HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




lunes, 4 de abril de 2016

TENER UN PERRO



A veces cuando me siento frente al ordenador a escribir estas notas me entra una cierta sensación de agobio, no lo puedo evitar. Esta sensación de agobio surge del tener que decir cosas que sé que habrá a quien le duela; no es mi motivación, ni me atrevo tampoco a negar o criticar la motivación benévola de algunas conductas; pero lo cierto es que no solo no son adecuadas, si no que en su mayoría son contraproducentes. La inmensa mayoría surgen del afán de darle a nuestro compañero de cuatro patas todo lo que pueda desear, de buscar su confort y bienestar pero lo hacemos desde la óptica humana, una óptica que rara vez coincide con la canina. Y transformamos las buenas intenciones en malas praxis. ¿Y todo es a que se debe?, pues se debe a que llevo días empezando y desechando intermitentemente un artículo sobre como hacer “feliz” a nuestro perro, en esta batalla dialéctica conmigo mismo busque el apoyo y opinión de otros profesionales y particulares y mi desasosiego se acrecentó, así como mi percepción sobre la gravedad del problema.

 
Obviamente un pequeño artículo en un pequeña web no será la panacea que venga a curar el mal, sencillamente falla el alcance, la capacidad e incluso la profundidad que pueda alcanzarse con un pequeño artículo; pero al menos alivio un poco mi propia carga intelectual y moral sobre el tema.
El perro, nuestro perro, es un cánido, un animal. Parece obvio…pues no lo es. No solo es un animal, sino que es un animal diferente al humano, con las particularidades intrínsecas a su propia individualidad como especie frente al resto de las especies animales y como individuo dentro de su propia especie. ¿Obvio y sabido por todos?...pues tampoco. Teóricamente todos lo sabemos y actuamos en consecuencia, a cualquiera que le preguntes así lo afirmará, pero será como la edición primera de Gran Hermano, que nadie reconocía verla pero era líder de audiencia. Ese animal que tenemos es un animal, un perro; ni un niño, ni un bebe, ni un ser humano y por supuesto tampoco es un juguete ni un peluche en el que volcar nuestras faltas afectivas y frustraciones vitales.


Cuando adquirimos un perro tomamos una responsabilidad, una responsabilidad moral y legal. Apuntalo esto último porque me parece importante resaltar que una vez que tomamos la decisión no es nuestra ética la que nos obliga, sino que también (o al menos en teoría, que es sobradamente conocida la protección animal real de nuestro ordenamiento jurídico).
Es nuestro deber darle atención afectiva, cobertura de un seguro de responsabilidad civil, una educación social, actividad, una correcta alimentación y la asistencia sanitaria pertinente en cada caso. Son tan solo seis puntos y simples en su cumplimiento pero de manera cotidiana son obviados por un gran número de propietarios. Son seis puntos que se resumirían en dos aún más simples, tan solo dos que beben de la lógica:
1- Una vida de perro.
2- Dignidad.
Atención afectiva: En este punto si exceptuamos los casos de maltratadores los perros suelen estar muy pero que muy bien atendidos, a veces sobre protegidos incluso
Cobertura: Para ciertas razas la legislación estatal, autonómica y local establece la obligatoriedad de la subscripción de un seguro de responsabilidad civil para las particularidades establecidas. Además de la obligatoriedad legal establecida para las razas conocidas como “peligrosas”, una tenencia responsable pasa por la contratación de un seguro de responsabilidad civil independientemente de las singularidades raciales del animal.



Educación social: Me refiero a educación social al punto en el que nuestro animal es un perro equilibrado, con las nociones mínimas de adiestramiento para que su existencia dentro de la comunidad en la que habita sea respetuosa, adecuada y correcta. No vamos a pedir que todos los perros tengan un nivel de competición ni mucho menos, se trata de pedir que sepan estar en una colectividad humana, que su carácter sea equilibrado, su socialización adecuada y sus respuestas frente a los estímulos correctas. Todo esto en referencia al perro pero esta educación social también hace referencia as u guía-dueño, a no llevar al perro suelto donde no está permitido o no es aconsejable independientemente de lo “bien enseñado” que asegurarán que esta, porque es un animal y no un robot), respetar a los demás usuarios de los espacios públicos ;y una escrupulosa atención a los miedos y fobias de quien las padezca, a una educación civil y a un meticuloso cuidado con personas mayores, púberes y de movilidad dificultosa.
Actividad: Nuestro perro necesita actividad, actividad física y mental, salirse de las zonas de confort en ambas disciplinas y siempre intentar llegar a más. De la actividad que le ofrezcamos dependerá en gran medida la aparición o no en el día futuro la aparición de conductas desviadas o indeseadas. Y aprovecho para apuntar la importancia de la actividad mental, la explotación en exclusiva del potencial físico creo que quedo perfectamente resumida y aplicable a este punto en un viejo eslogan comercial de hace años: “La potencia sin control no sirve de nada”.


Alimento: Si atendemos a lo anteriormente dicho nuestro perro no es un humano y por ello su alimentación no es la humana. En todos los puntos antes citados existen datos y posturas suficientes para justificar no solo un artículo como este sino un libro entero. Pero como el especio es finito y mi intención no es aburrir al lector ni suplantar el papel de los buenos profesionales que existen en esta materia me ceñiré a un solo apunte: buena calidad de alimentos, seleccionados para profesionales y ajustados a las particularidades digestivas de nuestro animal.
Asistencia sanitaria este, como el primer punto comentado, no suele ser un problema, tal vez incluso (y sé que los veterinarios tal vez estén en desacuerdo en gran número) nos pasamos de sobreprotección.
No quiero prolongarme más en todo esto ni que me deje el lector a medias por ser tan pesado. Con posterioridad nos adentraremos de forma más concreta en cada uno de los puntos pero creo que con esta parrafada la idea general ha quedado clara y al menos me he quedado más descansado después de vomitar todo este maremoto de pequeñas ideas que me llenaban la cabeza. Solo como apunte dejo a continuación un poco de legislación por si algún lector quiere conocer en más detalle.

  • Reglamento Nº1 del 2005 del Consejo de la Unión Europea sobre Transporte Española, Estatuto de Autonomía pertinente, asi como las legislaciones autonómicas, provinciales y locales que afecten al lector.
  • Ley 50/1999 de 23 de Diciembre.
  • Real Decreto 287/2002 de 22 de Marzo.
  • Real Decreto 157/2007 de 30 de Noviembre.
  • Ley 8/2003 de 24 de Abril.
Y como aporte bibliográfico recomiendo hoy:
  • El lenguaje de los perros. Las señales de calma de Turid Rugaas.
  • Choque de culturas de J. Donaldson.
  • Perros. Una nueva interpretación sobre su origen y evolución de Raymond y Lorna Coppinger.



Escrito por RedStar en Perro.Cool
 

2 comentarios:

  1. Excelente texto, especialmente en la medida en que las personas tratan como perros y otras personas piensan que están haciendo bien, pero no son los animales y entre nosotros o ellos mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Natasha, por tu comentario. la verdad es que todos los dueños de perros tendemos a tratar a nuestras mascotas como personas y no como perros, y eso no les hace bien, aunque pensemos lo contrario.

      Eliminar