HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




miércoles, 7 de noviembre de 2018

LA IMPORTANCIA DE ENSEÑAR AL CACHORRO A ESTAR SOLO (SPANISH & ENGLISH)




Desde el entrenamiento para ir al baño hasta las normas de seguridad para cachorros para establecer las reglas de la casa, tus manos estarán muy ocupadas cuando llega a casa un nuevo cachorro. Pero hay un paso que no quieres olvidar: enseñarle a tu cachorro a disfrutar de estar solo. De lo contrario, podría desarrollar un comportamiento problemático cada vez que salgas, como masticar los muebles, ladrar excesivamente o tener un accidente en la casa. Los perros son criaturas extremadamente sociales, por lo que el aislamiento puede ser estresante. En lugar de esperar que tu cachorro se acostumbre a estar solo, hay cosas que puedes hacer para asegurarte de que esté tranquilo y confiado cuando lo esté.




Es probable que tu nuevo cachorro nunca haya estado solo antes. Es injusto esperar que pase de una compañía constante a una jornada laboral completa de ocho horas por su cuenta. Comienza enseñándole a estar solo mientras todavía estás en la casa. Un área de confinamiento seguro, como un corralito o jaula de ejercicios, es perfecta para este propósito. Alternativamente, puedes limitar a tu cachorro a un área pequeña y segura con puertas para bebés. Los perros son animales de guarida, y si usas una jaula o un corralito de ejercicio de forma adecuada, lo verán como un lugar para relajarse y no como un castigo.






Para ayudar a su cachorro a asociar su área de confinamiento con cosas buenas, aliméntale dentro de ella. Si el área es lo suficientemente grande, también puedes pasar un tiempo jugando juntos. Para seducir a su cachorro, reserva juguetes especiales que solo puedas colocar dentro de su jaula o corral. Cuando esté contento de ingresar al área de confinamiento por su cuenta, ya estará listo para comenzar el entrenamiento a solas.


Comienza cerrando a su cachorro en el área de confinamiento, luego sal de la habitación en silencio. Regresa de inmediato y recompénsalo con alabanzas y un regalo. Repite el proceso varias veces, aumentando lentamente el tiempo que estás ausente cada vez. Al principio, incluso uno o dos minutos pueden parecer demasiado largos para tu cachorro, pero durante tres o cuatro días, debería poder acumular períodos de tiempo bastante largos.


A medida que aumenta el intervalo de tiempo, vuelve a revisar periódicamente al cachorro. Si está callado y tranquilo, recompénsalo con un elogio discreto y un capricho antes de salir para continuar la cuenta atrás. No hagas demasiado escándalo cuando lo verifiques; no quieres que tu cachorro te eche de menos cuando salgas de la habitación.



Si tu cachorro está llorando en su área de confinamiento, es probable que hayas comenzado el entrenamiento antes de que haya aprendido a asociar el área con cosas buenas, o que lo hayas dejado solo por mucho tiempo. No hagas el hábito de dejarlo salir cuando él se queja, de lo contrario, le enseñarás que el quejarse abre la puerta y gana atención. En su lugar, acortar su tiempo en el área de confinamiento a lo que puede manejar, y aumentar el tiempo más lentamente.





Para enseñarle a tu cachorro a ser feliz cuando está solo, debes darle una manera de pasar el tiempo sin meterte en problemas. En otras palabras, dale algo constructivo para hacer cuando esté en confinamiento. Una actividad perfecta es un juguete para masticar relleno de comida. Los juguetes como los kongs son excelentes para este propósito porque la comida que sale del juguete reforzará el comportamiento de masticación. Con el tiempo, terminarás con un adicto al juguete que preferiría masticar sus juguetes que los rodapiés. Otras formas de mantener a su cachorro ocupado son usar masticables comestibles , dejar la comida escondida en el área de confinamiento o proporcionar juguetes de rompecabezas para liberar comida .


Ahora tu cachorro debe entender que incluso cuando estás en casa, no siempre será el centro de atención. De hecho, debería esperar estar solo porque lo asocia con juguetes masticables y golosinas. Pero lo más importante es que no conectará tu salida de la casa con la soledad. Debes poder ir al trabajo o al supermercado sin preocuparte.


Si no puedes pasar tiempo en casa con tu cachorro mientras trabajas en su entrenamiento de tiempo solo, considera encontrar un cuidador de cachorros. Un vecino o amigo puede estar feliz de leer o ver la televisión en tu casa mientras tu cachorro descansa en su área de confinamiento. Aún mejor, tu amigo puede ayudarte con el entrenamiento de tu cachorro y prestarle mucha atención durante las sesiones de confinamiento.


Recuerda que el confinamiento en el corralito o la jaula de ejercicios es solo temporal. Una vez que el cachorro tiene confianza en sí mismo, y entiende el entrenamiento del baño y las reglas del buen comportamiento, puedes comenzar a darle acceso a tu hogar mientras estás fuera, una habitación cada la vez. El objetivo es un perro adulto que sea relajado, seguro de sí mismo y en el que se pueda confiar con más libertad.


Publicado en AKC



The Importance of Teaching Your Puppy How to Be Alone


From potty training to puppy proofing to establishing the rules of the house, your hands are full when you bring home a new puppy. But there is one step you don’t want to forget — teaching your pup how to enjoy being alone. Otherwise, he might develop problem behavior whenever you go out, like chewing on the furniture, barking excessively, or having an accident in the house. Dogs are extremely social creatures, so isolation can be stressful. Rather than hoping your puppy gets used to being alone, there are things you can do to ensure he’s calm and confident whenever he’s by himself.
It’s likely your new puppy has never been alone before. It’s unfair to expect him to go from constant companionship to an entire eight-hour workday on his own. Start by teaching him to be alone while you are still in the house. A safe confinement area, like an exercise pen or crate, is perfect for this purpose. Alternatively, you can limit your puppy to a small and safe area with baby gates. Dogs are den animals, and if you use a crate or exercise pen appropriately, they will see it as a place to relax rather than as a punishment.
To help your puppy associate his confinement area with good things, feed him meals inside of it. If the area is large enough, you can also spend some time playing in there together. To entice your puppy, set aside special toys he only gets inside his crate or pen. When he’s happy to enter the confinement area on his own, you’re ready to start alone-time training.
Begin by closing your puppy in the confinement area, then quietly walking out of the room. Return immediately and reward him with praise and a treat. Repeat the process several times, slowly increasing how long you’re away each time. In the beginning, even one or two minutes might feel too long for your puppy, but over three or four days, you should be able to build up to fairly long periods of time.
As the time span increases, return to check on your puppy periodically. If he is quiet and calm, reward him with low-key praise and a treat before leaving to continue the countdown. Don’t make too much fuss when you check on him; you don’t want your puppy to miss you when you leave the room.
If your puppy is crying in his confinement area, you’ve likely started the training before he’s learned to associate the area with good things, or you’ve left him alone for too long. Don’t make a habit of letting him out when he fusses, otherwise you will teach him that whining opens the door and earns attention. Instead, shorten his time in the confinement area to what he can handle, and build the time more slowly.
To teach your puppy to be happy when he’s alone, you need to give him a way to pass the time without getting into trouble. In other words, give him something constructive to do whenever he’s in confinement. A perfect activity is chewing on a chew toy stuffed with food. Toys such as Kongs are excellent for this purpose because the food coming out of the toy will reinforce the chewing behavior. In time, you will end up with a chew toy addict that would rather chomp on his toys than the baseboards. Other ways to keep your puppy busy include using edible chews like bully sticks, leaving food hidden around the confinement area, or providing food-releasing puzzle toys.
Now your puppy should understand that even when you are at home, he won’t always be the center of attention. In fact, he should look forward to being on his own because he associates it with chew toys and treats. But most importantly, he won’t connect your leaving the house with him being alone. You should be able to head to work or the grocery store without worry.
If you’re unable to spend time at home with your puppy while you work on his alone-time training, consider finding a puppy sitter. A neighbor or friend might be happy to read or watch TV in your house while your puppy rests in his confinement area. Even better, your friend can help with your puppy’s potty training and give him lots of attention in-between confinement sessions.
Remember that confinement in the exercise pen or crate is only temporary. Once your puppy is confident on his own, and he understands potty training and the rules of good behavior, you can start giving him access to your home while you are away, one room at a time. The goal is an adult dog that is relaxed, self-assured, and can be trusted with more freedom.

No hay comentarios:

Publicar un comentario