HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !



Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.



PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE BLOG NINGÚN ANIMAL HA SIDO MALTRATADO




martes, 3 de julio de 2018

MASTER McGRATH, CORAZÓN DE CAMPEÓN (SPANISH & ENGLISH)


A lo largo de la historia, los irlandeses han tenido la reputación de ser tipos listos siempre dispuestos a enfrentar cualquier desafío. Master McGrath ciertamente estuvo a la altura de esa reputación. Aunque ya no existe, su memoria perdura, tal vez más que cualquier otro galgo irlandés: en poesía, canciones, pinturas, un monumento en Irlanda y, incluso en los Estados Unidos, con un restaurante y pub de New Hampshire llamado en su honor, ¡un legado impresionante para un cachorro pequeño e insignificante que estuvo a punto de rendirse! Sin embargo, al igual que la mayoría de las leyendas, ciertos aspectos de la vida de Master McGrath han sido embellecidos con el tiempo hasta que a veces es difícil distinguir los hechos de la ficción.


Según uno de esos cuentos, en 1867, un inquilino irlandés que no soportaba los efectos de beber demasiado, oyó un sonido extraño. Tras investigar, encontró una bolsa medio dentro y fuera del agua que se había enganchado en la raíz de un árbol. Al abrir la bolsa, descubrió un cachorro de galgo casi ahogado: Master McGrath. Este cachorro quedó bajo el cuidado de Lord Lurgan y recompensó a su benefactor sobresaliendo en contra de todos los que le retaban en el campo.



Otro relato, que suena mucho más cercano a la verdad, afirma que Master McGrath nació en la semana de la Copa Waterloo, 1866, después de haber sido criado por el compañero de Lord Lurgan, James Galway, quien criaba galgos en el Condado de Waterford. Su padre era Dervock, un perro de alto rendimiento que había perdido una victoria en la primera carrera de la Copa Brownlaw (el equivalente de Irlanda a la Copa Waterloo de Inglaterra). Su madre era una perra con el nombre de Lady Sarah. Aparentemente, Galway sintió que este pequeño galgo blanco y negro de 54 lb. carecía de potencial y lo iba a eliminar, pero, debido a una súplica del huérfano que lo ejercitó, un joven llamado Master McGrath, la joven vida del perro se salvó. Nombrado en honor al niño, Master McGrath pasó a ser el mejor galgo de su época tanto en Irlanda como en Inglaterra.



En 1868, el Master McGrath participó en el principal evento de la temporada, la Copa Waterloo de Inglaterra, y, con tan solo dos años de edad, sorprendió a sus detractores al traer la cinta azul a Irlanda. Al año siguiente, se informó que más de 12,000 personas se habían reunido en Altcar para ver si este intruso irlandés podía repetir. En su curso final, Master McGrath se enfrentó a Bab at the Bowster, una perra escocesa que también se consideraba prácticamente invencible. En lo que muchos consideran la mejor competencia de la historia, los dos corrieron a la par hasta que Master McGrath demostró que no fue casualidad y se adelantó para registrar su segunda victoria en la Copa Waterloo.



En 1870, cuando intentaba ganar la Copa Waterloo por tercer año consecutivo, el Master McGrath sufrió la única derrota de su carrera como corredor. El evento se realizó ese año a pesar de la controversia sobre las condiciones de la pista. Muchos sintieron que una helada de febrero había hecho que el terreno no fuera apto y este fue realmente el caso cuando Master McGrath cayó a causa de una placa de hielo y casi se ahoga en el Río Alt. Mientras luchaba en el agua helada, un aficionado irlandes con el nombre de Wilson saltó y lo salvó. Después de este percance, Lord Lurgan juró nunca volver a correr contra el Maestro McGrath y lo llevó a su hogar en Irlanda para recuperarse de su terrible experiencia.



El año siguiente, sin embargo, con Master McGrath de vuelta en condiciones de disputar la carrera, Lord Lurgan simplemente no pudo resistir el desafío de intentar una tercera victoria en la Copa Waterloo. Para la total incredulidad de algunos, este asombroso galgo llegó y ganó el evento por tercera vez.
Proclamado un héroe público, el Master McGrath recibió el máximo galardón de su tiempo al recibir una citación para comparecer ante la Reina Victoria en el Castillo de Windsor. La reina Victoria no solo era amante de los perros; ella y su esposo, el Príncipe Alberto, también habían tenido un galgo blanco y negro con el nombre de Eos. Apenas dos años después de su presentación a la Reina, el Master McGrath murió de insuficiencia cardíaca y, aunque no vivió lo suficiente como para tener una carrera como semental muy productiva, uno de sus nietos, un galgo blanco con marcas azules llamado Tippecanoe, según los informes, era propiedad del general George Armstrong Custer.


 Monumento en Durganvan

Tan grande era la fama de la Master McGrath en Irlanda que a menudo se lo llamaba "Mighty McGrath". Después de su muerte, un monumento que conmemora sus logros fue erigido cerca de su lugar de nacimiento en el condado de Waterford y también fue conmemorado en la moneda irlandesa de seis peniques. Un poema escrito en su honor que conmemoraba su triunfo en su segunda y más famosa victoria en la Copa Waterloo fue luego puesto música y se convirtió en una popular balada irlandesa.

 Monumento en Lurgan


Throughout history Irishmen have had a reputation for being scrappy fellows always ready to take on any challenge. Master McGrath certainly lived up to that reputation. Although long gone, his memory lives on, perhaps more so than any other Irish greyhound -- in poetry, song, paintings, a monument in Ireland and, even in this country "the United States", with a New Hampshire restaurant and pub named in his honor -- a most impressive legacy for an undersized, unimpressive pup that was very nearly put down! Like most legends, however, certain aspects of Master McGrath's life have been embellished over time until sometimes it is hard to distinguish fact from fiction.

According to one such account, in 1867, a ne-er-do-well Irish tenant suffering the effects of too much imbibing, heard a strange sound. Upon investigation, he found a bag half in and half out of the water which had caught on the root of a tree. Opening the bag he discovered a nearly drowned greyhound pup -- Master McGrath. This pup then came under the care of Lord Lurgan and rewarded his benefactor by excelling against all comers on the coursing field.

Another account -- one which sounds much closer to the truth -- states that Master McGrath was whelped in Waterloo Cup week, 1866, having been bred by Lord Lurgan's partner, James Galway, who raised greyhounds in County Waterford. His sire was Dervock, a top coursing dog who had been edged out of a win in the first running of the Brownlaw Cup (Ireland's equivalent to England's Waterloo Cup). His dam was a bitch by the name of Lady Sarah. Apparently Galway felt that this small 54 lb. black and white greyhound lacked potential and was going to put him down but, due to a plea by the orphan boy who exercised him -- a young lad by the name of Master McGrath -- the young dog's life was spared. Named after the boy, Master McGrath then went on to best the most famous coursing greyhounds of his day both in Ireland and England.

In 1868, Master McGrath was entered in coursing's premier event -- England's Waterloo Cup -- and, at just two years of age, surprised his detractors by bringing the blue riband home to Ireland. The following year, over 12,000 people are reported to have gathered at Altcar to see if this Irish interloper could repeat. In his final course, Master McGrath drew in against Bab-at-the-Bowster, a Scottish bitch who was also considered virtually unbeatable. In what many consider to be history's greatest coursing match, the two ran neck and neck until Master McGrath proved he wasn't a fluke and pulled ahead to record his second Waterloo Cup win.

In 1870, when trying to win the Waterloo Cup for a third consecutive year, Master McGrath suffered the only defeat of his coursing career. The event was held that year despite a controversy over course conditions. Many felt that a February freeze had caused the course to be unfit and this was indeed the case as Master McGrath fell through some ice and almost drowned in the River Alt. As he struggled in the icy water, an Irish slipper by the name of Wilson jumped in and saved him. After this mishap, Lord Lurgan vowed never to race Master McGrath again and took him home to Ireland to recover from his ordeal.

The following year, however, with Master McGrath back in racing condition, Lord Lurgan just could not resist the challenge of trying for a third Waterloo Cup victory. To the utter disbelief of some, this amazing greyhound came through and won the event for a third time.

Proclaimed a public hero, Master McGrath received the ultimate accolade of his time by receiving a summons to appear before Queen Victoria at Windsor Castle. Queen Victoria was not only a dog lover; she and her husband Prince Albert had also owned a black and white pet greyhound by the name of Eos. Just two short years after his presentation to the Queen, Master McGrath died of heart failure and, although he didn't live long enough to have a very productive stud career, one of his grandsons -- a white greyhound with blue markings named Tippecanoe -- was reportedly owned by General George Armstrong Custer. So great was Master McGrath's fame in Ireland that he was often referred to as "Mighty McGrath". After his death, a monument commemorating his accomplishments was erected near his birthplace in County Waterford and he was also memorialized on the Irish sixpence coin. A poem written in his honor commemorating his triumph in his second and most famous Waterloo Cup victory was later put to music and became a popular Irish ballad. 


Escrito por Joan Dillon en WebCite


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario