HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL FUE MALTRATADO




lunes, 29 de octubre de 2018

COLLIE EN VENTA. LASSIE Y EL NACIMIENTO DEL MODERNO MARKETING (SPANISH & ENGLISH)



Las industrias de marketing y publicidad experimentaron un crecimiento sin precedentes en la década de los 50, y una preciosa Collie lideró el camino.
El sitio web del Museo de Broadcast Communications nos dice: "Lassie ayudó a demostrar el desarrollo potencial de los productos auxiliares asociados con los programas de televisión, apareciendo en todo, desde cómics y Big Little Books a diapositivas de Viewmaster, relojes y disfraces de Halloween".
En otras palabras, se trata de la mercadotecnía.



Mucho antes de que George Lucas construyera su imperio de Star Wars con las ventas de "productos auxiliares", los productores de la serie de televisión Lassie (1954-1974) abrieron el camino. De hecho, Lucas, un niño de los años 50, podría haber estado pensando en su fiambrera de Lassie el día en que patentó su primera máscara de Darth Vader a finales de los años 70.
La fama de Lassie no conoce fronteras. Aquí, el Collie favorito del mundo entero se encuentra con la prensa de Tokio durante una gira de 1979 en Japón.


Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, varios acontecimientos -TV, rock'n'roll, el baby boom, la revuelta economía de posguerra- se combinaron para dar a los adolescentes un poder adquisitivo sin precedentes.
Hoy estamos resignados a una cultura de juventud basada en la propuesta de que crecer es el único pecado verdaderamente imperdonable. Pero cuando por primera vez Lassie golpeó las ondas, la cultura popular era para los adultos, y lanzar productos directamente a los jovenes era un territorio inexplorado.




Los años 50 fue una época de crecimiento asombroso para el negocio publicitario. La revista Ad Age informa que la década vio la facturación anual de la industria de la publicidad crecer de 1.3 mil millones de $ en 1950 a 6 mil millones en 1960. "Los jovenes fueron señalados por primera vez", dice Ad Age en su historia de la industria " Aprovecharon su influencia recién descubierta. Los fonógrafos, discos, radios, revistas, ropa y refrescos, entre otros productos, encontraron un público adolescente receptivo ".

Los pioneros en esta frontera final del capitalismo, el mercado de los jovenes, eran un dispar trío de héroes de la cultura pop. Primero, estaba Elvis Presley. Elvis movió toneladas de mercancías en los años 50, no sólo discos, sino todo tipo de productos de su marca.
Tommy Rettig interpretó al devoto dueño de Lassie en los primeros días de la serie de TV.

Elvis hizo su fortuna con los chillidos de las pubescentes chicas. Los muchachos de la época buscaban héroes más duros y al aire libre, y durante un tiempo ninguno era más grande que Davy Crockett. La locura de Crockett, alimentada por las aventuras de la televisión y la película del popular legendario guerrillero de Disney, era una bonanza de merchandising. Los anuncios instaron a los muchachos a emular a su héroe con las réplicas de la famosa gorra de piel de piel de mapache de Crockett, y los jovenes respondieron con entusiasmo. En el pico de la Crockett-mania, Disney vendia 5.000 gorras de falsa-piel diariamente a los futuros hombres de América. 



El limite de la comercialización de Lassie con tales formidables rivales era potencial: El Collie apacible pero de fuerte corazón era amado por los adolescentes de ambos sexos. (Lassie era un personaje femenino interpretado por un perro macho, y que los creadores de la serie no se tomaran ningún esfuerzo en ocultar este hecho, es una nota de pie extrañamente andrógina en su fama.) El equipo Lassie golpeó mientras la plancha estaba caliente y pegó el nombre Lassie en cada tipo concebible de producto orientado a la juventud.
Jon Provost, como Timmy, es el mejor recordado de la larga lista de chicos que interpretaron al mejor amigo de Lassie en los últimos años.

En las décadas posteriores, la fama de Lassie habia disminuido algo: los esfuerzos recientes para revivir la franquicia se han satisfecho sobre todo con indiferencia, pero la imagen del real y valiente Collie seguia viva en la conciencia americana; El nombre de Lassie sigue siendo sinónimo de "buen perro". Busca cosas de Lassie en el ático comunal de Estados Unidos, eBay, y encontrarás miles de productos antiguos de Lassie, ahora valorados como coleccionables.

¿Qué pensaran cuando estos artefactos se desentierren dentro de mil años? Tal vez los arqueólogos del cuarto milenio los clasifiquen como evidencia de una cruda comercialización de la juventud que comenzó a mediados del siglo XX. Pero tal vez, si tenemos suerte, añadirán que cualquier cultura preocupada por un perrito tan bonito no podría haber sido tan malo.









Collie for Sale: Lassie and the Birth of Modern Marketing


The marketing and advertising industries experienced unprecedented growth in the 1950s, and a gorgeous rough coat Collie led the way.

The website of the Museum of Broadcast Communications tells us, “Lassie helped to demonstrate the potential development of ancillary products associated with television programs, appearing in everything from comic books and Big Little Books to Viewmaster slides, watches, and Halloween costumes.”
In other words, it’s all about the merchandise.

Long before George Lucas built his Star Wars empire on the sales of “ancillary products,” the producers of the Lassie TV series (1954–1974) were blazing the trail. In fact, Lucas, a child of the 1950s, might have been thinking of his Lassie lunchbox the day he licensed his first Darth Vader mask in the late ’70s.

Immediately following World War II, several developments—TV, rock ’n’ roll, the baby boom, a revved-up postwar economy—combined to give kids unprecedented buying power.
We are today resigned to a mass-marketed youth culture based on the proposition that growing up is the only truly unforgivable sin. But when Lassie first hit the airwaves, popular culture was for grownups, and pitching products directly to children was unexplored territory.
The ’50s was a time of astounding growth for the advertising business. The industry journal Ad Age reports that the decade saw annual advertising-industry billings grow from $1.3 billion in 1950 to $6 billion in 1960. “Children were targeted for the first time,” Ad Age says in its history of the industry, “as advertising tapped their newfound affluence. Phonographs, records, radios, magazines, clothing and soft drinks, among other products, found a receptive teen audience.”
The pioneers on capitalism’s final frontier, the kid market, were an unlikely trio of pop-culture heroes. First, there was Elvis Presley. Elvis moved tons of merchandise in the ’50s, not just records but all kinds of branded products. 
Elvis made his fortune on the squeals of pubescent girls. Boys of the era sought out more rugged, outdoorsy heroes—and for a time none was bigger than Davy Crockett. The Crockett craze, fueled by Disney’s wildly popular TV and film adventures of the legendary frontiersman, was a merchandising bonanza. Ads urged boys to emulate their hero by wearing replicas of Crockett’s famous coonskin cap—and boys eagerly responded. At Crockett-mania’s peak, Disney was selling 5,000 of the faux-fur caps daily to the future he-men of America.

Lassie’s marketing edge on such formidable rivals was crossover potential: The gentle but stouthearted Collie was loved by kids of both sexes. (That Lassie was a female character played by a male dog, and that the show’s creators took no pains to conceal this fact, is an oddly androgynous footnote to his/her fame.) Team Lassie struck while the iron was hot and affixed Lassie’s name and likeness to every conceivable type of youth-oriented product.
In the decades since, Lassie’s fame has somewhat diminished—recent efforts to revive the franchise have been met mostly with indifference—but the image of the regal, full-coated Collie lives on in the American consciousness; the name Lassie is still synonymous with “good dog.” Rummage around for Lassie stuff in America’s communal attic, eBay, and you will find thousands of vintage Lassie tie-in products, now prized as collectibles.
What will they think when these artifacts are unearthed in a thousand years? Perhaps fourth-millennium archeologists will classify them as evidence of a crass commercialization of childhood that began in the mid-20th century. But maybe, if we’re lucky, they will add that any culture preoccupied with such a nice doggie could not have been all bad.


Publicado en American Kennel Club

ANIMALES EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL



Más de 16 millones de animales atendidos en la Primera Guerra Mundial. Fueron utilizados para el transporte, la comunicación y el compañerismo.


En 1914, ambos bandos tenían grandes fuerzas de caballería. Las tropas montadas en caballos y camellos se usaron en las campañas del desierto a lo largo de la guerra, pero en el frente occidental, nuevas armas como la ametralladora hicieron que las cargas de caballería fueran cada vez más difíciles.

Sin embargo, los animales siguieron siendo una parte crucial del esfuerzo de guerra. Caballos, burros, mulas y camellos llevaban comida, agua, municiones y suministros médicos a los hombres en el frente, y perros y palomas llevaban mensajes. Se utilizaron canarios para detectar gases venenosos, y se entrenó a gatos y perros para cazar ratas en las trincheras.

Los animales no solo eran usados ​​para el trabajo. Perros, gatos y animales más inusuales, como monos, osos y leones, fueron criados como mascotas y mascotas para elevar la moral y brindar confort en medio de las dificultades de la guerra.

Togo, el gato mascota del acorazado HMS Dreadnought

El cachorro de zorro mascota del escuadrón No.32 en el aeródromo de Humieres, St Pol, Francia, el 5 de mayo de 1918.

Camellos que llevan hombres heridos a zonas seguras en la frontera noroeste de India, 1917.

Los perros de la Cruz Roja Francesa se alinean para ser inspeccionados en el Frente Occidental, 1914.

Conductor de transporte alemán y caballos con máscaras antigás en el frente occidental, 1917.

El mono mascota de la Escuela de Morteros de Trinchera del Tercer Ejército se sienta en un mortero de trinchera alemán capturado, el 20 de mayo de 1917.

Los italianos desembarcan mulas en Salónica en octubre de 1916.


Un artillero del regimiento de York y Lancaster con el gato del regimiento en una trinchera cerca de Cambrai, Francia, el 6 de febrero de 1918.

Tropas francesas con dos palomas mensajeras atadas en su cesta de viaje.


Un perro de guerra alemán, equipado con un aparato para colocar cables telefónicos, caminando por un suelo embarrado, 1917.

Tropas británicas limpian el barro de una mula cerca de Bernafay Wood en el frente occidental, 1916. Las autoridades militares británicas trataron de asegurar que los cuidadores de animales cuidaran a sus animales adecuadamente.

Soldados alemanes que usan respiradores mientras colocan palomas mensajeras en una cámara a prueba de gases, probablemente durante un simulacro de anti-gas.

Un australiano que demuestra la docilidad de su camello poniéndole la muñeca en la boca, Egipto, 17 de septiembre de 1917.

Un cuidador de perros de los Royal Engineers (Signals) lee un mensaje que le trajo un perro mensajero, Francia, 19 de mayo de 1918.

Un caballo de carga con una máscara de gas se carga con equipo durante la batalla de Pilckem Ridge, Bélgica, el 31 de julio de 1917.


Publicado en Imperial War Museum



FOTO DE LA SEMANA 41/18 (SPANISH & ENGLISH)

Zorros Nocturnos de Mohammad Murad 

Dos zorros rojos árabes se recortan contra el telón de fondo de las luces de la ciudad. Los animales son más activos durante la noche, buscando comida a base de pequeños roedores, aves y, a veces, atropellos.

Cada lunes he empezado colgar una foto, por espectacular, rara, bonita o por captar un momento único e irrepetible, sobre Naturaleza (animales, plantas o lugares). La que obtenga mas (+) y visitas sumadas dentro del mes sera nominada FOTO DEL MES y a final de año, entre estas, nombraremos la mejor foto o FOTO DEL AÑO. 



Each Monday I'm posting a picture, spectacular, rare, beautiful or to capture a unique and unrepeatable moment on Nature (animals, plants or places). Which get more (+) and visits summed within one month will be nominated picture of the month and end of year, we named the best photo or picture of the year.



This week: Night Foxes by Mohammad Murad


Two Arabian red foxes are silhouetted against the backdrop of city lights. The animals are most active at night, looking for meals of small rodents, birds, and sometimes roadkill.

sábado, 27 de octubre de 2018

HOMBRES Y PERROS. LEYENDA INDIA


Cuentan que al principio de los tiempos, tanto hombres como animales vivían en paz y armonía. No había ningún problema con el leguaje puesto que todos se entendían en aquel entonces. El “Gran Espíritu” concedió a cada cual un don. A unos seres les dio fuerza, a otros, velocidad, otros poseían una visión excepcional o la capacidad de mantenerse por el aire o surcar las aguas. Así fue concediendo capacidades para que pudieran hacer buen uso de ellas y vivir mejor según su especie. Al hombre le concedió el ingenio.



Éste en vez de usarlo para hacer el bien, utilizó su inteligencia y raciocinio para cometer maldades y abusar de los otros animales. Todos los animales fueron a quejarse a la deidad y una vez el “Gran Espíritu” hubo comprobado que todo lo reclamado era cierto, muy a su pesar, se dispuso a castigar al hombre por su mal comportamiento. Decidió que ya que no apreciaba el vivir con los otros seres creados sería separado de ellos para siempre. Levantando su mano hacia los cielos golpeó la tierra con tal fuerza que la quebró con una grieta invisible pero muy profunda. 



El abismo que se hacía cada vez mayor dejaba claro que jamás podrían volver a estar juntos animales y hombres puesto que el hombre estaba solo a un lado y el resto de animales al otro. Antes de que la grieta fuera insalvable, el único animal que se apiadó del hombre al ver su desdicha y estar realmente arrepentido fue el perro. Dando un salto se colocó junto al hombre y la grieta se termino de abrir para no volver a juntarse jamás. 



De ahí que el perro nos ayude a estar en comunicación con la naturaleza y nos recuerda el ser que un día fuimos. Es precisamente por esto que el perro es el que nos hace ser mejores personas.



Publicado en Cynologies





 

MASTÍN ESPAÑOL: PROTECTOR DE LOS REBAÑOS



Durante el neolítico, alrededor de 5.000 años A.C., comienzan a aparecer en la Península los primeros herbívoros domésticos, que van sustituyendo paulatinamente a algunos de sus ancestros salvajes, como uros y tarpanes.

Nos encontramos así con un importante cambio faunístico en donde los rebaños de herbívoros  salvajes como el uro, el tarpán, y las cabras monteses, son sustituidos por sus contrapartes domésticas: vacas, caballos, cabras domésticas y ovejas.




Probablemente, el impacto en los ecosistemas no es tan drástico como podríamos imaginar, sino más bien moderado y paulatino, favoreciendo espacios más abiertos, conforme crecen los asentamientos humanos.  Una de las causas de que ocurra este cambio de una forma moderada es la presencia de un sistema de pastoreo, siempre que fue posible, extensivo y de carácter trashumante, con periodos de aprovechamiento y descanso para un determinado territorio. Es decir la existencia de una ganadería que hace un uso del territorio muy similar al de los grandes herbívoros salvajes en ambientes mediterráneos.


Sin embargo, para el lobo, el gran depredador de esos herbívoros, sí que hay un cambio sustancial ya que se encuentra con animales más fáciles de ser depredados.

Así que al hombre no le queda otra solución que defender sus rebaños, utilizando las dos estrategias que 7.000 años después siguen vigentes:  exterminar los lobos, para lo cual la tecnología de la época no era eficiente,  o proteger los rebaños mediante una determinada forma de pastoreo. 
Sin embargo, aunque el manejo de los rebaños para su protección frente al lobo es relativamente fácil cuando el número de animales es pequeño, necesita de soluciones más complejas e imaginativas cuando los rebaños son grandes y formados por ganado menor.


De esta forma, y hasta hace poco, se podía observar en España que la composición y tamaño de las ganaderías de ovino, mantenían relación, entre otros condicionantes, con la estructura del territorio y la facilidad que éste proporcionaba para que los rebaños pudieran ser defendidos adecuadamente. Así, en territorios abruptos y de difícil manejo los rebaños tenían un tamaño menor que en territorios abiertos y de fácil protección.
El sistema inicial de pastoreo en todas las ganaderías debió de ser similar y consistente en la presencia del pastor y, siempre que fuera posible, encerrar al ganado por la noche. Pero esto se fue complicando cuando los rebaños de ganado menor, especialmente el lanar,  empezaron a ser cada vez mayores y la custodia por parte del hombre empezó a ser insuficiente.


Para ello se recurrió a una idea muy original y sofisticada, recurrir a los lobos domesticados (perro) para proteger al ganado de sus congéneres.  Ello tuvo como consecuencia inmediata, el posibilitar la existencia de grandes rebaños dando un salto importante en la disponibilidad de alimentos y por tanto en la economía de las sociedades pastorales. Pero no debió de ser una tarea fácil la de seleccionar características muy complejas relacionadas con la morfología y el temperamento.  Características que tienen una heredabilidad baja, se necesitan muchas generaciones para su selección, pero que una vez fijadas también pueden permanecer tiempo aunque disminuya esa intensidad de selección, como ocurre cuando el lobo desaparece y el mastín no es seleccionado por su funcionalidad.


Entre las características morfológicas esenciales y que distinguen principalmente a los mastines, es su tamaño. Es evidente que a mayor tamaño, mayor intimidación. Pero el tamaño del perro está limitado por el esfuerzo que tenga que desarrollar, debido al tipo de territorio donde hace su función y a la alimentación que se le puede proporcionar. Así como, por las limitaciones fisiológicas propias de los cánidos, como puede ser la regulación de la temperatura corporal, y por tanto su adaptación a altas temperaturas y esfuerzos intensos y prolongados.



Todas las razas de mastines en el arco mediterráneo son grandes en tamaño y, entre ellas, quizás el mastín español sea la raza más corpulenta. Esto obedece a que los lobos son y eran el principal depredador, y a la  relación y uso del mastín en rebaños trashumantes. Ganados trashumantes de oveja de raza merina principalmente, que siempre hicieron uso de los mastines como forma de protección y que fueron, durante una parte fundamental de la historia económica de España, una de las principales riquezas por el aprovechamiento de la lana.


Esto da lugar a que aparezcan leyes que regulan la alimentación y el uso de los mastines, que estos sean cuidados y seleccionados durante más de seis siglos con esmero. Estas atenciones y una actividad ganadera que principalmente se desenvuelve por dehesas, praderas de alta montaña y caminos,  al lento ritmo que marcan las ovejas, hacen posible la existencia de un perro de presencia intimidatoria y de gran tamaño y corpulencia. Este perro, en condiciones de poco desgaste físico, es más efectivo que uno pequeño para la protección frente al lobo.


Pero cuando se profundiza en su conocimiento, sin duda, son los rasgos asociados al carácter lo que más sorprende de los mastines.

A nivel general, la característica más particular es que el pastor necesita una mínima dedicación para que un mastín haga su labor de protección. Si  comparamos los mastines con los perros pastores seleccionados para conducir al ganado, estos últimos tienen mayor capacidad de aprendizaje,  pero necesitan más dedicación y atención por parte del pastor.




Casi todos  los comportamientos del mastín están muy fijados y tiene una escasa variabilidad individual. Hay pocas diferencias en el comportamiento innato de estos perros entre individuos. Pero también, muchos de estos comportamientos desaparecen cuando son cruzados con razas de caza, de careo o de presa y a estos cruces se deben muchas veces comportamientos inadecuados. Comportamientos que luego se cuelgan como un “sambenito” a todos los mastines por la prensa o incluso por gestores de la conservación.  Sin embargo,  la realidad es que con una población de mastines, que sólo en León se calcula en más de 3.000 individuos que campean en semi-libertad, es probablemente una de las razas de perros menos problemáticas de las existentes en España. 


Si tuviéramos que destacar un comportamiento de los mastines, éste sería el de apego al ganado, es decir la ausencia de comportamiento de depredación hacia el ganado, y su capacidad de custodiarlo y defenderlo frente a amenazas exteriores.  Cuanto más apego a su ganado tenga un mastín mejor será valorado por el ganadero.  El mastín es el perro del ganado, a diferencia de los careas que son los perros del pastor, esto hace que a veces se tenga la impresión de que los mastines están con el ganado y que el pastor es ajeno a esta relación ganado-perro. Sin embargo, en el mastín se han mantenido sin alterar por la domesticación características ancestrales del lobo, entre ellas sus ritmos biológicos con una actividad crepuscular y nocturna, su capacidad de atención, buen olfato, sentido de la orientación y excelente memoria.  Su educación es muy sencilla y básicamente consiste en introducirlos de cachorros en la ganadería, regañarles cuando jugando con el ganado pueden hacerle daño y en el principio básico de la tradición popular, que dice: al mastín ni palo ni mano.


Un buen mastín puede proteger casi cualquier tipo de animal, desde gallinas a vacas si es criado de pequeño con ellos. Cuida de la misma forma un rebaño de ovejas, que de cabras o vacas y hay tradición y literatura científica al respecto que lo demuestra.

Dentro de las razas de perros de custodia de ganado, la raza mastín español es sin duda la más adecuada para el territorio ibérico y probablemente para muchos otros enclaves por su mayor tamaño y características. Por ejemplo, en EEUU es ahora mucho más demandado por el crecimiento de la población de lobos, ya que muchas de las otras razas de mastines introducidas en este país cumplían su función adecuadamente cuando el coyote era el principal depredador, pero se vuelven ineficientes cuando el depredador es el lobo.  Lo mismo ha ocurrido en algunos lugares de Europa donde el lobo ha aparecido en los últimos veinte años.


El cambio en la sociedad española hacía una mayor sensibilidad ambiental y cuidado de nuestros recursos naturales, hace que cada vez se cuestione más que el control de los depredadores y la caza del lobo sea la forma adecuada de gestionar los daños a las ganaderías. Algunos políticos, gestores y ganaderos parecen no haberse dado cuenta que esta sensibilidad no va a desaparecer, sino que seguirá creciendo. Por tanto, las decisiones en la gestión del lobo a la larga tendrán que tenerlo en cuenta, porque la naturaleza y los recursos son una cuestión de interés general. Tienen que empezar a tomar otras decisiones diferentes del control y pago de daños y no pueden aplazarlas indefinidamente.


El mastín español es la mejor forma de protección de los ganados, pero es necesario elaborar programas para su fomento en las ganaderías, con la participación y el trabajo de investigadores, ganaderos, gestores y ONGs, si queremos que esos programas funcionen a largo plazo de forma adecuada. La administración, a su vez, una vez elaborados esos programas debe comprometerse a realizarlos y poner los medios para que así sea, porque el éxito de esos programas no es escribirlos sino llevarlos a cabo.


Ignacio Doadrio
Investigador del CSIC
Miembro del Patronato del Parque Nacional de Picos de Europa



lunes, 22 de octubre de 2018

PERROS REALES

El gusto por cuidar de animales innecesarios surgió en la corte. Estos animales eran incapaces de traicionar y desinteresados en sus afectos. Solo ellos tenían acceso a las confesiones reales.


 El Rey Felipe VI ha tenido numerosas mascotas a lo largo de su vida: «Pushkin», un perro de raza schnauzer, «Pinqui», «Balú», y un descendiente de «Pushkin» han sido algunas de ellas

 Se llama Arky y es, de todos los animales que ha tenido la Familia Real desde la restauración de la Monarquía, el que ha tenido más libertad para moverse por Palacio

Guillermo y Máxima de Holanda distrubuyeron esta fotografía familiar con sus hijas Catharina-Amalia, Alexia y Ariane, y la mascota de la familia, Skipper, tras la entronización de Guillermo Alejandro


El perro de Leonor, como el de su abuelo, es un labrador llamado Sara. Esta raza se caracteriza por tener un carácter bondadoso, lo que supondrá una comodidad para Leonor y Sofía a la hora de cuidarle y educarle

El príncipe Guillermo no solo está orgulloso de ser padre de la princesa Charlotte y el pequeño George, sino también del perro de la familia, Lupo, un cocker spaniel inglés. Fue una de las estrellas del retrato oficial de la familia con el recién nacido, el príncipe George. Lupo nació en 2001, su madre, Ella, era propiedad de los padres de la duquesa, Michael y Carole Middleton

 A la Reina Margarita de Dinamarca le encantan los perros, ha tenido más de 10 a lo largo de su vida


Príncipe y la Princesa de Noruega Haakon y Mette-Marit posaron con sus hijos, Ingrid Alexandra, Sverre Magnus y Marius Borg Høiby, fruto de su primer matrimonio, y el perro de la familia, en el Crown Prince

El mejor ejemplo de que a los royals europeos les encanta posar con sus mascotas viene de Noruega. Aquí vemos a Mette Marit de Noruega, con un cachorito.

 En la misma sesión de fotos, difundidas el verano pasado, la princesa Ingrid posó con toda la camada.


Naruhito, príncipe heredero de Japón con la esposa Masako, Princesa de Japón, y su hija, la princesa Aiko posan con su perro mascota Yuri para una foto en el palacio de Akasaka en Tokio el 12 de febrero de 2012


La familia real danesa familia está de luto por la pérdida de su perro Ziggy, un regalo de bodas. El animal participaba de manera activa en las numerosas actividades familiares y quedaba retratado junto a los príncipes Federico y Mary de Dinamarca, y sus cuatro hijos, Christian, Isabella, Josephine y Vincent

La princesa de Dinamarca sí se dejó acompañar por su mascota. Los royals muestran una especial querencia por los animales en sus retratos

La duquesa de Cornuelles está muy implicada en la ayuda a los animales. Tanto es así, que en su última visita a España, la esposa del Príncipe Carlos amadrinó a un cachorro al que llamó «Columbus» (Colón, en castellano) 


Carlos Felipe de Suecia y la princesa Sofia siguen la estela de los Duques de Cambridge al posar con un pequeño Border Terrier junto a su hijo recién nacido


Ha tenido numeroso perros de distintas razas a lo largo de su vida, actualmente tiene dos pequeños daschund, conocidos popularmente como «perro salchicha»

Tanto Enrique como Guillermo de Inglaterra tuvieron muchos animales domésticos durante su infancia. Un amor por los animales heredado de su abuela, la Reina Isabel II, quien muestra una particular pasión por los corgis. Ahora solo le queda uno, Willow, y dos dorgis -cruce de corgi y dachsmund-, Candy y Vulcan



Los corgis han sido los perros predilectos de la Reina desde su infancia. El primero llegó a su familia en 1933. Se llamaba Dokie y lo trajo el futuro Jorge VI, entonces Duque de York, cuando Isabel tenía 7 años. Cuando la Reina cumplió 18, le regalaron a Susan, perra ya legendaria, pues es el origen del frondoso árbol genealógico de corgis de Isabel II, que ha criado a 14 generaciones de descendientes suyos, en total 30 canes


La Reina Fabiola de Bélgica y el Rey belga Baudouin posan con su perro el abril de 1976 en el Castillo Real de Laeken, Bruselas
Publicado en ABC