HOLA AMIGOS


Bienvenidos a mi blog. Este será un sitio dedicado a la raza que me apasiona, el cocker spaniel ingles, y en general a todos los perros, con raza o sin ella. Aquí iré colgando temas relacionados con ellos, con los cocker y todo aquello que me parezca interesante, sobre veterinaria, etología etc...

Encontrarás que algunos artículos sobre el cocker son un poco técnicos, pero la mayoría son para todos los públicos. ¡No te desanimes !


Agradecimiento:

Me gustaría agradecer a todas las personas que nos han ayudado, explicado y aguantado tantas y tantas cosas, y que han hecho que nuestra afición persista.

En especial a Pablo Termes, que nos abrió su casa de par en par y nos regaló jugosas tardes en su porche contando innumerables “batallitas de perros”. Suyas fueron nuestras dos primeras perras y suya es buena parte de culpa de nuestra afición. A Antonio Plaza y Alicia, también por su hospitalidad, su cercanía, y su inestimable ayuda cada vez que la hemos necesitado. También por dejarnos usar sus sementales, casi nada. Y a todos los criadores y propietarios que en algún momento, o en muchos, han respondido a nuestras dudas con amabilidad.

Y, por supuesto, a Rambo, Cibeles y Maripepa, a Chulapa y Chulapita, y a Trufa, como no, y a todos los perros con pedigrí o sin el, con raza o sin ella por ser tan geniales.

Muchas gracias


Te estaré muy agradecido si después me dejas tus impresiones en forma de comentario.

Espero que te guste y que vuelvas pronto.




martes, 11 de abril de 2017

UN REFUGIO PARA PERROS EN EL PAÍS QUE NO QUIERE A LOS PERROS

 
La conciencia sobre los derechos de los animales va calando en Irán
El Islam considera a los perros animales sucios y despreciables
Un olor nauseabundo se cuela por la ventanilla cuando queda menos de un quilómetro para llegar al refugio. Pronto, el hedor se hace más intenso hasta que una vez dentro y después de unos minutos recorriendo el centro, nos acostumbramos a él. Más de 700 perros callejeros conviven en el primer albergue para perros abandonados creado en Irán, el refugio 'Vafa'. Lo que en otros países es normal, aquí es un milagro. No solo porque hasta hace poco no existía conciencia alguna sobre los derechos de los animales, sino porque el Islam considera a los perros animales sucios y despreciables. 

EL MUNDO ha quedado en visitar el centro de la mano de una voluntaria. "Pasad por aquí. En este pabellón se encuentran los llegados de Gilán", nos conduce Maryam, que vive a caballo entre Otawa y Teherán. A su ciudad natal regresa cada dos meses con el único objetivo de estar en contacto con estos animales y dinamizar el centro. Esta treintañera lidera las patrullas de voluntarios que circulan por las calles de Teherán con la misión de rescatar a los perros que deambulan heridos o malnutridos.
Con frecuencia, estos escuadrones encuentran canes con signos de ensañamiento, en un estado próximo a la muerte. Su trabajo consiste en recogerlos del asfalto, llevarlos al centro, ponerlos en cuarentena y una vez vacunados, reinsertarlos en las celdas comunes. 

El estruendo de los ladridos y el fuerte olor que se respira en el cobertizo dificultan la conversación. Los perros no están sucios, simplemente son muchos. Hace dos meses, el albergue recibió una "remesa" de más de 70 canes moribundos procedentes de Gilán, al norte de Irán. Las redes sociales permitieron identificar la nave en la que habían sido encerrados, maltratados y abandonados.
"El ayuntamiento pagó a un hombre para que cuidara de ellos. Pero los abandonó a su suerte sin comida ni agua. Cuando los encontramos, su estado era deplorable. Se habían comido los unos a los otros", narra la voluntaria, mientras muestra en su teléfono móvil fotos tomadas del infierno. El individuo que hizo semejante fechoría está libre. No desaparecido, sino libre. Todavía no existe en Irán una ley que castigue la violencia animal. Pero su aprobación está cerca. Grupos de activistas llevan tiempo negociando con el gobierno una normativa que proteja a los animales contra el maltrato. En un país donde las leyes colisionan en demasiadas ocasiones con los derechos humanos, existe una cada vez mayor sensibilidad hacia la protección de los animales. 


Mitra Hajjar es una conocida actriz iraní, de reputación internacional. Compagina su trabajo en el cine con un activismo animalista incondicional. Cada semana mantiene reuniones con la administración para hacer un seguimiento del redactado de la ley y desde su página de Instagram hace campaña para educar a sus seguidores. "Si el gobierno o los medios dicen que no hay que maltratar a los animales, nadie hará caso. Pero si yo y otros artistas predicamos con el ejemplo, entonces la gente nos sigue", cuenta a EL MUNDO. Hajjar no asistió a la concentración pro-animalista que tuvo lugar hace poco en Teherán frente a la Organización del Medio Ambiente.


Ella se opuso al considerar que el gobierno ya trabaja en la línea que quieren los activistas. ¿Por qué protestar más, entonces? Pero sus compañeros artistas sí participaron y acabaron todos detenidos. En Irán, ninguna concentración, sea cual sea el motivo, está permitida. "La gente espera que la administración lo haga todo. Y no es así. La sociedad debe concienciarse de que es responsable de sus actos y no podemos estar esperando que las autoridades nos digan qué debemos hacer", expresa con gran madurez ciudadana.

Educación y lucha

"Lo que falta es educación y concienciación. Pero estoy muy contenta porque estamos avanzando", afirma la actriz, que tiene adoptados dos perros del centro Vafa a los que mantiene económicamente. En casa, sin embargo, convive con tres gatos. "El camino es muy largo, pero ya hemos comenzado a recorrerlo. Lo que necesitamos es que en las escuelas se enseñe a los niños a respetar a los animales. Creo que la gente que maltrata a los perros está enferma y en lugar de la cárcel debería ir a un centro de salud mental. Pero lo importante es que hace unos años no existía el movimiento animalista en Irán, pero ahora hay gente valiente que lucha", subraya. 

La mayoría de los perros del Vafa, en especial los rescatados en Gilán, conviven en amplias celdas cubiertas por un techo que les protege de la lluvia y el frío. Sus ladridos se hacen más fuertes cuando alguno de los canes que anda suelto se acerca desafiante a la valla y empotra sus patas delanteras contra la verja. Rezahatdam, de unos cuarenta años, juega con un labrador de pelaje dorado y aspecto formidable. Tiene el mono de trabajo amarillo perdido de fango. La tromba de agua que acaba de abatirse sobre este trozo de monte, donde se ubica el refugio, a 80 kilómetros de Teherán, le ha pillado de lleno.
Hoy se ha llevado al centro a su sobrino, que sostiene un cachorro con un ímpetu cómico. "Estamos negociando la creación de otro centro como éste en Gilán para evitar que vuelva a suceder lo ocurrido. En este país es más efectivo negociar que manifestarse. Las autoridades pueden venir cualquier día y cerrar esto. Es mejor no hacer ruido y dialogar", sostiene.

Sin ayudas públicas

Cerca de las oficinas, una diminuta cabaña rudimentaria cobija a varias hembras con sus cachorros. Allí, Engameh observa a las crías. Lleva cinco años viniendo al centro cada viernes. Sus compañeros de trabajo no entienden que dedique su único día libre "a un lugar como éste". "Los animales son mi vida", se justifica la voluntaria, cuyo marido, religioso, no quiere ver ni uno en casa. Por eso su madre cuida de sus siete gatos. Con un inglés atropellado, esta mujer denuncia que el ayuntamiento paga a gente para que mate de un disparo a los perros callejeros. "Es mucho más barato que recogerlos y cuidarlos", afirma.

"Cuando nos quejamos a la administración por las ejecuciones, nos responden que la gente les llama pidiéndoles que los maten", explica compungida. "Hay gente en este país que cree que los animales no merecen vivir dignamente", suelta casi con asco. Pero las cifras hablan por sí solas. Mantener el centro Vafa cuesta 10.000 euros al mes. Ninguna administración quiere sufragar un gasto semejante para este fin. Su viabilidad corre a cargo de donaciones privadas. No recibe ni una ayuda pública. 


Y, pese al esfuerzo que supone cada mes mantener en vida a tantos animales, sus responsables no escatiman en gastos a la hora de alimentarlos, signo inequívoco del afecto que dispensan a estos supervivientes. "Les preparamos comida casera; cocinamos una pasta a base de pollo, zanahoria, patata y harina. Si les damos comida preparada o cruda, ya no la quieren", relata Maryam, orgullosa de transformación de perros agónicos y silentes en canes revoltosos y sibaritas.
En el camino de vuelta en coche, un perro cruza de súbito la carretera. Rezahatdam, al volante, para en seco y para avistar al animal, que ya anda lejos y solo se distingue su larga cola. "No era un perro, sino un lobo. El único que teníamos en el centro".


Publicado en El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario