HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




lunes, 14 de marzo de 2016

CRUFTS Y LOS CONFLICTOS BÉLICOS (SPANISH & ENGLISH)


Crufts ha sido interrumpida por dos guerras en Gran Bretaña; En primer lugar, en los años 1918, 1919 y 1920, durante y después de la Primera Guerra Mundial, y luego durante la Segunda Guerra Mundial entre 1940 y 1947. A pesar de que la Primera Guerra Mundial se desarrolló entre 1914 a 1918, Charles Cruft logró mantener el espectáculo va la mayor parte del tiempo, incluso cuando muchos otros grandes espectáculos del Campeonato no estaban operando. Antes de la guerra tenia una relación un tanto incómoda con la comunidad canina, pero ganó una gran popularidad y el respeto al continuar con el espectáculo el mayor tiempo posible. Lo hizo con gran riesgo de pérdida financiera seria


Una de las razones por las que el espectáculo fue considerado de riesgo fue debido a que el lugar de celebración, el Agricultural Hall en Islington, era un edificio grande y prominente con un techo de cristal (que todavía es - ahora el Business Design Centre en Upper Street, Islington) y era por lo tanto, un objetivo primordial para los bombardeos Zeppelin. Felizmente, nunca fue blanco. 


En 1917, las cosas se pusieron aún más difíciles para los perros y las exposiciones, se llevaron a cabo debates en el Parlamento sobre el posible despilfarro y el gasto de mantener a perros que no trabajan en tiempo de guerra. Los viajes en tren también se restringieron y se convirtieron un 50% más caro. Crufts tuvo sólo 2500 entradas en 1917, el número más bajo desde que el programa comenzó en 1891. Charles Cruft también se enfrentaba a una escasez de mano de obra para trabajar en el evento, una escasez de stands comerciales y un grupo más pequeño debido a la renuencia de las personas a visitar un edificio que podia ser un objetivo de las bombas. En 1918, Charles Cruft finalmente tuvo que cancelar el show cuando el Agricultural Hall fue requisado por los militares como depósito de almacenamiento, y el espectáculo por desgracia no regresó hasta 1921. 



Cuando el espectáculo volvió en 1921, introdujo algunas clases especiales llamadas "Clases de Earl Haig", especialmente para los participantes, hombres y mujeres, que habían servido en la guerra, ya sea en el ejército o como trabajadores de la guerra en oficinas y fábricas. En los shows realizados antes de la guerra, el sentimiento anti-alemán vio la cancelación de clases para los Dachshunds, el sentimiento era tan fuerte que hasta 1921 no volvieron los Dachshunds, sin embargo había entusiasmo por la introducción de clases para la raza entonces conocida como perro lobo alsaciano, ahora conocida como pastor alemán. Esta raza vió disparadada su popularidad en los años siguientes. 



Charles Cruft murió en 1938 y en 1939 el programa se ejecutó por su viuda Emma. Fueron los últimos Crufts qie iban a ser dirigidos por un miembro de la familia Cruft. También fue la última vez que el espectáculo se llevará a cabo en la que era su casa desde hacia mucho tiempo, el Agricultural Hall. 


A partir de 1940, la serie fue cancelada debido a la Segunda Guerra Mundial y no se reanudó hasta 1948. Cuando el programa se reanudó, lo hizo con un nuevo propietario, el Kennel Club. En 1942, Emma Cruft decidió que no era capaz de continuar con el espectáculo y lo vendió al Kennel Club. Posteriormente, a veces se quejaba de que había vendido demasiado barato. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el Kennel Club asimió un gran riesgo en la compra de los derechos del programa justo en medio de una guerra sin garantías de que las exposiciones caninas, como la conocemos, se volverian a reanudar de nuevo. Junto con el nombre del espectáculo, Emma Cruft insistió en que el Kennel Club comprara todo lo que iba con ella en términos de bienes y equipos, incluyendo las tablas que formaban las paredes de los rings, las cajas de efectivo e incluso las capas marrones que lleva el personal en el espectáculo. Cuando el programa se reanudó bajo administración Kennel Club, tenía un nuevo hogar en Olimpia y una entrada de registro de última hora de 9.412. Emma Cruft presentó el premio Best in Show y esta fue la última vez que un miembro de la familia tenía algún papel formal en Crufts. 


Antes de la guerra, el Kennel Club tuvo su propio campeonato insignia de gran prestigio: The Kennel Club Show, que era algo así como un rival de Crufts. Sin embargo, tras adquirir los derechos de Crufts, el Kennel Club se retiró del espectáculo que habían tenido bajo su propio nombre y Crufts se convirtió en el evento más importante del Kennel Club. Fue un compromiso entre los dos grandes espectáculos - el Kennel Club fueron los gestores, pero el nombre de Crufts fera tan poderoso y tan popular, que se mantuvo como el nombre del principal evento de la Asociación de Criadores. 




 Publicado en Crufts.org








Crufts has been disrupted by two wars in Britain; firstly, in the years 1918, 1919 and 1920, during and after World War One, and then during World War Two between 1940 and 1947. Although World War One ran from 1914 to 1918, Charles Cruft managed to keep the show going most of the time, even when many other big Championship shows were not operating. Prior to the war he has a somewhat uneasy relationship with the canine community, but he gained a great deal of popularity and respect for
continuing with the show as long as possible. He did this
at great risk of serious financial loss!

One of the reasons holding the show was considered risky is because the venue, the Agricultural Hall in Islington, was a large, prominent building with a glass roof (it still is – it’s now the Business Design Centre in Upper Street, Islington) and was therefore a prime target for Zeppelin bombing raids. Happily, it was never targeted.

In 1917, things got even tougher for dogs and dog showing, debates were held in Parliament about the possible extravagance and expense of keeping non-working dogs in a time of war. Rail travel was also restricted and became 50% more expensive. Crufts show had just 2500 entries in 1917, the lowest number since the show began in 1891. Charles Cruft was also faced with a shortage of labour to work at the show, a shortage of trade stands and a smaller crowd due to people’s reluctance to visit a building that might be a bomb target. In 1918, Charles Cruft finally had to cancel the show as the Agricultural Hall was requisitioned by the military as a storage depot, and the show sadly did not return until 1921.

When the show returned in 1921, it introduced some special classes called the “Earl Haig Classes”, especially for entrants, male and female, who had served in the war, either in the military or as war workers in offices and factories. In the shows held before the war, anti-German sentiment saw the cancellation of classes for Dachshunds, but this had lessened enough by 1921 that not only were Dachshunds back, but there was some excitement about the introduction of classes for the breed then known as the Alsatian Wolf Dog, also now known as the German Shepherd. This breed underwent rocketing popularity in the following years.

Charles Cruft died in 1938 and the 1939 show was run by his widow Emma. It was the last Crufts show to be run by a member of the Cruft family. It was also the last time the show would be held at its long-time home, the Agricultural Hall.

From 1940 onwards, the show was cancelled due to World War Two and didn’t resume until 1948. When the show resumed, it was with a new owner, The Kennel Club. In 1942, Emma Cruft decided that she would not be able to carry on with the show herself and sold it to the Kennel Club. Afterwards, she sometimes complained that she had sold it too cheaply; however, it must be borne in mind that the Kennel Club took a great risk in buying the rights to the show right in the middle of a war with no guarantee that dog showing as we know it would ever resume again. Along with the name of the show, Emma Cruft insisted the Kennel Club buy everything that went with it in terms of goods and equipment, including the boards that made up the walls of the rings, the cash boxes and even the brown coats worn by the staff at the show. When the show resumed under Kennel Club management, it had a new home at Olympia and a record breaking entry of 9412. Emma Cruft presented the Best in Show award and this was the last time a member of the family had any formal role at Crufts.

Before the war, the Kennel Club had its own very prestigious flagship championship show The Kennel Club Show, which was something of a rival to Crufts. However, upon acquiring the rights to Crufts, the Kennel Club retired the show they had held under their own name and Crufts became the Kennel Club’s flagship event. It was a compromise between the two great shows – the Kennel Club were the managers, but the Crufts name was so powerful and so popular, that it was retained as the name of the Kennel Club’s premier event. 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario