HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL FUE MALTRATADO




domingo, 11 de noviembre de 2018

LOS PERROS SON FAMILIA; POR JORDYN BEERY


Conseguí a mi cachorro Harry cuando tenía cuatro años en una pequeña tienda de mascotas en la calle de mi casa. Yo amaba a mi Harry. Era un Schnoodle (una mezcla de schnauzer y caniche), y era adorable. Fui yo quien sacó ese pequeño cacahuete. Me enamoré de él y conseguí que mi madre convenciera a todos los demás para que vinieran a verlo, ¡y luego lo conseguimos! Harry recibió su nombre porque en ese momento Harry Potter y la Piedra Filosofal acababa de salir y mis primos y yo estábamos enamorados de ella. 



Corríamos montando sobre nuestras escobas y Harry mordía los extremos y montaba con nosotros. Era un buen chico, te dejaría hacerle cualquier cosa. Quería ser veterinaria desde que era una niña, así que le hacía pequeños chequeos y él se sentaba allí para mí todo el día. Cuando tenía unos siete años, mi madre me compró un conejito para mi cumpleaños, y una cosa que tenia Harry era que le encantaba perseguir a los conejitos. Así que déjame decirte que le tomó un tiempo acostumbrarse a Lily. Pero al final, él ni siquiera la veía como un conejito, solo era Lily. Luego, cuando tenía diez años, tuvimos otro perro llamado Toby, ¡Harry lo amaba, tenía un hermano! ¡Crecieron juntos persiguiendo a los conejos, saltando a la piscina y atacando a las piñatas! Luego me mudé de la casa de mi familia a un apartamento con mi madre. Los visitaba todo el tiempo pero mi familia no me dejaba llevarme a ninguno de los dos, así que decidí buscar mi propio cachorrito. 



La llamé Dixie por Darryl Dixon y la llevamos a visitar a Harry también. Cuando era una perrita, se amaban, pero cuando creció, se separaron. En este punto de la historia, ya soy estudiante de secundaria y Harry tiene 13 años. Recuerdo que tenía momentos difíciles, le diagnosticaron diabetes, cálculos en la vejiga, cálculos renales, artritis, cataratas y mucho más. Se estaba muriendo, y lo sabía, pero lo amaba tanto... Lo visitaba en cada oportunidad que tenía. Un día, estaba en la escuela sentada en mi mesa del almuerzo y mi mamá me envió un mensaje de texto y me dijo que estaba allí para recogerme. Yo sabía que algo estaba mal, reuní mis libros y comencé a salir. Durante el camino, lo sentía en mis entrañas, algo estaba realmente mal, y una vez que la vi, lo supe. Solo recuerdo que era como una película. Me detuve y enseguida empecé a llorar. Ella me dijo que viniera aquí y recuerdo haber preguntado si era Harry, aunque ya lo sabía, y ella solo asintió. Esperé en el auto a que ella buscara a mi prima y nos dirigimos a la casa de mi abuela, donde él estaba para despedirse. Mi tía lo había llevado al veterinario ese mismo día, donde le dio a Harry algunos medicamentos para el dolor y le dijo que podíamos llevarlo a casa para despedirlo y devolverlo más tarde. 



Nos sentamos durante horas con él, acariciándolo y llorando con él. Contamos todas las grandes historias que tuvimos con él, y después de un tiempo, llegó el momento. Ahora, porque pensé que debía y pensé que podía soportarlo, Decidí ir con él para dejarlo. Yo quería estar con él. Quería que él supiera que era amado y que no sería olvidado. Mi tía, mi abuelo, mi madre y yo, fuimos al veterinario con Harry envuelto en una manta. No sé si puedo decir que recomiendo ir con la familia a este tipo de cosas si no estás listo para verlo. Nunca olvidaré cómo se veían sus ojos. Cuán llenos de vida estuvieron un segundo y al siguiente estaban tan vacíos... 



Lloraba más fuerte que nunca. Mi tía lo reconfortaba llorando, pero el veterinario miró a mi abuelo y solo asintió con la cabeza. Pero ya sabía que se había ido. Mi tía seguía intentando cerrar sus ojos, pero no lo hacían. Lo envolvimos en la manta, lo llevamos a casa y lo sepultamos. Les conté a nuestros amigos de la familia lo que pasó y mi primo publicó en Facebook que perdimos a nuestro peludo miembro de la familia. Al día siguiente fui a la escuela y estuve medio día bien. Pero luego llegó mi amiga, la miré y supe que ella lo sabía y empecé a llorar, me abrazó y me di cuenta de que no estaba bien. Me di cuenta de que perdí mi primer perro, mi primera mascota, mi primer amor. Hoy puedo hablar de él, pero si hablo de su último día lloraré, y está bien. Porque los perros no son solo perros. Ellos son familia. 


I got my pup Harry when I was four years old from a small puppy store down the street from my house. I loved my Harry. He was a Schnoodle (a schnauzer-poodle mix), and he was adorable. I was the one who picked the little peanut out. I fell in love with him and I got my mom to convince everyone else to come look, and then we got him! Harry got his name because at the time Harry Potter and the Sorcerer's Stonehad just came out and my cousins and I were in love with it. We would run around riding on our broomsticks and Harry would bite the ends and ride with us. He was such a good boy, he would let you do anything to him. I wanted to be a veterinarian ever since I was a little girl so I would do little check ups on him and he would sit there for me all day. When I was about seven, my mom bought me a bunny for my birthday, and one thing about Harry was he loved to chase bunnies. So let me just say it took a while for him to get used to Lily! But eventually, he didn't even see her as a bunny, she was just Lily. Then, when I was ten we got another dog named Toby, Harry loved him, he had a brother! They grew up together chasing bunnies, jumping into the pool together, and attacking piñatas! Then I moved out of my family home into an apartment with my mom. I visited all the time but my family wouldn't let me take either of them, so I decided to get my own little pup. I named her Dixie after Darryl Dixon and I would bring her over to visit Harry too. When she was a puppy they loved each other but by the time she grew up they grew apart. At this point in the story I'm a junior in high school and Harry is 13 years old. I remember him having hard times, he was diagnosed with diabetes, bladder stones, kidney stones, arthritis, cataracts, and a lot more. He was dying, and I knew it, but I loved him so much. I would visit him every chance I got. One day, I was at school sitting at my lunch table and my mom texted me and said she was there to pick me up and to come up front. I knew something was wrong, and I gathered my books and started walking out. The whole way there I just felt it in my gut, something was really wrong, and once I saw her I knew. I just remember it was like a movie. Me stopping and just starting to cry. She told me to come here and I remember asking if it was Harry, even though I already knew, and she just nodded. I waited in the car for her to get my cousin and we drove to my grandma's house where he was to say goodbye. My aunt had taken him to the vet earlier that day where he gave Harry some meds for the pain and told her that we could bring him home to say goodbye and bring him back later. We sat for hours with him just petting him and crying with him. We told all the great stories we had with him, and after a while, it was time. Now, because I thought I should and I thought I could handle it, I decided to go with him to be put down. I wanted to be with him. I wanted him to know that he was loved and wouldn't be forgotten. My aunt, my grandpa, my mom and I, all drove to the vet with Harry wrapped in a blanket. I don't know if I can say that I recommend going with your family to this kind of thing if you're not ready to see it. I will never forget what his eyes looked like. How full of life they were one second and the next they were so empty. I was crying harder than I ever had. My aunt kept comforting him, crying, but the vet looked up at my grandpa and just nodded his head. But I already knew he was gone. My aunt kept trying to close his eyes but they wouldn't close. We wrapped him back up in the blanket and took him home and buried him. I told our family friends what happened and my cousin posted on Facebook that we lost our furry family member. The next day I went to school and I got half day alright. But then my friend walked in, and I looked at her and I knew she knew and I just started crying and she just hugged me and I realized I wasn't okay. I realized I lost my first dog, my first pet, my first love. I am able to talk about him today, but if I talk about his last day I'll cry, and that's all right. Because dogs aren't just dogs. They are family.


Publicado en PetLife

No hay comentarios:

Publicar un comentario