerbell, el famoso Chihuahua de Paris Hilton (fallecido recientemente), como uno de los motivos de la cada vez mayor presencia de esta raza y, aunque no pertenezca al mundo canino, el boom de los cerdos vietnamitas como mascotas es indisoluble de la figura de George Clooney (responsable indirecto también de otro de los signos de nuestro tiempo, el auge de la Nespresso).
Actualmente priman las razas pequeñas por una razón práctica: la vida en la ciudad en reducidos pisos es más cómoda con un Caniche Toy que con un Gran Danés. Los perros pequeños, “de casa”, se convierten en un miembro más del núcleo familiar y se suele gastar en ellos más que en los ejemplares de razas grandes. Proporcionalmente es más caro un saco de pienso pequeño que uno grande, además de todo el despliegue de correas, ropa, champús o colonias que se aplican fundamentalmente en perros pequeños y que fomentan las teorías –que entran en el terreno de la conspiranoia- de que a la industria creada en torno al mundo canino –alimentación, laboratorios, veterinaria…- le compensa más condicionar la existencia de unas razas determinadas sobre otras.

Evolución de las razas de moda

HuskyCollieRottweilerCocker Spaniel InglésBulldog FrancésChihuahuaPastor AlemánBeagle1990199520002005201020146050403020100

2 comentarios:

  1. Me alegro haber leído esta entrada, porque en realidad era una pregunta que siempre me había hecho. A decir verdad, desde que murió mi perra hace cuatro años, aún no he podido convivir con otro animal. Aún debo superarlo, pero el día que me decida, quizás opte por adoptar un galgo. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Macarena.La verdad es que cuando se te muere un perro, se pasa muy mal; solo lo saben los que ya lo han pasado. Crees que nunca vas a poder querer a otro igual, pero te das cuenta de que en el corazon hay sitio para todos, y si te gustan tendras otro. Yo ( y mi familia) no podriamos vivir sin uno.
      Muchas gracias por comentar. Un beso

      ¿Leiste mi entrada "El Puente del Arco Iris"?. Te gustará

      Eliminar