HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




viernes, 5 de junio de 2015

LOS CÁNIDOS. PRIMOS DE NUESTRO PERRO



Si has llegado hasta aquí, amigo aficionado a los perros, seguramente te habrá picado el gusanillo de la curiosidad por saber de donde ha salido tu cocker, que tipos de animales quedaron atrás y con cuales comparte parentesco, por eso, y como soy de la opinión de que para conocer bien las partes, hay que conocer bien el todo, en este articulo te voy a hablar sobre los primos de la bola de pelo que duerme a tus pies y del recorrido que han realizado sus antepasados a través del tiempo para llegar hasta debajo de tu ordenador.
Todos los perros y sus parientes pertenecen a la familia Cánidos, que se encuentra dentro de un grupo más amplio que son los Carnívoros (Orden Carnívoros)*. Estos, aparecieron en el Paleoceno, hace 60 millones de años, como un grupo de pequeños animales llamados Miacidos (Fig.1), de cuerpos alargados y vida arborícola, parecidos a nuestras mangostas actuales, que a su vez provenían de pequeños insectívoros tipo ratón que gracias a la desaparición de los dinosaurios tuvieron la posibilidad de evolucionar hacia formas mas especializadas. A partir de aquí y hace 48 millones de años estos se dividieron en dos grandes grupos: los carnívoros tipo perro, (Caniformes: perros, mapaches, osos, focas y morsas y comadrejas y afines) y los carnívoros tipo gato, (Feliformes: gatos, hienas, civetas, ginetas y mangostas) (Fig.2).


Fig.1


Fig.2

Hubieron de pasar 10 millones de años más (ya hablamos del Oligoceno) para que en América del Norte, apareciesen los primeros cánidos propiamente dichos, siendo, por tanto, los más antiguos miembros del Orden Carnívoros. Estos animales, que, como ya he dicho, los especialistas ya consideran Cánidos de pleno derecho, evolucionaron siguiendo tres caminos distintos, cada uno de ellos considerado por estos como una subfamilia diferente: la primera de estas subfamilias es la de Los Hesperocyoninos, palabreja que quiere decir perros de occidente, uno de cuyos representantes más significativos fue el Hesperocyon. Los animales pertenecientes a este grupo tenían, o por lo menos a mi me lo parecen, el aspecto del resultado de un cruce entre zorro y comadreja y, en su época, fueron los carnívoros dominantes. Se extinguieron hace 15 millones de años, y nunca llegaron al Viejo Mundo. Otros representantes dignos de mención fueron el Nothocyon y su descendiente Thomarctus (Fig.3), que a su vez dio lugar a la segunda subfamilia: Borophaginos.
Esta subfamilia existió hace 35 millones de años. Como la anterior solo lo hizo en Norteamérica y sus miembros podrían ser el imaginario producto del cruce entre una hiena y un perro (Fig.4), siendo algunos de ellos los más grandes cánidos que han existido jamas, como Epicyon (Fig.5) del tamaño de un oso. Ocuparon la totalidad de los nichos ecológicos existentes, y podemos encontrar desde animales omnívoros tipo mapache hasta predadores altamente especializados. También se extinguieron, concretamente hace 2,5 millones de años.
La ultima subfamilia, que es la que nos interesa, es la de los Caninos, ya que de aquí provienen todos los perros y sus parientes salvajes actuales.


Fig.3


Fig.4

Fig.5

Como las otras subfamilias, también se originó en Norteamérica y, aunque fué contemporánea de las otras dos, solo floreció cuando estas empezaron a declinar hasta su extinción hace 15 millones de años. Como ya he dicho, este grupo evoluciono aislado en Norteamérica, considerándose el Sudeste de los Estados Unidos como la cuna de los modernos cánidos, donde ya estaban presentes géneros como Urocyon, Vulpes o Canis; géneros existentes hoy en día. Allí permaneció hasta hace 7 millones de años, en el Mioceno tardío, cuando cruzo desde América hasta Eurasia a través del puente terrestre que existía por entonces, llamado Istmo de Beringia, y hoy ocupado por un brazo de océano (Lo conocemos como Estrecho de Bering). Una vez instalados en el Viejo Mundo se expandieron por toda Asia y Europa, donde algunos de ellos evolucionaron hacia el lobo gris o común (Canis lupus), llegando hasta Africa. Algo mas tarde, en el Plioceno tardío (hace 5 millones de años), llegaron hasta América del Sur. Hay que señalar que mientras el pasillo terrestre de Beringia permaneció abierto, la circulación de cánidos, aunque en un principio solo fue hacia Eurasia, mas tarde se realizo en ambas direcciones, y esta es la razón de que existan lobos grises, que como ya hemos visto es un “producto” eurasiático, en ambos continentes (Fig.6).

Fig.6

LOS CANIDOS VIVIENTES


Como ya he comentado en otro lugar, los modernos adelantos tecnológicos en investigaciones biomoleculares y de ADN, hacen que algunos de los animales que antes parecían estar muy emparentados entre si, ahora, y gracias a estos adelantos, sepamos que en realidad lo están de otros que creíamos más distantes. Si a esto le sumamos que la evolución es un proceso que no cesa, aunque sea lento, comprenderemos que los científicos no estén de acuerdo a la hora de clasificar los animales y que haya pequeñas discrepancias a la hora de fijar el numero de especies y las relaciones entre ellas.
En la familia que tratamos se reconocen unas 35 especies, que algunos autores colocan en tres subfamilias y otros lo hacen en tribus (el rango inmediatamente inferior). El motivo de estos últimos es que, si como vimos arriba, los cánidos vivientes descienden de la única subfamilia viva existente (Caninos), ya que las otras dos se extinguieron (Hesperocyoninos y Borophaginos), la división inferior es la tribu; no puedes dividir una subfamilia en otras subfamilias. Para que quede claro: una naranja la puedes dividir en gajos, pero no en pequeñas naranjas.
En el caso que nos ocupa los cánidos se agrupan en dos tribus, la de los cánidos tipo zorro que incluye los géneros Vulpes, Alopex, Urocyon y Otocyon (Vulpini) y la de los cánidos tipo perro con los demás géneros de la familia (Canini). Un problema para los taxonomos son los cánidos Sudamericanos, antes agrupados en el genero Dusicyon y ahora dividido en otros nuevos de difícil ubicación en las tribus anteriores, por lo que algunos autores hacen un nuevo grupo con ellos.
La lista de especies vivas seria la siguiente:

Género Canis

C. adustus, chacal de flancos rayados, de África.
C. aureus, chacal dorado (Fig.7), de África, Asia y Europa Oriental.
C. latrans, coyote, de América del Norte.
C. lupus, lobo gris, de prácticamente todo el Hemisferio Norte.
C. mesomelas, chacal de dorso negro (Fig.8), de África
C. rufus, lobo rojo, del sudeste de Norteamérica.
C. simensis, lobo de Abisinia (Fig.9), de las montañas de este país.

Fig.7

Fig.8

Fig.9

Género Cuon

C. alpinus, cuon, del sudeste de Asia.

Género Lycaon

L. pictus, licaon, perro hiena o perro salvaje africano.(Fig.10), de las sabanas africanas.

Género Atelocynus

A. microtis, zorro negro o de orejas pequeñas, de América del Sur.

Género Cerdocyon

C. thous, zorro cangrejero, también de América del Sur.

Fig.10

Género Pseudalopex, todos sudamericanos.
P. culpaeus, zorro colorado o culpeo.
P. fulvipes, zorro de Darwin.
P. griseus, zorro gris patagonico.
P. gymnocercus, zorro de las pampas.
P. sechurae, zorro de Sechura.
P. vetulus, zorro de Hoary.

Género Chrysocyon

C. brachyurus, lobo de crin, de América del Sur.

Género Speothos
S. venaticus, perro vinagre, de América del Sur.

Género Alopex
A. lagopus, zorro ártico, circumpolar, en el Hemisferio Norte (los últimos estudios lo incluyen en Vulpes)

Género Vulpes
V. vulpes, zorro común o rojo, de Eurasia, norte de Africa y América del Norte y Australia (introducido en estas dos últimas)
V. velox, zorro cometa, de EE.UU. y Mejico.
V. macrotis, zorro kit, como el anterior.
V. corsac, zorro corsac de las estepas de Asia.
V. chama, zorro de El Cabo, del Sur de Africa.
V. pallida, zorro pálido, de los desiertos norteafricanos.
V. bengalensis, zorro de Bengala, del sudeste asiático.
V. ferrilata, zorro del Tíbet, de Asia central.
V. cana, zorro de Blanford, del Oeste de Asia.
V. rueppelli, zorro de Ruppell, de los desiertos de Africa y Asia.
V. zerda, fenec (Fig.11), del Norte de Africa y Arabia.

Género Urocyon
U. cinereoargenteus, zorro gris. De America del Norte y Central.

U. littotalis, zorro gris de Las Islas, de las Islas del Canal, frente a California.


Género Otocyon
O. megalotis, otocion, zorro orejudo, de Africa.

Género Nyctereutes

N. procyonoides, perro mapache (Fig.12), de Asia y Europa Oriental.

Fig. 11

Fig.12

CONTROVERSIAS Y CURIOSIDADES CIENTÍFICAS ACERCA DE LOS CÁNIDOS


Al leer la lista anterior, seguro que te preguntaras dónde están nuestros perros. Pues bien, como ya hablamos antes, los taxónomos a veces tienen diferencias de criterio entre ellos, y para algunos el perro domestico seria una especie aparte Canisfamiliaris, y para otros, la mayoría, seria una raza (o subespecie) domestica del loboCanis lupus familiaris, aunque como veremos en otro capitulo la procedencia del perro también ha creado serias  discusiones científicas.

Otro punto de debate se centra en el dingo (Fig.13). Este perro salvaje australiano, llegó al continente-isla de la mano de los primeros aborígenes que lo colonizaron procedentes del sudeste de Asia hace 5000 años, y curiosamente, como caso único de especie domesticada que “disuelve” sus vínculos con el hombre, volvió a la libertad. Este cánido a veces es considerado una especie completa como Canis dingo, otras como una subespecie del perro: Canis familiaris dingo, otras como simplemente una raza de perro asilvestrada, Canis lupus familiaris y por ultimo y más recientemente, si consideramos al perro descendiente del lobo, como una variedad de este: Canis lupus dingo

Fig.13

 Lo mismo podemos decir de su pariente del norte, el perro cantor de Nueva Guinea (Fig.14), descubierto en 1950, con una antigüedad de 6000 años, también llevado a la isla por el hombre de la Edad de Piedra y llamado así por su capacidad de modular el tono de sus aullidos, tal como si cantara. Se le trato como especie completa, Canis hallstromi, mas tarde como una forma de dingo, C. lupus (ofamiliaris) dingo, y actualmente y siguiendo el criterio adoptado con este y, en vista de los últimos hallazgos encontrados en estudios de ADN que aconsejan su separación, como C. lupus (o familiaris) hallstromi
Estas dos formas de cánidos salvajes con consideradas por algunas sociedades caninas como razas de perro domestico, encuadradas dentro del grupo de perros parias, existiendo además criadores de las mismas y cohabitando, dichos ejemplares, con el hombre como mascotas.
Fig.14

Un tema interesante es el suscitado por científicos norteamericanos acerca del origen de algunos cánidos del Nuevo Mundo. Dichos científicos han estudiado el ADN de coyotes, lobos rojos (una especie casi extinta propia del Sudeste de los Estados Unidos fig 15), lobos grises de Norteamérica Oriental y lobos grises de otras partes de Norteamérica. Pues bien, han descubierto que los lobos orientales están más cercanos a los coyotes y lobos rojos que los lobos del resto del país, por lo que proponen que el lobo oriental no es un lobo gris común y exponen la siguiente teoría: hace 1-2 millones de años vivió en Norteamérica un ancestro común  a lobos grises, rojos y coyotes. Algunas de estas poblaciones atravesaron el Istmo de Beringia hacia Eurasia, evolucionando hacia el lobo gris. Otras poblaciones permanecerían en el continente americano evolucionando en varias ramas que darían cada una de ellas coyotes, lobos rojos y lobos grises orientales. Como hemos visto mas arriba, el lobo gris eurasiático hizo un viaje de vuelta hacia Norteamérica, dando origen a las demás poblaciones de lobo gris.

Fig.15

Cambiando de especie, también te preguntaras en que categoría estaría el zorro azul, tristemente conocido por todos debido a su cotización en peletería.
El zorro azul en realidad es una fase de color del zorro polar (Alopex lagopus). ¿Que es esto? Pues algunas especies, debido a una mutación en uno de sus cromosomas presentan lo que se denominan formas o fases de color, generalmente una clara y otra más oscura (Fig.16), dándose la circunstancia de que en una misma camada pueden aparecer cachorros de ambas fases cromáticas. Como ya sabrás el zorro polar presenta un pelaje en verano de color pardo grisáceo en el cual son indistinguibles las dos fases, y otro en invierno, blanco puro en la fase blanca y desde el casi negro azulado hasta el gris acerado en la fase azul. La distribución de las dos fases es desigual, predominando la forma blanca en las zonas mas frías y que mayor tiempo pasan cubiertas de nieve y la fase azul en las zonas más cálidas, de manera que hay lugares donde la fase azul es desconocida, como Alaska, donde hasta la introducción de ejemplares azules con fines peleteros (¡cómo no!), solo se encontraban ejemplares blancos. Por el contrario en zonas donde el azul era casi exclusivo, ahora solo se ven blancos. Seguro que ya has adivinado el motivo. La persecución de los azules por su piel los ha hecho casi desaparecer. Pero bueno, al grano, que hay que ver como me lío, la curiosidad que quería contar aparte de la del color, es que recientes investigaciones apuntan a que el gen que da el color blanco es recesivo, por lo que el verdadero color del zorro polar seria el azul, siendo la anormalidad el color que creemos es el normal. La ventaja de ser blanco en un paisaje casi todo el año nevado, añadida a la persecución humana de los ejemplares azules, habría hecho que esta mutación persistiera y prevaleciera sobre la otra fase. 

Fig.16

Para acabar una breves líneas sobre el zorro rojo (Vulpes vulpes). Aunque esta especie es típicamente eurasiática, se encuentra a su vez representada en el continente Norteamericano. Al contrario que su pariente el lobo, que pobló el nuevo mundo de manera natural, el zorro fue llevado allí por los primeros colonos británicos que no podían pasar sin practicar el “apasionante deporte” de la caza del zorro. En estas poblaciones americanas podemos encontrar zorros con el pelaje típico de color desde arena hasta rojo (Fig.17), otras que denominamos “cruzado” (Fig. 18), con zonas rojas y otras gris-negruzcas, y por ultimo el conocido, sobre todo en peleteria, como “plateado” (Fig.19). Como en el caso del zorro polar estas también serian fases de color, con la misma explicación científica.

¿Me permites un último apunte sobre el zorro y la idiotez humana, aunque no venga a cuento? De todos es conocido que cuando los primeros europeos llegaron a Australia, no tardaron en introducir el conejo, también con fines cinegéticos. Allí el conejo, un animal evolutivamente hablando moderno, se encontró con un continente virgen, con solo unos cuantos marsupiales, evolutivamente primitivos, sin recursos para competir contra un invasor tan avanzado (imagínate unos nativos con lanzas luchando contra un organizado ejército provisto con armas automáticas). Ante este panorama, los conejos explotaron demográficamente, convirtiéndose en una plaga pues no tenían competidor y los marsupiales autóctonos, autenticas reliquias, se vieron relegados casi hasta la extinción. Solución dada por los biempensantes: El enemigo natural del conejo es el zorro, luego traigamos zorros, que se pegaran un atracón a base de conejos. Y el atracón se lo pegaron si, pero a base de los pequeños y medianos marsupiales que se encontraron casi indefensos ante un predador de primera fila como el zorro, con lo cual  su situación empeoro mas todavía y además dejaron la vía libre a los conejos. Y es por esto que hay zorros y conejos en Australia.

Fig17

Fig. 18

Fig.19

(*) Para poder comprender bien este articulo te recomiendo leer antes el titulado “Como se clasifican los seres vivos” 







1 comentario:

  1. Una entrada más que interesante, y toda una lección de zoología. Mil besos.
    Mariona

    ResponderEliminar