HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




viernes, 14 de diciembre de 2018

ANIMALES CAMPESTRES; POR CARL WHITFIELD, 2ª PARTE (SPANISH & ENGLISH)


El artista británico de vida silvestre Carl Whitfield nació en 1958 en Leeds. Comenzó a pintar a la edad de 4 años y hasta el día de hoy es totalmente autodidacta. Después de 25 años de vender pinturas originales de escenas tradicionales de la vida silvestre británica, el trabajo de Carl se ha vuelto muy exclusivo y coleccionable.Carl primero se ganó la vida pintando motocicletas y autos, habiendo recibido varios premios. Pero su verdadera pasión era la naturaleza y el arte victoriano/eduardiano y su atención al detalle y la calidad. Con los años, Carl ha pintado todo tipo de fauna británica, incluidas escenas de corrales inspiradas en Edgar Hunt. 
Carl Whitfield aún vive en un pueblo tranquilo a las afueras de Leeds, que se inspira en las granjas, los campos, los bosques y la vida silvestre. Todo su trabajo está pintado al óleo y es considerado un artista líder en el tema del cual se colecciona con entusiasmo en todo el mundo.



British Wildlife Artist Carl Whitfield was born in 1958 in Leeds. He started painting at the age of 4 and to this day is totally self-taught. After 25 years of selling original paintings of traditional British wildlife scenes, Carl’s work has now become very exclusive and collectible. Carl first made a living painting motorcycles and cars, having received various awards. But his real passion was nature and Victorian/Edwardian artistry and their attention to detail and quality. Over the years, Carl has painted all manner of British Wildlife including farmyard scenes inspired by Edgar Hunt.
Carl Whitfield still lives in a quiet village on the outskirts of Leeds finding inspiration amidst the farms and fields, woods and wildlife. All of his work is painted in oils and he is considered a leading artist in the subject of which is eagerly collected throughout the world.












EL PERRO Y LAS VISITAS DE NIÑOS EN NAVIDAD


Las reuniones familiares con niños pueden ser motivo de estrés para un perro poco familiarizado con la presencia infantil
Navidad, perros y niños. ¿Cómo compatibilizar los tres ingredientes sin que surjan problemas? La Navidad implica reuniones en casa y visitas familiares que suelen incluir la presencia infantil. Pero no todos los canes admiten de buena gana a los niños, en especial, si no están acostumbrados. Este artículo recogen seis consejos para evitar conflictos; entre ellos, no invadir el espacio del perro, advertir a los niños que no jueguen con los objetos caninos e intentar que el perro extraiga experiencias positivas de las reuniones.



Navidad, perros y niños, ¿cómo evitar problemas?

La Navidad es tiempo de reuniones familiares. Y los perros forman parte de estos eventos. Pero las cenas y comidas navideñas pueden ser fuente de conflictos con canes poco sociables en casa. ¿Cómo actuar si el can no tolera bien la presencia de niños?
A un perro poco sociable, o con escasa relación con niños, le costará relacionarse en un entorno distinto al habitual. Ante la llegada de visitas al hogar, algo frecuente durante la Navidad, el can se muestra nervioso, ansioso y alterado.



Cada perro, no obstante, tiene su propio carácter y personalidad, que depende en gran medida de sus experiencias vitales, sobre todo, en su etapa de cachorro. Hay perros que se relacionan bien con otros canes, pero mal con personas ajenas a sus dueños, y viceversa. En cualquier caso, ¿cómo enfrentarse a las reuniones familiares cuando hay un perro poco sociable en casa?

Consejo 1. Paseos con el perro antes de las cenas navideñas

El ejercicio físico del perro y un paseo largo antes de la reunión navideña ayudará al can a estar más relajado. Por otro lado, algunas pautas y normas básicas de obediencia para el perro -siéntate, túmbate-, serán muy útiles para controlarle si se muestra nervioso durante la comida o cena de Navidad.



Consejo 2. El perro prefiere las visitas de Navidad en su casa

No es lo mismo que un perro poco sociable salga de su hogar a que reciba las visitas en su entorno habitual. En el primer caso le resultará más complicado: no solo tendrá que enfrentarse a la reunión familiar, sino también a un cambio de escenario.
"Siempre que sea posible, es recomendable hacer la cena o comida navideña en casa", explica el educador canino Gregorio Sánchez. Esto no significa que haya que ser rehén de la situación, pero sí hay que intentar moldearla para evitar problemas y roces.



Consejo 3. Advertir a las visitas antes de las celebraciones

Los familiares y amigos que acudan a reuniones de Navidad en las que el perro esté presente deben conocer las limitaciones del can para relacionarse. Hay que advertir a nuestro entorno de las dificultades sociales del perro y explicar unas sencillas pautas sobre cómo actuar con él para que esté más tranquilo. Esto facilitará los encuentros navideños.
La premisa básica en este sentido es "no invadir el espacio del perro y no hacerle caso", recuerda Sánchez, a no ser que el animal se acerque y demande atención.



Consejos 4. Niños y perros en Navidad

Los niños deben conocer cómo acercarse e interactuar con un perro. Esto es válido aunque el animal no tenga problemas para relacionarse con su entorno. Pautas como no correr delante del perro, no gritarle ni invadir su espacio cuando duerme o come ayudarán a facilitar la relación de los niños con el perro, sobre todo, si este no es tolerante con las relaciones sociales.



Consejo 5. No invadir al perro en Navidad

"No hay que forzar al perro durante la reunión familiar, sino dejar que sea él quien interactúe con los presentes", recomienda Sánchez. Si nadie invade el espacio del perro, es decir, no se acercan a acariciarle, le llaman o le prestan atención, es probable que sea el animal quien rompa el hielo.
"Hay que dejar que sea él quien tome la iniciativa para interactuar de manera espontánea", asegura el educador.



Consejo 6. El perro también quiere una Navidad agradable

Intentar que el perro extraiga experiencias positivas de las reuniones familiares navideñas ayudará a que sea más tolerante con los extraños. Y también a que se relaje en este tipo de eventos sociales.
Para conseguirlo hay que ayudarle. Es importante que el ambiente no se descontrole durante la reunión, que los niños se porten bien con el perro y que sienta que su espacio no ha sido invadido con total impunidad.



Publicado en Consumer


miércoles, 12 de diciembre de 2018

PÁJAROS EN NAVIDAD; POR SAM TIMM

 
Sam Timm es verdaderamente un individuo multifacético: artista profesional, deportista, ministro, esposo, padre y abuelo. Él dice que su devoción principal es Dios, su familia y el ministerio de la iglesia. Pero después de eso también pinta hermosas obras sobre la vida silvestre. Un talento que siente que Dios lo ayudó a desarrollar junto con un trabajo diligente y experiencia en la escuela de los golpes duros. 


Sam Timm is truly a multifaceted individual: professional artist, sportsman, minister, husband, father and grandfather. He says his primary devotion is to God, his family, and church ministry.  But after that comes painting beautiful wildlife art.  A talent he feels God helped him to develop along with some diligent work and experience in the school of hard knocks. 











LOS ANIMALES NO TIENEN MASCOTAS



Nadie vio a un mono sacar a un perro a pasear o a un elefante comprar una tortuga para que le haga compañía. Al parecer, convertir a un animal en parte de la familia es algo que solo los humanos hacen. Pero la pregunta es, ¿por qué?


Según la BBC, son varias las razones con las que se ha tratado de explicar el fenómeno.
Durante décadas prevaleció la visión de que, además de compañía, los animales domésticos proveen beneficios para la salud. Se decía que tener una mascota mejoraba el bienestar psicológico, incluso que podían hacer que sus amos vivieran más.
Sin embargo, el resultado de los estudios al respecto es contradictorio.
Mientras algunos demostraron que las mascotas mejoran algunos aspectos de la salud, otros, más recientes, concluyeron que pueden provocar justo lo contrario.


Por ejemplo, una investigación determinó que los dueños de mascotas tienden a tener más problemas de salud mental y a sufrir mayores niveles de depresión que aquellos que no las tienen.
Y otra sugiere que la felicidad de aquellos que tienen animales en casa no es mayor que la de los que no cuentan con su compañía peluda.
Pero aunque los supuestos beneficios han sido ampliamente desacreditados en los últimos años, siguen perpetuándose en los medios más populares, dice John Bradshaw, de la Escuela de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Bristol, en Reino Unido.
"La gente no vive más si tiene mascota. Ese argumento ya se desechó", remarca.


Sin embargo, compartir la vida con un animal pudo haber sido útil en el pasado.
"Está demostrado que las hembras ayudaban a mamíferos indefensos", explica Bradshaw. Y también que existía un nutrido comportamiento empático.


Otras teorías sugieren que tener un perro como mascota podría ser una "señal honesta" del dinero que tiene el dueño. Esto es, significaría que tiene suficientes recursos extra para cuidar del animal.
"Hay mucho de historia y de cultura en el deseo de cuidar de los animales, pero básicamente es un instinto que solía ser una señal clara de la capacidad humana de hacerlo", dice Bradshaw.
James Serpell, profesor de ética y bienestar animal en la Universidad de Pennsylvania, Estados Unidos, va más allá.


El experto asegura que las mascotas dejaron en los humanos beneficios evolutivos.
Como somos especies sociales, dice, constantemente buscamos entablar relación con otros individuos, incluidas las mascotas.
"Los humanos con falta de apoyo social son más vulnerables a las enfermedades y las infecciones", añade.
Sin embargo, admite que esdifícil demostrar este efecto y que, como se ha visto, los resultados son inconsistentes.
Además, la cultura también juega un papel en esto. No todas las sociedades tienen mascotas.


Un análisis transcultural llevado a cabo en 60 países concluyó que en 52 de ellos tienen perros, pero sólo en 22 son considerados compañía o mascota.
Algunas culturas tratan a estos animales con crueldad, como el antropólogo Jared Diamond pudo observar en una tribu de Papúa Nueva Guinea.
Y otras, como la tribu Kiembu de Kenia, sólo tienen perros para que protejan a sus miembros. Así, nunca abrazan a estos animales, ni les permiten acceder al interior de las viviendas. Ni siquiera existe un término en su lengua para designar a las mascotas.
Harold Herzog, de la Universidad de Carolina del Sur, en EE.UU., dice que estas diferencias muestran que la tenencia de mascotas es puramente cultural.


Las tenemos porque otros las tienen, porque es "socialmente contagioso", explicó Herzog ante una multitudinaria audiencia durante la convención anual de la Asociación para la Ciencia Psicológica en Nueva York, EE.UU.
"Estamos predispuestos a que nos atraiga lo animado, a que los cachorros nos parezcan lindos, pero ese perrito que se ve tan lindo en EE.UU. puede ser percibido como comida en Corea del Sur. Entonces, ¿qué pasa con eso?", preguntaba.
¿Cuál fue su conclusión? Que tener mascota es el resultado de las claves sociales aprendidas de otros. En otras palabras, es un meme, una tendencia que se refuerza constantemente debido a su propia popularidad.


Las revolucionarias teorías para explicar la tenencia de mascotas no son suficientes, argumenta el experto. Y señala un estudio que analizó 48.000 inscripciones del American Kennel Club (AKC), un registro de las genealogías de perros de raza pura en EE.UU.
El análisis concluyó que existen ciclos de popularidad en cuanto a las razas.
"Se ponen de moda o lo dejan de estar, igual que unas zapatillas", asegura.
Por ejemplo, la popularidad del bulldog inglés está resurgiendo y los perros de pura raza dejaron de ser los favoritos.
Asimismo, aumentó el interés por los perros recogidos de la calle, adquiridos en un refugio.
Son ciclos similares a los que vive el mundo de la moda, equipara Herzog.


Sin embargo, Serpell no está de acuerdo. El experto cree que el tener una mascota se produjo de forma natural en las comunidades cazadoras-recolectoras, que es inherente a la evolución de éstas.
"Equiparar la tenencia de mascotas con las fluctuaciones de la moda es incomprensible, ya que se sabe que los humanos tienen este tipo de relaciones con los animales desde hace miles de años", argumenta.


Sin embargo, para Herzog el hecho de que nos sintamos atraídos por los cachorros no es suficiente para que la práctica se haya generalizado. "Para que se convierta en una faceta característica de una sociedad es necesaria la transmisión cultural", explica.
"Es por eso por lo que hay tantas variaciones regionales e históricas en la frecuencia y la forma de tener mascotas".
Así que es realmente difícil determinar qué es exactamente lo que hace que los humanos tengan animales de compañía y es posible que sea una combinación de factores.
Sea como sea, los cachorros de perro o los gatitos no dejarán de ser lindos.



Publicado en Minuto Uno


lunes, 10 de diciembre de 2018

LOS OTROS SPANIELS: EL FIELD SPANIEL


Es una raza de perro que pertenece a la família de los Spaniels, y dentro de esta a la Sección 7. En algunas publicaciones también de le denomina Spaniel de Campo
El Field Spaniel es una raza de perro, de tamaño mediano, originaria de Inglaterra. Es uno de los spaniels que pueden servir como perros de caza.

Historia

Es una raza de antiguo linaje, que está emparentada con los Cockers Spaniel, con los que comparte un mismo origen. En 1892 ambas variedades se separaron, convirtiéndose en razas diferentes. 


Fueron los primeros spaniels criados especialmente para exposiciones. De hecho, se desarrollaron en forma coetánea con la entrada en voga de las exhibiciones de perros. Al poco tiempo de su introducción, se transformó en un éxito y rápidamente se convirtió en una raza muy popular. Como la mayoría de los spaniels, comenzó como una raza con un color base y toques de blanco, sin embargo, los criadores buscaron crear un perro de color negro sólido. 


La focalización de los criadores de esta raza en las exhibiciones caninas condujo a la rápida extinción del Field Spaniel original. Los perros fueron cruzados con Sussex Spaniels y Basset Hounds para producir ejemplares de patas cortas y de cuerpo largo, que en consecuencia condujeron a los enormes problemas de salud en estos. Justo cuando los Field Spaniels se convirtieron en la estrella del mundo de las exhibiciones caninas, comenzaron a emerger muchos problemas genéticos. 


A punto de llegar a la extinción, los criadores comenzaron a trabajar para restaurar al Field Spaniel a su antigua gloria. Con ese fin, se le cruzó con el Springer Spaniel Inglés, bajo la supervisión del Kennel Club inglés, para aumentar su acervo genético. Aún cuando el Field Spaniel fue restaurado a la normalidad, nunca ha alcanzado el mismo nivel de popularidad que llegó a ostentar y, actualmente, sigue siendo una raza rara. De todos modos, se le considera más a menudo en los círculos de la exhibición, y en el campo, como compañero de caza.
Las actuales especificaciones de la raza se remontan a 1948, cuando la Field Spaniel Society del Reino Unido fue reformada y se estableció el nuevo estándar para el Field Spaniel. 




Temperamento

Los Field Spaniel, al igual que otros spaniels, son perros de caza, aunque pueden ser buenos animales de compañía. Son perros activos y dóciles, muy apegados a sus amos e incluso pueden ser algo posesivos con ellos. 



Apariencia

El Field Spaniel es un perro mediano, de pelo sedoso no muy largo y de orejas caídas, que requieren un cuidado regular.
Los colores de la capa son negro, hígado (castaño rojizo oscuro) o ruano. Pueden tener algunas tonalidades o marcas de color fuego y en algunos casos blanco

Las hembras tienen una talla aproximada de 43 cm, mientras los machos miden aproximadamente 45 cm. Su peso aproximado varia de 23 a 30 kg (50 a 65 libras)