HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




martes, 21 de julio de 2015

CARTA A MI PERRO/ HA MUERTO LUCAS; POR PACO COSTAS





Querido Lucas:

No, yo no te voy a abandonar tampoco esta Semana Santa, ni la que viene. Hasta que tu vida se apague de forma natural, quiero disfrutar de tu compañía.

Lucas es mi perro. No tiene un pedigrí especial y llegó a mi casa por pura casualidad. Desde entonces, su entorno, su universo, somos mi familia y yo. Todo lo que en su instinto le impulsa a querernos, es nuestro olor, nuestra voz, nuestro tacto cuando le acariciamos.

Dicen que los animales no tienen alma, no lo sé ni me lo pregunto porque empiezo por dudar de la existencia de la mía. Pero sí hay una cosa que me une a él sin fisuras, ambos tenemos el mismo sistema nervioso, padecemos el dolor, y somos esclavos de las mismas miserias.

Por eso, cuando pienso en esas personas que llegado el momento abandonan a su perro en medio de la nada, me estremezco al pensar en Lucas, sin comer en varios días, sin agua con la que apagar su sed, y adivino su desconcierto, su soledad, su sufrimiento…

Lucas, desde que está conmigo, ha confiado en mi, y cuando algo le causa dolor, o le regaño, me mira con esa mirada suplicante que no engaña nunca. He leído en alguna parte que, los perros, a hora de la muerte, confían en que su amo les va a sacar del trance.

Querido Lucas: no, no te voy a abandonar esta Semana Santa, ni la que viene… y me gustaría que fueses capaz de entenderme para poder decirte lo que te quiero.

Paco, tu amigo


HA MUERTO LUCAS



Lucas era mi perro, y desde mi infinita tristeza, siento la necesidad de contarlo a quienes quieran saberlo.

Lucas, desde hace diez años que llegó a mi casa, era mi “compi”, mi amigo. Nunca supe si era capaz de pensar, si tenía ese alma de la que presumimos y que a ellos les negamos, sólo sé de su mirada limpia y de su alegría cuando le acariciaba o abría la puerta del coche para llevarle donde pudiese, correr, sentirse libre.

He sufrido muchos reveses en la vida, algunos muy dolorosos, pero nunca pensé que la pérdida de un amigo tan fiel, me iba a hacer tanto daño.

Hace tiempo que dejé de creer en una segunda vida, pero, quizás, a los seres sin maldad, Dios les tiene reservado un sitio en alguna parte.


Si fuera así, donde quiera que estés: ¡gracias, Lucas! ¡gracias, “compi”! por lo feliz que me hizo en vida tu compañía.


7 comentarios:

  1. Gracias por compartir, sé lo que sientes. Cuando tuve que sacrificar a mi perrita, yo no estaba segura si hacía bien, así que llamé a toda la familia más cercana, y ellos me convencieron de que hacía lo correcto, la perrita estaba sufriendo y no era cuestión de alargar más su sufrimiento. Luego tuve que llenarme de fuerza para no llorar ni desesperar en sus últimos minutos, aguanté todo lo que pude y le hablé con el cariño que ella estaba acostumbrada hasta que se durmió. Me arrepiento de no haber evitado sus últimos días de sufrimiento, y es que no quería ver que estaba muriendo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pepa, gracias por tu comentario. Por desgracia ya he pasado cuatro veces por el trance de tener que despedirme de un amigo de 4 patas.Los amos , tal vez por egoismo alargamos este momento mas de lo que deberiamos, pero llega un momento que te lo piden con la mirada. En la ultima en irse, por suerte creo que lo hicimos en el momento justo, con la anterior tendriamos que haberlo hecho antes. Solo el que ha perdido un perro conoce lo que eso supone.Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Hola Pepa, gracias por tu comentario. Por desgracia ya he pasado cuatro veces por el trance de tener que despedirme de un amigo de 4 patas.Los amos , tal vez por egoismo alargamos este momento mas de lo que deberiamos, pero llega un momento que te lo piden con la mirada. En la ultima en irse, por suerte creo que lo hicimos en el momento justo, con la anterior tendriamos que haberlo hecho antes. Solo el que ha perdido un perro conoce lo que eso supone.Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Un abrazo amigo. Fue un placer leer la carta a Lucas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Pepa. Perdona no lo habia visto.

      Eliminar
  5. Hoy hace una semana que me arrancaron un trozo de mi vida y de mi corazón, sin avisarme y sin darme tiempo a asimilarlo. aun me siento morir. Nunca nada me ha dolido tanto como la pérdida de mi Luna, jamás te consideré solo un perro, para mi fuiste mucho más, fuiste y siempre serás mi niña, mi bebé, mi luneta, mi hija, mi sombra, mi princesa, mi amiga, mi confidente, mi compañera de viaje…
    Sólo tú y yo sabemos el vínculo tan fuerte que nos unía, esa conexión tan especial y esa complicidad que muy pocos podrán entender, pero que sólo tú y yo sentíamos y comprendíamos.
    Soy incapaz de describir lo que siento, te extraño muchísimo, la casa ya no es la misma sin ti, siento tu andar por toda la casa, tus ladridos cada vez que sonaba el timbre o venía alguien, tus efusivos recibimientos al llegar a casa, tus continuas muestras de cariño y amor incondicional, te siento en cada rincón pero no te veo, no he dejado de pensar en ti ni un solo segundo, se me está haciendo muy duro el pensar que ya nunca más te volvería a tener. Esta vez lloro, te busco y no estás a mi lado como lo hacías siempre. Qué injusta es la vida!
    No estaba preparada para este desenlace y más siendo una perrita tan joven y llena de vitalidad. todavía me acuerdo del día que entraste en casa hace 6 años y 3 meses siendo sólo un bebé, y parece como si hubiesemos pasado toda una vida juntas… siempre tan dulce, tan noble, tan adorable, tan atenta, tan comprensiva, tan perfecta, tan cariñosa, tan increíble, tan incondicional, tan especial, tan tú y con una bondad extrema.
    Me has dejado un gran vacío, Te has llevado una gran parte de mi corazón y de mi alma, que jamás la ocupará nada ni nadie, te has llevado los mejores años y momentos que hemos vivido y compartido juntos, han sido maravillosos… qué injusto que te hayas ido tan pronto y sin previo aviso, aún teníamos muchas cosas que vivir juntos.
    No puedo decirte adiós, y no quiero porque ojalá algún día nos volvamos a encontrar y te vea tan feliz como lo eras a nuestro lado. Sólo decirte que te quiero, te amo, y no te olvidaré jamás. Significabas mucho para mí, te recordaré por todo lo que me has dado que fue mucho y de lo bueno lo mejor.
    Allá donde estés, por favor sé feliz como lo has sido a nuestro lado, y acuérdate de lo mucho que te queríamos, y lo felices que hemos sido juntos, sólo han sido pocos años pero a la vez muy intensos, hubiéramos dado lo que fuera por seguir teniéndote a nuestro lado y seguir disfrutando de tu compañía unos años más.
    Ahora solo nos queda llorarte, hacernos a la idea y acordarnos de lo maravillosa que fuiste.
    Descansa mi pequeña, y hasta siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu bonita carta de despedida, siento no saber quien eres, pero con tu permiso la voy a colgar en el blog. Siento mucho la marcha de tu compañero, solo el que ha perdido un perro sabe lo que se siente.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar