HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




jueves, 30 de marzo de 2017

EPILEPSIA EN PERROS; COMO ACTUAR ANTE UNA CRISIS


La epilepsia en perros es una enfermedad de carácter hereditario, más común en determinadas razas: Pastor Alemán, San Bernardo, Setter, Beagle, Caniche, algunos Dachshund y Basset Hound. El primer ataque epiléptico se manifiesta a menudo en perros con edades comprendidas entre los seis meses y los cinco años y, aunque se diagnostica por descarte de otras causas, se debe aprender a actuar ante un ataque de epilepsia en el perro. Hay cinco pautas clave para actuar: conservar la calma, tumbar al perro, no intentar sacarle la lengua, dejar que se recupere y seguir el tratamiento recomendado por el veterinario. La epilepsia no implica la muerte, pero puede suponer un accidente grave para el can. 



¿Cómo actuar frente al ataque epiléptico del perro? 


La denominada epilepsia idiopática o esencial en perros es una enfermedad cerebral caracterizada por una sintomatología similar a la manifestada en personas que sufren esta patología. Cuando comienza un ataque, de modo aleatorio e imprevisible, se produce una descarga de energía en el cerebro que provoca en el perro movimientos de pedaleo en las extremidades, salivación abundante, micción o defecación sin control y pérdida del conocimiento. ¿Cómo actuar en este caso?

  • 1. Se debe conservar la calma y colocar al animal de manera que no se golpee o caiga de un lugar elevado.
  • 2. Se puede tumbar al perro encima de una superficie mullida, como una colchoneta o unos cojines, para que esté cómodo y no se haga daño debido a las convulsiones.
  • 3. No hay que intentar sacar la lengua del perro, porque puede correr el riesgo de mordérsela.
  • 4. Una vez que finaliza el ataque epiléptico, hay que dejar que se recupere en un lugar tranquilo porque, tras el mismo, el animal queda agotado.
  • 5. El veterinario puede recetar un tratamiento en caso de que lo considere conveniente. Este consiste en la administración de Valium, un relajante muscular que se aplica por vía rectal. Los propios dueños pueden aplicar el relajante al perro cuando este sufra un ataque epiléptico. 




Perros epilépticos y ataques que avisan 


Los ataques epilépticos pueden ser de mayor o menor intensidad. Ciertas señales en el comportamiento del perro pueden anticipar a los dueños que sufrirá un ataque. "El hecho de que el perro se muestre más nervioso e inquieto de lo habitual suele ser un aviso de que el animal va a empezar a tener convulsiones", explica Juan Antonio Aguado, veterinario y profesor de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid.

Si los dueños se anticipan al ataque, pueden poner en práctica unos primeros auxilios, como colocar al perro en un lugar donde no haya peligro de que se golpee la cabeza o corra riesgo de caídas desde cierta altura. También es recomendable tumbar al perro sobre una superficie blanda (cojines o una colchoneta), pero siempre en el suelo para evitar, de nuevo, que se caiga. Esto podría ocurrir si se coloca al perro en el sofá. 



La epilepsia canina no mata y tiene cura


Los ataques epilépticos duran menos de uno o dos minutos, aunque para los dueños que sufren la situación puede parecer una eternidad. Una vez que finaliza el ataque, el perro queda desorientado y cansado. Juan Antonio Aguado recomienda a los dueños "tranquilidad". "La epilepsia no mata, aunque resulta muy aparatosa y angustiosa para los dueños del animal. Los ataques no tienen efectos secundarios en el perro, a menos que se golpee o se muerda la lengua", afirma el veterinario.

Esta enfermedad no se puede detectar a través de análisis o radiografías y, en general, no necesita tratamiento de urgencia, salvo que los ataques se repitan cada poco tiempo, algo que puede ser muy peligroso para el perro. 



La epilepsia idiopática es incurable y es casi seguro que el perro requerirá un tratamiento durante toda la vida. El animal no sufre durante el ataque, que rara vez provoca la muerte. En los casos en que la epilepsia está causada por un tumor cerebral o por una isquemia (disminución del aporte sanguíneo arterial), se puede operar al animal. Cuando los ataques son muy frecuentes, se aplica un tratamiento a base de barbitúricos. "Pero solo se utiliza cuando es estrictamente necesario, porque este tratamiento sí tiene efectos secundarios", advierte Juan Antonio Aguado. 




Perros que detectan un ataque de epilepsia en sus dueños 


Ciertos perros detectan ataques epilépticos en personas antes de que ocurran. Esta capacidad no la tienen todos los canes, solo algunos, que pueden captar las feromonas o partículas olorosas que desprende una persona antes de sufrir un ataque. Los perros son capaces de reconocer un determinado olor corporal, sin importar la zona del cuerpo de donde procede.

Algunos perros se entrenan para avisar a sus dueños epilépticos de que van a sufrir un ataque. De esta manera, poco antes de que ocurra, el perro ladra o da vueltas alrededor de sí mismo para avisar de que el ataque comenzará. Gracias a la ayuda de estos perros, sus dueños pueden colocarse en un lugar seguro para evitar caídas o avisar a alguna persona para que les ayude. 



La epilepsia en el perro: consejos

  • En caso de percibir en el animal síntomas similares a los de un ataque epiléptico, se debe acudir al veterinario.
  • La epilepsia es una enfermedad crónica, así que el perro necesitará un tratamiento durante toda la vida.
  • No hay que saltarse el tratamiento que haya recetado el veterinario, para lograr reducir al mínimo los episodios epilépticos.
  • Durante un ataque, hay que colocar al perro en un lugar donde no se caiga o golpee. Cuando finalice el episodio, se le debe dejar descansar en un lugar tranquilo.
Procurar al perro epiléptico un ambiente relajado, ya que las situaciones de estrés son a menudo factores desencadenantes de los episodios epilépticos. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario